4 de November de 2009 00:00

Paz para el desarrollo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Vicente Rojas Escalante

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de Unasur realizada en Quito el 15 de septiembre, los participantes recibieron una carta del Presidente Alan García sobre las implicancias que el gasto en armas acarrea frente al tema de la superación de la pobreza en la región. Invitó a detener cualquier carrera armamentista y establecer un ‘Protocolo para la Paz, Seguridad y Cooperación’ a nivel sudamericano; expresó así una preocupación, ampliamente compartida, por el tema del gasto militar frente a la pobreza, el mayor reto de los sudamericanos en la actualidad.

La carta del Presidente  señalaba que Unasur “debe consolidarse con temas y acciones concretas que la legitimen ante el pueblo del continente, cumpliendo así sus objetivos para la afirmación de la paz, el desarrollo y la disminución de la pobreza”. Desde la creación de Unasur nuestros países han destinado al gasto militar USD 156 000 millones y han adquirido armas por USD 23 000 millones. El gasto militar ha ido de USD 26 900 millones el 2005 a unos USD 38 000 millones el 2009. Ante estas cifras, el presidente Alan García exclama, con toda razón: “Hay que detener este absurdo”.

El Perú redujo entre 2006 y 2009 la brecha de pobreza en 8,3 puntos, de 44,5% a 36,2% y está a punto de cumplir con la meta trazada dentro de los Objetivos del Milenio - prevista para el año 2015 - de reducir sus índices de pobreza extrema a la mitad del registrado en 1991. Y aunque hay aún mucho por hacer, hay otros indicadores alentadores en reducción de mortalidad infantil y materna, analfabetismo, etc., con una población que creció de 22 a 27 millones en ese lapso. Si el Perú hubiese utilizado sus recursos en una irresponsable adquisición de armas, hubiera sido imposible lograr estos avances.

Por ello es imprescindible que nuestros países arriben a acuerdos respecto de una reducción significativa de los gastos en la adquisición de armas.

Por todas estas consideraciones es que Alan García está enviando misiones especiales a los países de Sudamérica, entre los cuales destaca Ecuador, a fin de propiciar un entendimiento respecto de la paz, contra el armamentismo y por un ‘Protocolo para la Paz, Seguridad y Cooperación’ en Sudamérica. La delegación estará presidida por el ministro de Comercio Exterior y Turismo.

Absurdo es no reducir más la pobreza. Absurdo es gastar en armas en plena crisis internacional. Alan García se preguntaba: “Si Unasur y el Consejo de Defensa Sudamericano no sirven para esto, el pueblo del continente se preguntará ¿y entonces, para qué sirven? Esa pregunta la podemos plantear cualquiera, usted, los más pobres, los que demandan pan, esperanza y  un futuro abierto que atienda a nuestras necesidades más sentidas. 

Columnista invitado, Embajador de Perú en Ecuador

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)