9 de mayo de 2017 18:10

La Policía presume que sospechosos de violación filmaban a sus víctimas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 85
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 0
Sara Ortiz

Un caso de violación despertó las alarmas de la Policía Judicial de Pichincha. La víctima, una mujer de 34 años, denunció que fue abusada sexualmente por dos hombres mientras se encontraba en estado de inconsciencia, luego de haber ingerido altas dosis de alcohol.

Ella contó a la Fiscalía que mientras era abusada pudo recobrar por segundos la conciencia, ya que sintió que le faltaba el aire, y al abrir sus ojos notó que sus abusadores la estaban filmando con un celular.

Este hecho ocurrió hace dos meses y después de una investigación, dos hombres fueron arrestados el pasado fin de semana y se recuperó como evidencia el video. Así lo dio a conocer este martes 9 de mayo del 2017, Fausto Olivo, jefe de la Policía Judicial de Pichincha.

Para el oficial, la grabación está siendo investigada para determinar si los supuestos abusadores hacían lo mismo con otras víctimas o si utilizaban este tipo de videos para comercializarlas en el Internet como un tipo de pornografía. “Estamos realizando las investigaciones para saber si los videos eran vendidos en las redes”, dijo Olivo.

Sara Costales, fiscal de la Unidad Contra la Violencia Sexual de Pichincha, detalló que en este caso la víctima tenía un alto grado de vulnerabilidad ya que uno de los hombres era primo de su novio. Es decir que tenía un grado de relación o cercanía por lo que confió en ellos. Por este hecho, la pena de violación, en caso de ser hallados culpables, podría ser de hasta 29 años de cárcel.

Según la Fiscal, la víctima fue llevada a un lugar ubicado en la calle Bolivia y av. Diez de Agosto, en el centro de Quito, en donde funcionaba un local de tolerancia que había sido clausurado días atrás. “Es importante decir que tenían acceso a este lugar porque uno de los procesados es hijo del dueño”, explicó.

Después de haberse cometido el delito, la mujer fue abandonada cerca del puente del Guambra, en el sector de El Ejido, donde pidió ayuda a la Policía. Pero tras presentar la denuncia, la mujer y su hijo fueron víctimas de amenazas e intimidaciones por parte de los procesados, por esta razón ingresaron al Programa de Protección de Víctimas y Testigos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (36)
No (3)