2 de enero de 2015 16:08

El pensamiento de Eugenio Espejo, en sus frases

Eugenio Espejo. Foto: Archivo / EL COMERCIO
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 7
Contento 25
Diego Ortiz

La aparición de Primicias de la Cultura de Quito, impreso por primera vez el jueves 5 de enero de 1792 y que contó con entregas quincenales hasta marzo de ese mismo año, supuso una nueva vía de escape para el pensamiento de Eugenio Espejo.


Fue a través de este corto período de tres meses en los que puso a discusión varios elementos de la intelectualidad quiteña. En su afán reformador, él alentaba a las personas de la ciudad a repensar su forma de vivir.

Para recordar el pensamiento del ilustre quiteño, a continuación diez frases de su autoría:

- “La razón es una antorcha que alumbra todo ser espiritual, que da coloridos e ilumina a las operaciones del alma”

- “Hay en el corazón humano ciertas semillas de probidad que el bien público las desarrolla, el amor a la patria las fertiliza, y las hace fructificar la ocasión de coyuntura de mirar por su adelantamiento y felicidad”.

- “Por acaso se oye proferir a algunos como un oráculo misterioso la siguiente proposición: El bien común prefiere al particular. Pero en la práctica nada se ve tan comúnmente sino6 que el interés del público es sacrificado al interés del individuo”.

- “Hablemos con el idióma de la escritura santa: vivimos en la más grosera ignorancia y la miseria más deplorable”.

- “Es, pues, principio de política, que el mejor método de establecer ventajosamente una sociedad, es acomodarse al humor general de los hombres, y sacar de él el mejor partido”.

- “La ciudad no consiste en las casas, los pórticos, ni las plazas públicas: los hombres son los que la forman”.

- “A la verdad, ignoramos que todos más, o menos según nuestras condiciones nos vemos necesitados a cultivar los conocimientos políticos; cuando menos los más comunes principios del Derecho Público. Si los supiésemos, veríamos ya que todo ciudadano, estando obligado a solicitar, como ya hemos dicho, la felicidad del Estado, penetra, que aquella consiste en que éste se vea (si puedo explicarme así) cargado de una numerosísima población; porque el esplendor, fuerza, y poder de los pueblos, y por consiguiente de todo un reino, están pendientes de la innumerable muchedumbre de individuos racionales que le sirvan con utilidad: y que por una consecuencia inevitable el promover los recursos de la propagación del género humano, con los auxilios de su permanencia ilesa, es, y debe ser el objeto de todo Patriota”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (9)