6 de febrero de 2017 16:43

Odín Sánchez: 'Si la oposición no va a participar en los diálogos por lo menos deje que otros actores participen'

Odín Sánchez, exsenador colombiano fue liberado el jueves 3 de febrero del 2017 tras permanecer 10 meses secuestrado por el ELN. Foto: AFP

Odín Sánchez, exsenador colombiano fue liberado el jueves 3 de febrero del 2017 tras permanecer 10 meses secuestrado por el ELN. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Diego Puente
(I)

Odín Sánchez, exsenador colombiano recuperó su libertad el jueves 3 de febrero del 2017. Él permaneció cautivo por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) desde abril del 2016, cuando voluntariamente se entregó al grupo guerrillero en lugar de su hermano, que llevaba tres años de cautiverio. Su liberación fue una condición de su Gobierno, para impulsar un diálogo para la paz con el grupo armado. Sánchez habló con este Diario vía telefónica.

¿Cuál es su expectativa sobre este diálogo que se realizará en Quito?

Es muy alta. Aspiro a acompañar al Gobierno en esta voluntad mostrada por ellos y por el Ejército de Liberación Nacional de iniciar estos diálogos. Espero que en la fase pública participe activamente la región del Chocó porque ha sido una región muy afectada por el conflicto.

¿Usted vendrá a Quito con la delegación del Gobierno colombiano?

Yo no tengo ningún inconveniente, pero uno tiene que atenerse a lo que concierten en materia de participación el ELN y el Gobierno. Yo solo exijo y aspiro que mi región, las víctimas y desplazados estén representados y se les escuche.

Si le dicen que puede participar en la mesa, ¿cómo lo hará?

Con un objetivo claro: proponer fórmulas para que haya salidas a las difíciles condiciones de vida de todos sus habitantes (de El Chochó) en general, incluido la población joven que hoy hace parte de la guerrilla. Negros, indígenas que para mí son víctimas del conflicto.

¿Su liberación da certezas de que se camina hacia la paz?

La decisión de liberarme, independientemente que sea una combinación de exigencia del Gobierno y de la extorsión (del ELN), me parece que es un paso fundamental en la iniciación de los diálogos.

¿Qué pasa con los otros secuestrados?

Si existen otros secuestrados deben dejarlos en libertad. La verdad es que en los sitios en los que me encontré no vi a otro secuestrado. Tuve conocimiento de, a través de un alto mando (del ELN), que tenían cautivo a un ambientalista armenio, pero ya fue puesto en libertad.

¿Cómo ve el papel de Ecuador como país garante?

Al presidente Rafael Correa y al Gobierno ecuatoriano mi más sincero agradecimiento por aceptar ser sede de un proceso que puede llevar a completar la paz que tanto anhelamos los colombianos.

¿Qué hace tras su liberación?

He atendido mucho a los medios porque los medios de comunicación, principalmente la radio, fue fundamental para soportar este viacrucis. Con la magia de la radio podía desviar los dolores físicos y los dolores psíquicos que produce este estado de asilamiento. Hoy estoy atendiendo a los amigos, a la familia y convocando al Chocó y al país en general para que acompañen al gobierno nacional en esta cruzada y tengamos una paz completa.

¿Cuál es su mensaje a quienes se han mostrado contrarios a acuerdos de paz tanto para el proceso de las FARC como para el del ELN?

La oposición democrática debe seguir existiendo porque a través de ella, durante los diálogos y el postconflicto se puede mejorar. Lo que tenemos esa voluntad de diálogo. Tenemos ya un proceso finalizado, perfecto o imperfecto, con las FARC. Debemos exigirle a la oposición que si no va a participar en estos diálogos o en el postconflicto entonces por lo menos deje que los demás actores de la vida política nacional participen y apoyen los sanos diálogos que se han iniciados con el ELN

Ahora que está en libertad, ¿qué piensa del ELN?

El rencor y el odio no tienen cabida en mi mente, ni en la mente de mi familia. Creemos que una respuesta al perdón es la de participar en estos diálogos.

Usted dijo que no lo maltrataron físicamente, ¿cómo fue su cautiverio?

Eso es cierto. Personalmente no sufrí maltratos, pero sí estoy muy dolido porque durante diez meses me engañaron o me engañé creyendo que a mi hermano le dispensaron el mismo trato que me dispensaron a mí. El día de la liberación me entero de que mi hermano fue tratado inhumanamente un largo de mi trayecto de su estadía (cerca de dos años). Por supuesto que ese reclamo lo hice el mismo día de mi liberación a las personas que me tenían detenido. Es una cosa que repruebo y si tengo una oportunidad de estar en la mesa o si alguien de la familia puede estar en la mesa, hay que ponerle en conocimiento de la opinión nacional, internacional, de países garantes y de organizaciones de derechos humanos. El trato que se le dio a él fue inhumano.

¿Qué hacía para entretenerse?

En el lugar que estaba se escuchaba la radio ecuatoriana. Los partidos de fútbol que se jugaban en el país vecino. Los medios nacionales me entretenían en la noche, escuchaba música, programas de opinión y cultura. Escribía mucho sobre la realidad nacional, la realidad departamental. Tengo una novela que tengo apuntes para editar, que se llama Rimas y Cuentos Secuestrados. Todo relacionado con la temática del cautiverio.

¿Este va a ser su primer libro?
Sí. Aparte voy a continuar con la edición de un periódico regional y que estaba suspendido por mi cautiverio que se llama la Hora de Opinión en la que vamos a publicar algunos de los pasajes vividos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)