2 de June de 2015 20:09

Patricio Pazmiño apunta a la CorteIDH con el ‘lobby’ de la Cancillería

En octubre, la Corte Constitucional presidida por Pazmiño dio paso a 16 enmiendas, entre ellas la reelección indefinida. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

En octubre, la Corte Constitucional presidida por Pazmiño dio paso a 16 enmiendas, entre ellas la reelección indefinida. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 112
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Estefanía Celi R.

La Cancillería ecuatoriana trabaja intensamente en el ‘lobby’ internacional para que su candidato, el actual presidente de la Corte Constitucional, Patricio Pazmiño, logre ingresar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

La votación se realizará en la próxima Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), el 15 y 16 de junio. Ecuador necesita al menos 15 votos (mayoría absoluta) de los 23 Estados que han suscrito el Pacto de San José para lograr que Pazmiño sea uno de los cuatro nuevos jueces.

Por ello, según el canciller Ricardo Patiño, se ha trabajado en los diálogos con los otros países. “Tenemos el ofrecimiento de la mayor parte de los 23 Estados. Esperamos que tengamos a un excelente jurista ecuatoriano en la CorteIDH”, dijo el pasado 22 de abril en entrevista con Ecuadoradio.

El 15 de mayo, el Canciller se enlazó mediante videoconferencia con las delegaciones diplomáticas de Ecuador en los 23 países para tratar el tema. Según un boletín de la Embajada en Cuba, “Pazmiño, por su experiencia y formación, contribuirá al fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH)”.

Pazmiño también estuvo presente en la videoconferencia. Allí señaló que hay “campañas que pretenden desacreditar la candidatura ecuatoriana”, según la delegación en Cuba.

De hecho, la candidatura del actual presidente de la Corte Constitucional ha despertado una serie de críticas internacionales. La mayoría de ellas apuntan a su cercanía con el gobierno de Rafael Correa, por haber sido propuesto por el Ejecutivo para el cargo que actualmente ocupa.

Luis Pásara, reconocido jurista peruano, piensa que es un hombre del poder de turno. En su artículo “Candidaturas inapropiadas a la CorteIDH”, señala que “sus capacidades profesionales no son sobresalientes; es la razón por la cual fracasó cuando el gobierno de Correa lo propuso para integrar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.

Pásara se refiere a que, en mayo del 2012, Pazmiño fue postulado por Ecuador para la secretaría general de la Comisión. Sin embargo, su postulación no prosperó .

“En los ocho años que lleva Correa en el poder, la Corte no ha adoptado una sola decisión en la que haya contrariado una política gubernamental o una decisión de importancia adoptada por el Gobierno. En particular, se ha caracterizado por negar las acciones extraordinarias de protección planteadas contra los excesos del ejercicio del poder”, señala Pásara.

Santiago Cantón, exrelator para la Libertad de Expresión, considera que “el único objetivo de Correa y Pazmiño es acabar con la Comisión y la Corte. Sería un grave error elegirlo juez”. A través de su cuenta de Twitter, dijo que es el candidato con el que Ecuador busca concretar su plan de reformas al SIDH, entre las que propone cambiar la sede de la Comisión y su sistema de financiamiento.

Este Diario buscó la versión de Pazmiño sobre su candidatura. Mediante un oficio del pasado 30 de abril, la directora de Comunicación de la Corte Constitucional, Ana María Suárez, señaló que “al ser postulado por la Cancillería de la República, cualquier información al respecto, comedidamente recomiendo se dirija a esa institución pública”. Sin embargo, en la Cancillería respondieron que ellos no pueden dar la versión del postulante.

La candidatura de Pazmiño coincide con el proceso de renovación parcial de la Corte Constitucional, que se concretará hasta noviembre próximo. En este escenario, se enfrenta a cuatro candidatos que, aunque también polémicos, son internacionalmente reconocidos y buscan asimismo una de las vacantes en la CorteIDH.

Eugenio Raúl Zaffaroni

Es un reconocido especialista en derecho penal. Argentino, de 75 años, fue ministro de la Corte Suprema de su país. Cuestionado por su cercanía al gobierno de Néstor Kirchner y ahora de su esposa Cristina.

Eduardo Vio Grossi

Es juez de la CorteIDH y apunta a la reelección en su cargo. Chileno de 70 años, es abogado y experto en derecho internacional. Antes, fue miembro del equipo chileno de la Corte Permanente de Arbitraje.

Elizabeth Odio Benito

Es una reconocida jurista costarricense, de 75 años. Fue jueza de la Corte Penal Internacional y presidenta de la Corte Suprema de su país. Fue segunda vicepresidenta de Costa Rica entre 1988 y 2002.

Alberto Pérez Pérez 

Es juez de la CorteIDH y aspira a la reelección. Uruguayo de 77 años, abogado, activista por los derechos humanos y catedrático, aunque sin obra jurídica conocida. Cuestionado por fallos “condescendientes”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)