12 de April de 2010 00:00

Pico y placa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Enrique Echeverría G.

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Que una regulación de la movilidad en Quito es necesaria, no cabe duda.  Pero deben ser flexibles por lo menos en los meses iniciales, porque de otro modo lloverán las sanciones y traerán mucho malestar a los usuarios de vehículos livianos. El problema mayor se produciría con los habitantes de los valles cercanos a Quito, incluyendo Calderón y la nueva ciudad Carapungo.

De todas ellas diariamente ingresan automóviles y camionetas por decenas de miles. Si el objetivo del pico y placa es eliminar parcialmente el rodaje de estos vehículos, los autorizados llegarían hasta las goteras de Quito. ¿Dónde los dejarían estacionados? Responden que en la av. Río Coca, terminal de buses para Tumbaco, hay una playa de estacionamiento para 2 000 vehículos.

Y los otros miles, ¿dónde quedarán estacionados? Para el valle de Los Chillos dicen que hay una playa con 2 500 ó 3 000 espacios para estacionar. ¿Dónde colocarán el saldo de vehículos, que es mucho mayor? De los valles antes indicados, matrimonios jóvenes o maduros que tienen hijos asistiendo a centros educativos en el trayecto hasta Quito, aprovechan para dejar a los hijos; y retirarlos en la tarde. Si no pueden transitar por el pico y placa, deberán contratar servicios de bus, pero ello requiere nuevo dinero que la gente de clase económicamente media no lo tiene.

Hay una receta verdadera y que merece apoyo: que simultáneamente mejore el servicio público de transporte, de tal manera que el de automóvil deje su vehículo en casa y ocupe el bus público. Quienes así piensen -gente de poder político y burocrático que utiliza vehículo propio- porque la economía de sus padres o la propia, les permite, no han ocupado el bus público.

Si lo hubiesen hecho, se darían cuenta que los buses populares que vienen desde los valles, están repletos en las primeras horas.
Gente de oficinas y estudiantes universitarios generalmente llevan si no una computadora manual, teléfonos caros, ¿quién asegura que los ladrones no los roben en el trayecto, por las buenas o las malas?

Y en cuanto al transporte en Quito, los buses articulados que cobran 25 centavos (reducidos a 22 por pasajero, ya que los estudiantes y la tercera edad pagan la mitad), ¿cómo obtendrán dinero para reponerlos, si su costo es de 120 mil dólares por unidad?

Algo similar pasa con los demás buses, de menor coste, pues todos  han duplicado su costo de operación en el curso de los últimos años, aunque el valor del pasaje continúa igual.
¿Dejando de actuar como “políticos”, adecuarán el sistema de tarifas a la realidad? Si no lo hacen, todo continuará igual o peor; y las sanciones no servirán para mucho o para nada.

Hay la tendencia del poder político de imponer sus decisiones por el miedo, con base en amenazas, sanciones y castigos. Esto, tiene un límite, según experiencia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)