20 de December de 2009 00:00

Las paredes de Tulcán se llenan de color en aerosol

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Tulcán

A cada trazo  de una letra, de una figura, un nuevo  color... el entusiasmo de los chicos crecía.    Los bocetos  hechos en  hojas de cuaderno tomaban forma en una  pared   blanca de Tulcán.

¿El significado?  “Depende de cómo lo interpreten”, dijo  Gabriela,  de 21 años. Ella pintó  su huella  al igual que Splash, Arpia, Zid, Taz... en dos parqueaderos del centro de Tulcán.

Todos participaron en  El Pupo Graff, un encuentro de artistas urbanos,  que Karina Guaña organizó por primera vez en  la ciudad. La estudiante universitaria  consiguió la donación de 300 latas de pintura en aerosol  y 30 pares de zapatillas.  

Quince jóvenes de Quito, Guayaquil y  Tulcán tomaron un bus el  fin de semana pasado y  llegaron a Tulcán. Después de dos días, las ideas, el sarcasmo y el humor  de los   grafiteros  quedó  en la pared.

Unos  escuchaban hip hop en su mp3  para hacer amena la jornada. Gabriela dibujó un boxeador con cabeza de marciano golpeando una fresa.  “Es el  complejo de inferioridad de la mujer ante el hombre, la  violencia”.

Erick resaltó su apodo (Arpía)  con pintura negra, verde y blanca. Él exhibió     camisetas y logos  que diseña junto a su colectivo de grafiteros. “Cada que viajamos intentamos mostrar  nuestras creaciones”. 

Ellos no quieren que la gente los confunda con pandilleros. “Lo que hacemos es arte urbano”, explicó   Splash, de  la Faculta de Artes de la Universidad Central. “Hay gente que vive de esto y viaja a mostrar su creatividad”.

Además, los jóvenes imprimieron su  huella en las  zapatillas. No faltó más de un  adolescente que pidió a sus padres que le compren una de esas  zapatillas pintadas.   Los  grafiteros, sonrientes,   antes de retornar a casa se tomaron fotografías con sus grafitis terminados. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)