20 de mayo de 2015 15:49

Osama Bin Laden, todo un director de recursos humanos

Fotografía de archivo del pasado 5 de mayo que muestra a oficiales paquistaníes en la residencia donde el entonces líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden fue asesinado en una operación del ejército de EE.UU. Foto: EFE.

Fotografía de archivo del pasado 5 de mayo que muestra a oficiales paquistaníes en la residencia donde el entonces líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden fue asesinado en una operación del ejército de EE.UU. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 16
Agencia AFP
Washington

“Por favor, ingrese la información requerida con honestidad y exactitud. Escriba claro y legible. Nombre, edad, estado civil. ¿Desea ejecutar una operación suicida?”.

El formulario para alistarse en Al Qaeda se asemeja al principio al de cualquier empresa, pero las preguntas pronto toman un matiz tenebroso: “¿A quién debemos contactar en caso de que usted se convierta en mártir?”.

El reclutamiento para una red yihadista internacional es complicado, más aún si, como en el caso de Osama Bin Laden, la persona que lo realiza está escondida dentro de una residencia en Pakistán para escapar de los drones estadounidenses.

Pero esa no es excusa para no ser metódico, como demuestra el detallado formulario que lleva la marca del “Comité de Seguridad, Organización Al Qaeda”.

El texto forma parte de un conjunto de documentos incautados por los comandos estadounidenses el 2 de mayo de 2011, cuando ingresaron por asalto al escondite de Bin Laden en el pueblo paquistaní de Abotabad y mataron al hombre más buscado por Washington.

La CIA desclasificó este miércoles el formulario de Al Qaeda y un centenar de documentos del archivo de Bin Laden, lo que permite conocer algo de sus maquinaciones en sus últimos años.

Trabajo externo

Gran parte del material traducido por la CIA y entregado a AFP, quien no obstante no pudo corroborar de manera independiente su origen o la calidad de la traducción, tiene un cariz poético y personal, sobre todo las cartas familiares o los borradores de discursos que nunca llegó a pronunciar.

Pero varios documentos internos de Al Qaida dan la idea de que el líder de la organización yihadista se comportaba como el director de recursos humanos de una multinacional en problemas.

“Una de las especialidades que necesitamos y que no podemos descuidar es la ciencia de la administración”, señala en uno de los textos, en el que pide fomentar un programa de capacitación profesional.

Los jóvenes voluntarios deben tener profundas convicciones religiosas, pero también saber de ciencia, ingeniería y administración, según el documento. Deben ser entrenados varios meses antes de ser enviados a realizar ataques en Occidente, pedía Bin Laden.

“La persona debe ser pía y paciente”, insiste en otra nota, que ensalza la discreción de los yihadistas que llevaron a cabo el atentado en la embajada estadounidense de Nairobi en 1998.
“Cualquier persona que muestre aburrimiento, no termine las tareas asignadas o se moleste fácilmente, tiene que ser retirada del trabajo externo. En Kenia los hermanos se mantuvieron dentro de la casa por nueve meses”, señala.

Bin Laden decía que no necesitaba conocer los detalles del 'trabajo externo', como eran llamados los ataques contra objetivos occidentales fuera del campo de batalla, por razones de seguridad, pero que en casos de retraso se vería obligado a intervenir.

En otro documento que los analistas de la CIA creen que fue escrito por Bin Laden u otro líder de Al Qaida, el grupo advierte que a veces los voluntarios eran desplegados demasiado pronto.
Cita el ejemplo de una persona que solo pudo permanecer dos meses porque necesitaba regresar a Occidente.

“Le dimos un curso académico de explosivos y se regresó antes de que su residencia expirara, y no hemos vuelto a escuchar de él”.

Departamento de desarrollo

Al Qaeda sufría porque sus yihadistas más experimentados generalmente estaban identificados por las agencias de inteligencia enemigas y carecían de papeles para viajar. Los jóvenes eran impacientes y no habían sido propiamente entrenados.

“Necesitamos un departamento de planificación y desarrollo”, ofrece Bin Laden como solución, al perfecto estilo de un gerente.
Al Qaida quería crear un centro para mejorar los procesos y garantizar la eficacia de la nueva ola de voluntarios.

“Enviaremos a algunos hermanos inteligentes (...) a estudiar en las universidades”, dice el documento, que augura una nueva generación de yihadistas con conocimientos de computación, administración y ciencias políticas.

La química es clave, por supuesto, “para elaborar explosivos, que es algo que necesitamos urgentemente”, agrega el texto.

Los expertos en comunicación también eran bienvenidos, toda vez que Bin Laden planificaba una campaña de relaciones públicas para marcar el décimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001, una fecha que sin embargo no llegó a ver.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)