19 de noviembre de 2015 10:54

El partido naranja busca revivir

El exalcalde Quito, Paco Moncayo, asistió a la reunión de simpatizantes de la Izquierda Democrática. Ellos buscan recopilar firmas para volver a figurar como partido político. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

El exalcalde Quito, Paco Moncayo, asistió a la reunión de simpatizantes de la Izquierda Democrática. Ellos buscan recopilar firmas para volver a figurar como partido político. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 83
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 15
Diego Puente

En la reunión que se desarrolló la noche del miércoles 18 de noviembre primaron los abrazos. Viejos amigos se reencontraron en el Hotel Quito para asistir a un coctel de apoyo a la inscripción de la Izquierda Democrática (ID).

Paco Moncayo, exalcalde de Quito, fue uno de los rostros visibles en la velada. Él dejó en claro que no fue militante de la tienda naranja, pero señaló que trabajará para que resurja. De la mano de la ID consiguió tres triunfos electorales para llegar al congreso y, en dos ocasiones, para la Alcaldía.

Él dijo que es urgente que renazca la ID para ser una alternativa. “Tenemos que ser de la verdadera izquierda democrática y no de la autoritaria”, mencionó.

Militantes protagónicos de la tienda naranja se volvieron a juntar. Andrés Vallejo, Wilfrido Lucero, Guillermo Landázuri, Reinaldo Páez, Nicolás Romero, Juan Carlos González, entre otros, asistieron al evento que busca recaudar fondos para que la ID consiga el objetivo: la inscripción.

Cerca de 300 personas adquirieron un pase de USD 100 para asistir al coctel. Algunos de los presentes hicieron donativos adicionales.

El gran ausente fue el expresidente Rodrigo Borja. Los organizadores señalaron que tuvo complicaciones con la conexión del vuelo internacional. “Estará a primera hora, mañana”, dijeron.

En julio del 2013, este partido (histórico por sus triunfos electorales) fue eliminado del registro electoral. Esto, porque no cumplió con los requisitos que el Código de la Democracia exigía.

Wilma Andrade, representante nacional de este grupo político, señaló que refrescarán sus líneas. Le apuesta a los jóvenes. En el coctel se evidenció la presencia de hombres y mujeres cuyas edades oscilaban entre los 18 y 35 años.

Wilma Salgado, militante de la Izquierda Democrática también asistió al evento. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

“Estamos presentando un proyecto de innovación. En el país se anquilosó la política como tal y nosotros, que vamos a la vanguardia, lo cambiaremos”, mencionó la dirigente.

Por su parte, Adrián Rivera, de 18 años, confía en que la reinscripción es un hecho. Este estudiante del colegio Manuela Cañizares dice que cada día se acercan al objetivo.

La organización tiene un reto a corto plazo que cumplir: alcanzar 180 000 afiliaciones válidas, hasta mayo del 2016, para lograr su reinscripción. Hace cinco meses iniciaron el proceso y dicen tener 130 000 afiliaciones. “Por precaución nuestra meta es presentar al Consejo Nacional Electoral 400 000 firmas”.

Andrade dijo que ganar la presidencia “no les quita el sueño”. Es un objetivo en el que no están concentrados por el momento. “En el futuro decidiremos cuál es nuestra posición. Si somos parte de un acuerdo programático o podemos presentar un candidato presidencial”.

Su agenda no pasa por ser un apoyo u oposición al presidente Rafael Correa. Mencionan que se presentan como una alternativa. “Sería inútil todo este esfuerzo para ser apoyo o para ser oposición a un gobierno que a la postre es transitorio”.

En este proceso de renacimiento no serán parte Dalton Bacigalupo y Andrés Páez, quienes tuvieron discrepancias por el manejo del partido en el año que fue eliminado del registro electoral. “Por decisión de la asamblea no son parte del inicio de este proceso quienes fueron, de alguna manera, los causantes de la debacle”.

El eje de acción de la ID se basará en cuatro aspectos. El primero es que realizarán un trabajo directo con la comunidad. Según los militantes ya se han reunido con campesinos, estudiantes, obreros.

El segundo punto es la escuela de formación e innovación política, el tercero es un mapeo para buscar líderes de la comunidad que podrían aportar con sus ideas y el cuarto es una aplicación para celular que permitirá tener una conexión directa entre los simpatizantes y activistas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)