18 de enero de 2018 01:07

Obreros seducidos por Trump están decepcionados de sus promesas

Duane Oreskovic se dirigió a una conferencia de prensa el 10 de enero de 2018, un día antes de que fuera despedido de su trabajo en una fábrica de Carrier en Indianápolis, Indiana (EE.UU).Foto: AFP

Duane Oreskovic se dirigió a una conferencia de prensa el 10 de enero de 2018, un día antes de que fuera despedido de su trabajo en una fábrica de Carrier en Indianápolis, Indiana (EE.UU).Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Poco después de su elección, Donald Trump inició en una fábrica de Indiana su triunfal “gira de la victoria”. Pero su promesa de salvar miles de empleos tiene un gusto amargo para Duane Oreskovic, que acaba de ser despedido.

Oreskovic, obrero en una cadena de ensamblaje del fabricante de climatizadores Carrier en Indianapolis (Indiana, centro de Estados Unidos), creía que Trump había logrado evitar que la planta se mudara a México gracias a un nuevo incentivo fiscal.

“Cuando el presidente Trump vino y prometió salvar mi trabajo, le creí. Yo y muchas otras personas”, dijo Oreskovic en una reunión organizada por una agrupación política progresista.

Él y otros obreros se congregaron en un restaurante frente a la planta de Carrier. El mitin fue organizado por el movimiento Good Jobs Nation, cercano al senador Bernie Sanders, el rival de Hillary Clinton en las primarias demócratas de 2016.

“Me equivoqué. Todos nos equivocamos”, dijo Oreskovic.

A lo largo del primer año de la presidencia de Trump, han tenido lugar más de 500 despidos en esta fábrica que el magnate inmobiliario había erigido como símbolo de su victoria.

Y si bien cerca de 800 empleos en Carrier se salvaron gracias a incentivos fiscales que representan USD 7 millones, los obreros esperaban más.

“En este momento, todo el mundo está culpando a Trump”, a quien no volverá a votar, dijo Oreskovic a la AFP .

Esta decepción convirtió en una estrella política al hombre que predijo que esto pasaría: Chuck Jones. Era el presidente del sindicato de trabajadores cuando Trump anunció el acuerdo de incentivos fiscales para Carrier.

Entonces, Jones había cuestionado cuántos trabajos se salvarían en realidad, provocando la ira de Trump en Twitter.

“Donald Trump es un mentiroso y un idiota”, lanzó Chuck Jones en la reunión. “ Es pura y simplemente un estafador”.

“He hablado con gente que ha tenido que sacar a sus hijos de la universidad”, añadió. “Muy pronto, los hogares de los trabajadores serán ejecutados. Para entonces, muchos individuos terminarán con problemas de adicción a las drogas o el alcohol”.


Denle una oportunidad


Los trabajadores de varios estados postindustriales conocidos como el “Rust Belt”, o cinturón de óxido, fueron claves para la estrecha victoria de Trump. Desde hace décadas, esta zona en el centro-oeste está afectada por cierres de fábricas y despidos.

Pero un sondeo de la universidad Ball State de noviembre halló que 45% de los electores de Indiana, un estado republicano de donde proviene el vicepresidente Mike Pence, desaprueba la gestión de Trump en materia de empleo. Solo 41% la aprueba.

“Se hicieron promesas que tal vez no fueron cumplidas”, dijo a la AFP Chad Kinsella, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Ball State. “Habrá repercusiones políticas por ello”.

Sin embargo, a medida que se aproximan las elecciones de mitad de mandato de 2018, nada muestra que los seguidores de Trump lo abandonarán en masa, dijo el politólogo de la Universidad de Virginia Larry Sabato.

“La gente puede ser paciente. No necesariamente piensan que el candidato cambiará el mundo de la noche a la mañana. Y muchos de ellos culpan al Congreso”, aseguró Sabato a la AFP .

En efecto, Robert James, presidente del sindicato de obreros siderúrgicos de Indianápolis “United Steelworkers Local 1999”, dijo que muchos de sus miembros siguen apoyando al presidente.

“Algunas de esas personas lo que te dirán es: denle una oportunidad”, comentó.

La excelente salud de la economía estadounidense juega a favor del presidente, con 196 000 nuevos empleos en el sector manufacturero en 2017. Muchos de estos trabajos son, sin embargo, altamente calificados.

El presidente del partido republicano de Indiana, Kyle Hupfer, ve esto como un argumento a favor del presidente.

Según él, las razones por las cuales Indiana votó por Trump permanecen. “La convicción de que el país necesita ser reformado, la convicción de que los valores conservadores tienen que prevalecer... eso no ha cambiado”, dijo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)