26 de mayo de 2015 00:51

La temporada de la chautiza o sardina se disfruta en Esmeraldas

Chautizas

Un pescador de la playa de Las Palmas atrapa, con una red, chautizas. Este es una especia de sardina que se puede capturar en esta población entre abril y mayo. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 8
Marcel Bonilla

Las playas de Las Palmas, Las Piedras, Bocana de Ostiones y Bocana de Lagarto (ruta del Spondylus) son los sitios propicios para la pesca de la chautiza, un pez pequeño que deleita los paladares de los esmeraldeños.

La chautiza es una especie de sardina que aparece a mediados de año en las costas de Esmeraldas y atrae a familias enteras a la playa para su captura. Este año la temporada se adelantó.

Los meses de abril y mayo han sido buenos para atrapar al diminuto pez, que se confunde con las larvas de camarón. Detrás de las marchas del cardumen están especies de peces como canchimalas, lisas y chemix, que buscan la chautiza para alimentarse.

La pesca se hace al filo de la playa, cuando la ola revienta y llega sin fuerza al borde costero. Para la pesca se utilizan chayos (instrumento de madera en forma de caucheras, en el que se pega una malla plástica de dos metros y sirve como bolso).

Los chayos son construidos de forma artesanal por las personas que habitan junto a la playa, utilizando material del medio como palos de mangle o guayabo por su resistencia.

El instrumento es empujado por los pescadores por todo el filo de la playa a una profundidad de entre 20 y 30 cm, para capturar el delicioso pez. Los marineros usan pantalones cortos, camisetas mangas largas y están descalzos mientras realizan la faena.

Carlos Pancha, de 42 años, pesca chautiza desde niño. Durante la presente temporada ha pescado cerca de 100 libras, conjuntamente con su esposa, María Intriago, para consumo familiar.

El producto se captura en grandes cantidades en el sector conocido como Las Piedras, en la vía al norte de la provincia de Esmeraldas, en la ruta del Spondylus.

Esa población de 2 000 habitantes se dedica a la pesca artesanal y es donde mayormente se comercializa la chautiza a USD 1 la funda.

Jorge Angulo, habitante y pescador de la zona, dice que la venta del producto mejora la débil economía de los habitantes.
Él vende entre 20 y 30 fundas todas las tardes (mientras dure la temporada), después que termina la faena, que puede durar hasta tres horas metido en el agua para obtener mayor provecho en el día.

Sus manos están curtidas por el agua sal y su rostro quemado por el sol de entre 30°c y 32°c que registra en Esmeraldas por estos días.

En Las Piedras, un balde de chautiza puede costar hasta USD 40, pero conforme aumenta la producción baja hasta USD 15. “Esta es nuestra fuente de ingresos en esta época del año, cuando aparece la chautiza y aumenta el camarón. Con los ingresos financiamos los gastos de la casa y estudios de los niños”, señala Angulo.

En la sección mariscos del mercado de abastos de la ciudad de Esmeraldas, en el noroccidente del Ecuador, se observan grandes tinas con chautiza. La libra tiene un costo de hasta USD 2. En los barrios se distribuye en triciclos y la tarrina llena cuesta USD 1.

Los varios restaurantes de la ciudad se lee en su menú del día ¡Hoy encoca’o de chautiza¡ O también ¡Tortilla de chautiza!
Esa es la especialidad en el comedor de Paola Moreno, en el sur de la ciudad. Un plato del apetitoso guisado cuesta USD 3.

A mí me encanta comérmela frita con ensalada, o en un panda asada como lo hacen los Cayapas”, señala Arnulfo Cortez, un cliente de Moreno.

Uno de los antiguos pescadores de chautiza en Esmeraldas es Bolívar Arana. Ahora tiene 90 años, pero dice que desde los 15 hasta los 70 años pescó chautiza en la playa de Las Palmas, conocida en ese tiempo como La Bocana.

Ahí recolectaba el producto por tanques, con la ayuda de su familia. Esa tradición ha continuado hasta ahora entre las familias que habitan en los barrios Tercer Piso, El Embudo, Las Palmas y El Regocijo, norte de la urbe.

Entre las familias que tradicionalmente se dedican a esa actividad está la de los Morales, Ortega, Intriago y Arana, que acuden a pescar hasta con los más pequeños de la casa.

Una de las propuestas que salió desde la Junta Cívica de la parroquia Luis Tello, representada por Roddy Cedeño, es que se realice un concurso sobre la pesca de chautiza.

Esta iniciativa permitirá la integración familiar y Esmeraldas tendrá un bonito espacio para disfrutar de la playa de Las Palmas y del apetitoso encoca’o de chautiza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)