5 de agosto de 2015 20:04

25 000 barriles más de derivados se producirán

La noche del martes pasado se cumplió un recorrido por las instalaciones de la Refinería de Esmeraldas. Foto: Juan Carlos Pérez / EL COMERCIO

La noche del martes pasado se cumplió un recorrido por las instalaciones de la Refinería de Esmeraldas. Foto: Juan Carlos Pérez / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 27
Alberto Araujo

El trabajo de rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas está a pocas semanas de concluir. La culminación del proyecto representará una producción adicional en derivados de alrededor de 25 000 barriles diarios, lo que se traducirá en un beneficio anual de USD 150 millones, según datos de
Petroecuador

En el 2007, antes de la rehabilitación, la refinería produjo cerca de 107 000 barriles diarios de derivados. Y en el 2011, uno de los años de mayor producción, la cifra llegó a 118 000 barriles de derivados por día.

Para la intervención, la planta fue dividida en 82 sistemas; el 50% ya se encuentra listo.

Ahora se espera que en septiembre la planta esté a punto para comenzar la etapa de pruebas y que entre a operar a plena capacidad de procesamiento (110 000 barriles de petróleo diarios) en noviembre, frente a los 90 000 que venía procesando.

El proyecto de rehabilitación empezó en el 2008, pero las mayores paras de la planta se dieron en los últimos dos años.
La noche del martes pasado, en la unidad FCC, una de las más importantes de la planta, decenas de trabajadores cargaban estructuras para colocar cables y soldar tuberías.

Con la puesta del sol, se encendieron cientos de luces y reflectores que permitieron que continúe el trabajo en esta unidad que tiene una superficie de una hectárea.

La FCC es la unidad de Fraccionamiento de Catalítico Fluidizado que produce gasolinas de alto octano, diésel y gas licuado de petróleo (GLP). Allí se procesa el gasóleo, un residuo que queda del primer proceso de refinación de petróleo que se da en las unidades de Crudo 1 y Crudo 2.

Jonnhy Almeida, supervisor de Seguridad Industrial de la FCC, explica que el petróleo que se extrae de la Amazonía viaja a través de los oleoductos (OCP y Sote) y llega al puerto de Balao de Esmeraldas. Parte de este se exporta y otra parte se bombea a esas unidades de Crudo 1 y Crudo 2 donde se obtienen los primeros derivados. El gasóleo que queda con residuo va a la FCC para que esta produzca más derivados.

En la unidad de Fraccionamiento sobresalen el reactor y el regenerador. El primero es una torre de 28 metros de alto y 6 metros de diámetro que pesa 184 toneladas. Mientras que el regenerador mide 35 metros de alto, tiene un diámetro de 6 metros y pesa 650 toneladas.

Ambos operan a pocos metros de distancia y están rodeados de estructuras de metal de color verde oscuro y tuberías.
Hacia las 20:00 del martes, al pie de esta estructura llegó el presidente de la República Rafael Correa, para constatar el avance de los trabajos.

Oswaldo Hernández, representante de WorleyParsons, firma que fiscaliza el proyecto, explicó al mandatario que con la repotenciación de la Refinería se eliminan los cuellos de botella que le impedían operar al máximo de capacidad.

Esto generará un incremento en el procesamiento de 20 000 barriles de crudo que se traducirá en una producción adicional de 6 175 barriles diarios de gasolina de alto octano, además de 5 600 barriles de diésel 2 y diésel premium, unos 13 700 barriles más de Fuel Oil y 250 toneladas más de GLP, volumen equivalente al 9% de todo lo que consume el país.

Además, se incorporarán más naftas de bajo octanaje para mezcla de gasolinas.

Según Hernández, la rehabilitación además permitirá poner más crudo pesado en la refinería.

El costo total de rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas asciende a USD 1 200 millones y la encabezó la empresa surcoreana SK.

El gerente de Petroecuador, Carlos Pareja Yannuzzelli, señaló que una refinería nueva, equivalente al complejo de Esmeraldas, tendría un costo de USD 8 000 millones. En el proyecto participaron alrededor de 4 000 obreros.

La planta tiene una nueva subestación eléctrica para mejorar la confiabilidad en cuanto a la provisión de energía.

Al final de la visita se realizó una explicación del proyecto frente a unos 1 000 trabajadores y directivos de la estatal Petroecuador.

El gerente de KBC, empresa que también asesoró en la rehabilitación, Kevin Smith, destacó que el Ecuador recibirá USD 150 millones anuales como ingresos cuando la planta esté en plena operación. Esto implicará que para el 2018 el beneficio de la rehabilitación habrá triplicado la inversión.

Energía  

La rehabilitada Refinería de Esmeraldas producirá más gasolina, diésel, GLP y Fuel Oil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)