21 de mayo de 2015 17:03

Palmira, perla antigua del desierto sirio en manos del Estado Islámico

Esta imagen del 2009 muestra una parte de la antigua ciudad de Palmira

Esta imagen del 2009 muestra una parte de la antigua ciudad de Palmira

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

La antigua ciudad de Palmira, cuyo control tomó este jueves el Estado Islámico, es famosa por sus columnas romanas, sus templos y sus torres funerarias, vestigios de un brillante pasado.

Situada a 210 km al noreste de Damasco, la “perla del desierto”, inscrita por la Unesco en el patrimonio mundial de la humanidad, es un oasis cuyo nombre apareció por primera vez en una tableta hace 4.000 años, y que fue lugar de tránsito de las caravanas entre el Golfo y el Mediterráneo, así como una etapa en la Ruta de la Seda.

Palmira (Ciudad de las Palmeras) conoció un notable auge con la conquista romana, a partir del siglo I antes de Cristo.

Fue un lugar lujoso y exuberante en pleno desierto, gracias al comercio de especias y perfumes, de seda y de marfil. En el año 129, el emperador romano Adriano la convirtió en ciudad libre y tomó el nombre de Adriana Palmira. Fue en aquella época cuando fueron construidos los principales templos, como el de Bel, o el Ágora.

La trinidad integrada por el dios babilonio Bel, equivalente de Zeus, de Yarhibol (el Sol) y Aglibol (la Luna) era venerada en esta ciudad antes de la llegada del cristianismo en el siglo II después de Cristo.

En el siglo III, aprovechando las dificultades del Imperio Romano, la ciudad se convierte en reino, y la bella Zenobia en su reina.

En 270, Zenobia conquista toda Siria, una parte de Egipto y llega incluso a Asia menor. Pero el emperador romano Aureliano reconquista la ciudad, Zenobia es conducida a Roma, y Palmira conoce su declive.

Antes del inicio de la crisis en Siria en 2011, más de 150 000 turistas visitaban la ciudad de las 1 000 columnas, con sus estatuas y su formidable necrópolis de 500 tumbas, donde los ricos palmiranos construyeron una serie de monumentos funerarios suntuosamente decorados, muchos de los cuales han sido recientemente saqueados.

El más bonito lugar de Siria exhibe los estigmas -caída de columnas y capiteles corintios- dejados por los combates que libraron entre febrero y septiembre de 2013 los rebeldes y el Ejército.

Según el gobernador de la provincia, la ciudad intramuros tiene unos 35 000 habitantes y desplazados, que se han instalado en ella desde el inicio del conflicto. A falta de turistas, la mayoría de sus habitantes están desempleados.

El grupo Estado Islámico tomó el jueves el control de toda la ciudad, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, después de la retirada de las tropas del régimen sirio de sus posiciones en las afueras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)