26 de November de 2009 00:00

Pacientes del Soat denuncian irregularidades en clínicas de la capital

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad

Cristian  Simbaña nunca llegó al cumpleaños que él organizó para Jefferson Parra. A las 19:00 del viernes 29 de mayo una buseta conducida por un chofer en estado etílico arrolló la moto en el que los dos jóvenes retornaban a las   casas luego de dejar todo listo para la fiesta del siguiente día.

Las víctimas, que no superaban los 20 años, quedaron abandonadas en una de las calles del barrio Sierra Hermosa, en Calderón. Tras esperar 45 minutos en la vía, los dos fueron  llevados a la Clínica Cotocollao, en el norte de Quito. Allí pasaron   cuatro días, pero el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat), que tiene   cupo máximo de USD 2 500, solamente   cubrió la primera noche en el caso de Simbaña y un día y medio con Parra.

Luego de terminada esa cobertura, los familiares de los   pacientes lograron   trasladarlos  al hospital estatal Eugenio Espejo, para seguir    con el tratamiento. 

Esa casa asistencial frecuentemente recibe a pacientes    enviados    desde clínicas privadas, pero sin saldo en el  Soat.    En enero, por ejemplo,  atendió a 96 accidentados.  De ellos,  22 permanecieron inicialmente en  un centro privado.    Y entre septiembre y octubre últimos    cubrió   a  41  personas   remitidas de las    clínicas. 

Datos de las Veedurías y de Corposoat   revelan que entre marzo  y diciembre de 2008,  este seguro cubrió a  11 021 personas a escala nacional.  Se calcula que  el 66%  de ese total  fue     atendido en  hospitales    particulares. 

El director del Eugenio Espejo,  Álex Camacho,  alerta  que  todos  son remitidos a los centros públicos solo   cuando  se termina   el   cupo del   Soat. Esto, “pese a que  no fueron sometidos  a intervenciones  que  urge el   paciente”. 

Eso conlleva que   los gastos asuman los centros estatales y por ello la molestia  que también ha surgido en   los hospitales Enrique Garcés (sur) y Pablo Arturo Suárez (norte), que reciben usuarios de todas las provincias.

Los directores de los tres centros   presentaron quejas  en  la Dirección    de Salud de Pichincha, el Ministerio de Salud y    las  aseguradoras del Soat (Corposoat).

Sin dar  cifras, el  gerente de este    organismo, Patricio Salas, reconoce   que    ha  recibido  denuncias  de todo el país.   Hay     casos -dice-     en que las clínicas  facturan por terapia  intensiva, pero que  luego se ha verificado y  no  tienen  la infraestructura   para ese servicio.

La Asociación de Clínicas y Hospitales  privados, que agrupa a 40 centros del país,  refuta los datos.  Según    la directora,   Susana Cárdenas,   máximo  se usan  USD 600 de los 2 500 que cubre el        Soat. Cuando  Francisco Simbaña,  padre de Cristian,  se enteró que      el  seguro   se  agotó  en una  noche exigió el desglose,     pero le negaron. Finalmente los consiguió tras  discutir  con los médicos.  

Allí se estableció que los  gastos llegaron a USD 3 574 por 41 servicios.  Pero una auditoría realizada  por  la  Dirección de  Salud de Pichincha     y la aseguradora Redes  determinaron que debía cancelar  USD  2 230.

En el caso de Parra también se notificó que debía pagar  USD 2 600.  Cuando llegó al Eugenio Espejo, los  médicos le  notificaron a la madre del joven,  Cecilia Estrella, que no le habían  realizado intervención alguna.

La administradora de la   Clínica Cotocollao,  Virginia  León,   se defiende. “El  Soat y  el Fonsat hacen  una  auditoría seria. Facturamos de acuerdo  con   los códigos del  Ministerio de Salud. Y no es cierto que hubo auditoría. Además, se hicieron cirugías  bastante complicadas”.

Pero el Soat  reconoce  un vacío en esto, pues nadie   regula el precio  de   los  insumos.  Mientras   un hospital público  factura   el cloruro de sodio (suero)                       en  USD  0,50  una clínica puede hacerlo en USD 3.  El caso estuvo en manos de la subsecretaria de Planificación del Ministerio de Salud, Sara Naranjo, pero pasó a la Dirección de  Pichincha quien aún no ha dado una respuesta.

Simbaña   no soportó el  traspaso desde  la clínica  Cotocollao  al hospital Eugenio Espejo. Cuando la   ambulancia lo trasladaba al servicio   de emergencias sufrió un paro cardíaco y falleció...

Parra  quedó con una parálisis facial  

Pese a tener el   seguro,  la clínica pidió a la familia Parra que compre medicinas.

Cristian  Simbaña  no  se salvó del accidente de tránsito, pero sí   lo hizo  su amigo Jefferson Parra. Sin embargo,  él se      quedó  con una parálisis facial  que lo supera lentamente  y perdió el oído izquierdo.

La familia del joven  denunció en la  Fiscalía y en el Ministerio de Salud, que  pese a tener seguro Soat, la clínica   pidió que compre  14 recetas por USD 500 (foto abajo).       Directores de los    tres hospitales   más grandes que el Estado maneja  en Quito  advierten que   otra clínica que remite con frecuencia pacientes con  el Soat terminado es   la Villa Flora, ubicada en el sur de la capital.

El director  de este centro, Francisco León,  señala  que en  los  últimos seis meses  no han remitido a ningún paciente  a los centros públicos de salud. “Hemos tenido  mucho  cuidado en   ajustarnos a las normas y disposiciones  del  Soat  y del  Fonsat”.

La Tribuna  del Consumidor no registra denuncia alguna al respecto. Pero  la directora de este  organismo,   María José Troya,  pide transparencia.  “Es importante   que tengamos  acceso. Existe  la  Ley de amparo al paciente que   obliga  a las   clínicas a atender a todas las personas”.

El  Ministerio de Salud  pide que   los usuarios no entreguen nada a cambio de la atención.   

3,3 millones de dólares ingresan a las clínicas

En  2008, la Asociación de Clínicas y Hospitales privados del Ecuador  (40  establecimientos)   facturaron  USD  3,3 millones por atender a pacientes con Soat.

De ese total,  USD 2,2  millones  correspondieron    al Soat   y  el resto al Fonsat. 

En cambio,    en 2008  los hospitales públicos  facturaron  al menos    USD 2 millones. 

40 000 pacientes con Soat  es lo que se calcula  atenderán las clínicas  y hospitales hasta fines de 2009.. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)