18 de septiembre de 2017 00:00

Petróleo y banano impulsan las exportaciones ecuatorianas

Las exportaciones bananeras crecieron gracias al acuerdo con la UE y las ventas en Oriente Medio.Foto: Archivo / EL COMERCIO

Las exportaciones bananeras crecieron gracias al acuerdo con la UE y las ventas en Oriente Medio.Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 7
Giovany Astudillo

Las exportaciones ecuatorianas crecieron durante los siete primeros meses del 2017 en relación con el mismo período del 2016. Pasaron de USD 9 368,3 millones a 10 998,3 millones, según datos del Banco Central del Ecuador (BCE).

Las ventas petroleras en dólares aumentaron 31,5%, las tradicionales 11,1% y las no tradicionales 7%. En toneladas métricas, solo las tradicionales se incrementaron.

Las exportaciones de petróleo en dólares subieron, aunque en volumen cayeron en 11,3 millones de toneladas métricas. La diferencia se explica porque el precio del crudo fue menor el año pasado, con un barril que se cotizó en USD 31,5; el 2017 alcanzó USD 42,7.

El presidente de la Federación de Exportadores, Daniel Legarda, destaca el aumento de las ventas no petroleras y agrega que están sustentadas en rubros como banano y camarón. También indica que existen ‘commodities’, como el cacao y el café, que fueron afectados por la reducción tanto de precios internacionales como de volumen.

Legarda señala que el acuerdo comercial con la Unión Europea permitió el crecimiento de rubros como el banano. Eduardo Ledesma, presidente de la Asociación de Exportadores de Banano, coincide con ese criterio y explica que las exportaciones bananeras pasaron de 203,37 millones a 210,65 millones de cajas, entre enero y mediados de agosto del año pasado y del 2017.

Para Ledesma, el incremento se sustenta en la mayor demanda del mercado europeo, gracias al acuerdo comercial y en las ventas hacia Medio Oriente por la gestión del sector exportador. También hubo aumento en América del Sur y se mantuvo en Asia y Oceanía.

En cambio, las exportaciones hacia Estados Unidos cayeron un 34%, porque “nuestro banano es más caro que el que llega de Guatemala y México”.

El sector cacaotero también presenta problemas. Iván Ontaneda, miembro del Directorio de la Asociación Nacional de Exportadores e Industriales de Cacao del Ecuador, señala que esta actividad pasa por una crisis en los últimos tres años.

Hay factores como reducción de la productividad, por las intensas lluvias y la aparición de enfermedades. Según Ontaneda, en el 2016 un agricultor producía 10 quintales por hectárea y, ahora, la mitad.

Además, desde el año pasado, el precio internacional cayó por la mayor producción de Costa de Marfil y Ghana, principales productores mundiales. Ambos colocaron un excedente de 400 000 toneladas, por lo que el precio internacional de la tonelada bajó de USD 3 500 a USD 1 900, en la actualidad, dice Ontaneda.

“Por esta problemática, el sector pidió que se declarase en emergencia y haya exoneración del impuesto a la renta... El exceso de producción mundial durará unos dos años”.

En el caso de los no tradicionales, Legarda señala que la mayoría de productos no termina de recuperarse de la pérdida de competitividad por los altos costos. Crecieron, fundamentalmente, enlatados de pescado, flores, extractos y aceites vegetales, manufacturados de metal y elaborados de banano. En cambio, cayeron productos mineros, vehículos, madera, químicos y fármacos, cuero, plásticos y cauchos, textiles, entre otros.

El Directorio de la Asociación de Industriales Textiles del Ecuador se reunió el 14 de septiembre. Según su presidente, Javier Díaz, se confirmaron las dificultades para exportar, porque no se recupera la demanda de Colombia, que es el principal mercado de los productos textileros. “Las ventas a México y a Chile no aumentaron para compensar la caída”. 

Para Díaz, la causa fundamental del bajón es la competitividad, no solo por precios sino por logística, transporte, tributos, costos de energía eléctrica y tipo de cambio.

En el sector floricultor hay inquietud. Según Alejandro Martínez, presidente ejecutivo de Expoflores, los días de San Valentín y de la Madre fueron buenos, y dice que el mayor crecimiento de este año está sustentado en Europa. Pero de acuerdo con las proyecciones del gremio, el 2017 decrecerán un 2% o, en el mejor de los casos, se mantendrá respecto del año pasado, porque hay factores que afectan.

Pone como ejemplo que hasta el 15 de septiembre llevaban 10 días sin poder exportar por efectos del huracán Irma. Según él, esto generó un perjuicio de USD 22 millones.

Ante la problemática de estos y otros sectores, Legarda dice que plantearon medidas al Gobierno. Entre otras, está la revisión del costo de la energía eléctrica, devolución de impuestos y flexibilización laboral.Para Legarda, la expectativa para este año es que la demanda internacional continúe creciendo, aunque no a tasas grandes. Estima que las exportaciones no petroleras suban entre 5% y 6%.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (3)