31 de mayo de 2018 00:00

10 oficiales conocían del chat entre un Mayor y disidente 

En la gráfica se observa el interior del cuartel policial de San Lorenzo, Esmeraldas. Foto: Archivo / EL COMERCIO

En la gráfica se observa el interior del cuartel policial de San Lorenzo, Esmeraldas. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 72
Triste 1
Indiferente 4
Sorprendido 4
Contento 2
Redacción El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los expedientes judiciales abiertos en torno a los chats que un Mayor de la Policía intercambió con los disidentes del Frente armado Óliver Sinisterra detallan cómo un coronel y un capitán fueron los primeros en conocer sobre este tema.

Según documentos judicializados, los dos oficiales conocen del chat el 13 de enero del 2018. Sin embargo, el primer parte informativo lo entregan al Comando Policial de San Lorenzo 37 días después.

En ese informe, el Mayor de la Policía indica que a través de un coronel y de un capitán se pidió que informen del tema al Alto Mando de la Policía.

Pero hace 10 días, el entonces comandante, Ramiro Mantilla, aseguró a este Diario que no le informaron en enero, sino a mediados de febrero. Y reconoció que el Mayor se mensajeó con los armados durante más de un mes, sin que tuviera autorización para hacerlo.

En la versión que entregó ante la Fiscalía, el Mayor sostuvo que comunicó todo a sus superiores y que sobre él estaban un coronel, un mayor y cuatro tenientes coroneles.

En total, en el sistema judicial aparecen 14 partes que este Mayor habría entregado en el Comando del Distrito de San Lorenzo y en la Dirección Nacional de Inteligencia (DGI).

En esos informes, el policía da más nombres de oficiales que conocían de las conversaciones que tenía con ‘Guacho’ y sus colaboradores.

Incluso asegura que a ellos les advirtió sobre las amenazas que los irregulares realizaban en contra de Ecuador.

Por ejemplo, el 20 de febrero, alias ‘Guacho’ le dijo que retiren a las Fuerzas Armadas de la frontera y que caso contrario pondrá bombas en “diferentes lugares del país” y que secuestrará a policías.

De esta comunicación específica tuvo conocimiento un coronel de la Unidad de Inteligencia Antidelincuencial (UIAD). Dos días después, el Mayor informó a un coronel de Inteligencia y le comunicó que hay otra conversación.

En total, 10 oficiales estaban al tanto de las comunicaciones.

En los partes, el Mayor dice que sus jefes le autorizaron mensajear, llamar y devolver llamadas al jefe de la disidencia y a su red de ayudantes.

En los partes informativos se ve cómo se dio este intercambio de mensajes y de llamadas.

Anteayer, el exministro del Interior, César Navas, dijo a EL COMERCIO que únicamente había chats que se generaban a través de un número telefónico de Colombia.

Pero en el expediente judicial aparecen números ecuatorianos, por los que no solo se enviaba mensajes, sino también se realizaban llamadas.

En los partes, el Mayor relata que durante el 13 de enero y el 21 de marzo conversó con el jefe de los disidentes y un hombre que se identifica como Andrés Sinisterra.

Entre los pedidos que realizan está que el Gobierno designe un delegado para “iniciar un proceso de negociación” y que les liberen a sus “colegas”.

De hecho, esta última exigencia la realizan desde el 13 de enero, día en que presuntamente el Mayor recibió el primer mensaje de texto.

Esta información todavía es verificada, pues la Policía sostiene que el primer contacto pudo haberse dado en noviembre del año pasado.

De hecho, en la versión que el Mayor entregó ante la Fiscalía señala que en noviembre fue la primera vez que escucha el nombre del jefe de los disidentes. “Recibí una llamada de un capitán y me dijo que verifique la presencia de sospechosos en Palma Real (Esmeraldas). Con el personal de la Marina se detiene a los sospechosos y se los lleva al Batallón de Infantería. Aquí le pregunto al capitán quiénes son y me dice que son gente de la seguridad de alias ‘Guacho’. Ahí conozco que él es requerido por las autoridades”.

Actualmente, solamente el Mayor es investigado en las oficinas fiscales, aunque en el sistema judicial se menciona además a dos coroneles. Uno de ellos habló con el jefe de los armados durante 4 minutos y 45 segundos.
La Policía también lleva una investigación interna. El nuevo comandante de la institución uniformada, Nelson Villegas, aseguró que este tema se resolverá de acuerdo con lo que se evidencie en la investigación que en este momento se desarrolla en dos instancias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (27)
No (3)