5 de April de 2010 00:00

Paolo Guerrero pide perdón por botellazo a espectador

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Hamburgo, DPA

El delantero peruano Paolo Guerrero pidió hoy perdón por haber agredido el domingo a un espectador al término del partido de la Bundesliga alemana de fútbol contra el Hannover. Al mismo tiempo, la directiva del club informó que le aplicará una multa económica, pero que no piensa en otras represalias contra el jugador.

Diversos medios alemanes habían informado que los días de Guerrero en el Hamburgo estaban contados. Después del 0-0 del domingo, Guerrero agredió a un espectador arrojándole una botella de plástico llena de agua que impactó en la cara del seguidor del Hamburgo.

Desde las gradas, Guerrero había sido increpado por varios hinchas por su flojo desempeño. En un comunicado distribuido por el Hamburgo, Guerrero pidió disculpas "a todos aquellos a los que dañé con mi conducta". "Es la primera vez que me pasa una cosa de este tipo", agregó el delantero.

El presidente del club, Bernd Hoffmann, anunció que se le aplicará "una multa nunca vista" en la historia interna de la entidad, pero que no habrá otras sanciones. Sin embargo, es muy probable que el comité de disciplina de la Federación Alemana abra un expediente de oficio por la agresión, tal como hizo en el pasado en situaciones parecidas. La decisión se tomará el martes, ya que hoy es día festivo en Alemania.

Los medios locales habían pronosticado sanciones más duras para el delantero. "Puede haber sido el último partido de Guerrero en el Hamburgo", indicaba el diario local "Hamburger Abendblatt", comúnmente muy bien informado sobre el acontecer en el club.

"Guerrero pierde los nervios y genera un escándalo", es el titular. También el otro diario que sigue de cerca al equipo, "Hamburger Morgenpost", consideraba la posibilidad de expulsión del jugador: "Es muy probable que Paolo tenga que hacer sus valijas" por el "mega escándalo" que provocó.

El propio Guerrero no ofreció hasta ahora ninguna versión sobre cómo se sucedieron los hechos, pero algunos compañeros de equipo señalaron que había sido insultado con frases como "vuélvete a Perú" o epítetos como "cerdo homosexual". El entrenador Bruno Labbadia confirmó que los insultos "fueron de tono muy elevado", pero agregó que la gravedad de las palabras no podía justificar la agresión posterior.

Después del partido, y tras escuchar una reprimenda por parte del presidente del club, Bernd Hoffmann, quien le dijo que su conducta era "completamente inaceptable", Guerrero salió por una puerta trasera del estadio para marcharse con su Ferrari negro.

El Hamburgo pasa por un momento complicado con un fuerte enfrentamiento entre plantel e hinchada a raíz del mal momento que está atravesando, con un sólo triunfo en los últimos siete partidos. El domingo, el Hamburgo empató sin goles con el Hannover y ocupa la sexta plaza con 45 puntos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)