4 de diciembre de 2014 22:25

Peña Nieto regresa a la región donde desaparecieron los 43 estudiantes

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, realizó hoy, 4 de diciembre del 2014, su primera visita al sureño estado de Guerrero tras la desaparición de 43 estudiantes. Foto: Pedro Pardo/ EL COMERCIO.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, realizó hoy, 4 de diciembre del 2014, su primera visita al sureño estado de Guerrero tras la desaparición de 43 estudiantes. Foto: Pedro Pardo/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, viajó este jueves, 4 de diciembre del 2014, al conmocionado estado de Guerrero (sur) por primera vez desde la presumible masacre de 43 estudiantes en septiembre, donde abogó por superar el 'dolor' que generó este caso y por reactivar el decaído turismo de Acapulco.

"El Gobierno de la República, junto con el gobierno del estado, estamos en estrecha coordinación para que realmente superemos esta etapa de dolor, demos un paso hacia adelante y estemos dispuestos a construir un mejor entorno", manifestó el mandatario en un evento público en el municipio de Coyuca.

La desaparición de los jóvenes, que fueron atacados por policías y narcotraficantes la noche del 26 de septiembre en Iguala (Guerrero), "va a generar un hito, va a marcar un momento y va a permitir la construcción de mejores instituciones", sostuvo.

Más tarde, en Acapulco -a unos 390 km de la capital- y acompañado de gran parte de su gabinete, Peña Nieto defendió la cuestionada actuación de su gobierno ante el crimen de los estudiantes, uno de los peores de la historia reciente de América Latina. Inmerso en la peor crisis desde que asumió la presidencia en 2012, Peña Nieto no se había vuelto a desplazar hasta ahora a Guerrero.

Se le esperaba el pasado miércoles en Iguala para el lanzamiento del operativo en el que fuerzas federales asumieron la seguridad de Acapulco y otros municipios, pero finalmente decidió enviar a su ministro de Gobernación y a la cúpula militar.

No se registraron protestas de envergadura en las cercanías del centro de exposiciones en el que se encontraba Peña Nieto, en cuyos alrededores hubo un gran despliegue de policías federales y gendarmes. "Peña Nieto puede ir a Acapulco, a Cocula (Guerrero), a Nueva York o recorrer el mundo pero para nosotros sigue fallando a su compromiso" de encontrarlos en un tiempo corto, dijo a la AFP Felipe de la Cruz, vocero de las familias.

De la Cruz se refería al único encuentro que el mandatario ha tenido con las familias de los desaparecidos, el 29 de octubre en su residencia oficial de Los Pinos. El activista precisó que, durante una reunión de los padres con autoridades en Ciudad de México, se les informó sobre más detenidos por el caso y la eminente llegada de "expertos en búsqueda" de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Los padres rechazan la investigación de la fiscalía que, por declaraciones de algunos de los 70 detenidos, apunta a que los jóvenes fueron entregados por policías de Iguala a sicarios del cártel Guerreros Unidos que los asesinaron e incineraron. Para confirmarlo, envió varios restos humanos a un laboratorio de Austria para su identificación.

Las familias insisten en que sus hijos están vivos y exigen al gobierno que redoble la búsqueda. Furiosos tras diez semanas sin noticias de los estudiantes, los padres ahora reclaman directamente la renuncia del presidente

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)