19 de diciembre de 2014 07:32

Anuncio de Obama no enardece al exilio cubano, ahora menos duro

Barack Obama en su discurso sobre la reanudación de las relaciones diplomáticas entre EE.UU. y Cuba. Foto: AFP

Barack Obama en su discurso sobre la reanudación de las relaciones diplomáticas entre EE.UU. y Cuba. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 4
Agencia AFP
Miami

El gran terremoto llegó y Miami no tembló: el anuncio de que Estados Unidos y Cuba normalizarán sus relaciones causó poca conmoción en lo que por décadas fuera bastión del exilio cubano duro, pero que ahora muestra una población heterogénea favorable al acercamiento.

A diferencia de ocasiones anteriores, como cuando la devolución del balserito Elián González a Cuba en 2 000 o los rumores de la presunta muerte de Fidel Castro en el 2006 sacaron a multitudes a las calles de la ciudad de Florida (sureste de EE.UU.) , esta vez las protestas fueron focalizadas y pequeñas.

La noticia histórica del miércoles de que Estados Unidos y Cuba iniciaban una nueva era de acercamiento tras 50 años de espaldas no atrajo más que algunas decenas de manifestantes que repudiaron los anuncios frente al Café Versailles, sitio habitual de reunión del exilio activista cubano en el barrio de La Pequeña Habana en Miami.

La explicación está en la transformación de la población de la isla en la ciudad, donde viven cerca de la mitad de los dos millones de cubanos en Estados Unidos: merman los exiliados que llegaron durante las primeras décadas tras la revolución cubana, generalmente de línea dura, mientras aumentan los arribados recientemente, proclives a un acercamiento.

“Efectivamente la comunidad ha cambiado, se ha hecho mucho más diversa, menos monolítica que hace 10, 15, 20 años, y ciertamente en comparación con los principios del exilio, es una comunidad distinta”, explicó a la AFP el director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Florida Internacional University (FIU), Jorge Duany.

Mayoría apoya acercamiento
Un sondeo realizado este año por la FIU mostró que una amplia mayoría de los cubanoestadounidenses en Miami apoya un acercamiento entre Cuba y Estados Unidos.

Por ejemplo, un 68% de los cubanoestadounidenses dijo estar a favor de reponer las relaciones diplomáticas. Entre los jóvenes el apoyo escaló al 90%.

“Evidentemente algunas de las medidas tomadas por el presidente han sido favorecidas por la mayoría de la comunidad desde hace algún tiempo”, estimó Duany.

“Las olas (migratorias) mas recientes están a favor de una política mas moderada hacia Cuba porque han vivido bajo las sanciones y han visto que no tienen ningún impacto positivo dentro de la isla”, expresó Ric Herrero, director ejecutivo de la organización CubaNow, que defiende políticas de acercamiento.

“ La mayoría de ellos no están a favor (de las sanciones), tienen familiares en la isla y no ven cuál es el propósito de tratar de ahorcarlos económicamente ” , señaló.

El exilio más duro “ha quedado marginalizado”, afirmó.

Duany matiza y dice que no necesariamente ha disminuido el anticastrismo, sino que “ha cambiado la estrategia”, y personas que antes eran radicales han abandonado la tesis de aislar a Cuba y “han derivado hacia una postura de oposición pacífica y de apoyo a la sociedad civil”, más cercana a la del presidente Obama.

Representantes de línea dura
Pero el cambio demográfico en la ciudad aún no se ha traducido en cargos de elección popular: autoridades como el alcalde de Miami, uno de los pocos líderes que fue al Café Versailles el miércoles, o representantes en el Congreso nacional siguen favoreciendo una línea dura.

Este jueves en Miami, el senador Marco Rubio y los representantes de la Cámara Baja Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, todos cubanoestadounidenses, prometieron acciones en el Congreso para obstruir las medidas anunciadas por Obama hacia Cuba, que critican al afirmar que favorecerán al régimen castrista que consideran una dictadura.

“Los principios, como los derechos humanos y la democracia, no deben estar basados en una encuesta, en lo que es popular”, dijo Rubio.

Mientras, las organizaciones tradicionales del exilio cubano, también críticas de un acercamiento sin una apertura democrática, prometieron seguir luchando hasta conseguir la “plena libertad” de la isla.

Esos grupos convocaron una protesta el sábado en Miami, una primera medición de su poder de convocatoria actual.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)