8 de octubre del 2016 00:00

El Nobel de la Paz da un abierto apoyo a Juan Manuel Santos

El presidente colombiano Juan Manuel Santos agradeció el Premio Nobel de la Paz y se lo dedicó a las víctimas del conflicto armado que ha dejado en su país. Foto: AFP

Juan Manuel Santos habló en la Casa de Nariño. Lo acompañó su esposa. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia EFE
y AFP (I)
Oslo, Bogotá

El veredicto del Comité Nobel noruego fue sorpresivo, en especial luego de que el ‘No’ al acuerdo de paz ganara en el plebiscito realizado en Colombia, el domingo pasado.

No obstante, el Comité anunció ayer que el Premio Nobel de la Paz de este año se adjudica al presidente colombiano, Juan Manuel Santos. “Esperamos que esto aliente todas las buenas iniciativas y a todos los actores que podrían tener un papel decisivo en el proceso de paz y aportará finalmente la paz a Colombia después de décadas de guerra”, declaró la presidenta del Comité Nobel noruego, Kaci Kullmann Five.

Según el texto del Comité Nobel, “existe un peligro real de que el proceso de paz se interrumpa y de que la guerra civil se reanude”, lo que hace “más urgente el respeto del alto el fuego por las partes”.

El fracaso de la consulta obligó a Bogotá y a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a reanudar sus negociaciones, a las que el Comité Nobel dio ayer un espaldarazo con el peso simbólico del Premio. “El hecho de que una mayoría de votantes dijera no al acuerdo de paz no significa necesariamente que el proceso de paz esté muerto”, argumentó el Comité. “El referendo no era una votación a favor o en contra de la paz”, agregó.

En tanto Santos, de 65 años, aseguró ayer que dedicaba el prestigioso galardón al pueblo colombiano. “Recibo este Premio en su nombre: el pueblo colombiano que tanto ha sufrido por esta guerra”, afirmó, en declaraciones en una entrevista a la Fundación Nobel. “Estamos muy, muy cerca de alcanzar la paz”, agregó.

El Mandatario colombiano calificó el galardón como un “mandato” para sacar adelante el acuerdo con las FARC y un “tributo” a las víctimas, por lo que se comprometió a trabajar sin descanso por la “unión y la reconciliación” del país.

“Es por las víctimas, y para que no haya una sola víctima más, un solo muerto más, debemos reconciliarnos y unirnos para culminar este proceso, y comenzar a construir una paz estable y duradera”, agregó Santos en una alocución en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, ante promotores del Sí en el plebiscito.

Antiguos halcones convertidos en palomas, Santos y el comandante de las FARC, Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’ o ‘Timoleón Jiménez’, firmaron el pasado 26 de septiembre un acuerdo histórico para poner fin a un conflicto de más de medio siglo.

Contra todo pronóstico, el pueblo colombiano rechazó el acuerdo en un plebiscito el domingo pasado, reclamando entre otras medidas que los guerrilleros desmovilizados no puedan participar en la vida política y que vayan a la cárcel, en lugar de beneficiarse de penas alternativas.

Desde Cuba, ‘Timochenko’ celebró el Premio. “Felicito al presidente Juan Manuel Santos, a garantes Cuba y Noruega, acompañantes Venezuela y Chile sin los cuales sería imposible la paz”, escribió en su cuenta de Twitter.

Por su lado, Álvaro Uribe, expresidente colombiano y gran triunfador del plebiscito, felicitó asimismo a su sucesor y adversario. Pero al mismo tiempo, lanzó una puya, pues deseó que el Premio “conduzca a cambiar acuerdos dañinos para la democracia”.

También, los máximos representantes de la Unión Europea felicitaron a Santos por “la distinción que alienta a seguir buscando la paz”.

En el mismo tono, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró que este Premio llega en “un momento crucial” y “trae esperanza y aliento necesarios a la población colombiana”.

Santos, que cuando fue ministro de Defensa durante la presidencia de Uribe lanzó la mayor ofensiva contra la guerrilla marxista, decidió no obstante seguir la vía de las negociaciones tras ser elegido presidente, hace seis años.

Aunque hace apenas unos días aseguraba no buscar el Nobel, la recompensa fortalece al Presidente en su búsqueda de una reconciliación de Colombia, azotada por décadas de violencia de guerrillas, paramilitares y fuerzas estatales que han causado unos 220 000 muertos, 45 000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

El Premio, que consiste en una medalla de oro, un diploma y un cheque de ocho millones de coronas suecas (unos USD 950 000), le será entregado en Oslo el 10 de diciembre.

¿Y el premio a las FARC?

Conforme a la tradición, el Comité Nobel no quiso explicar por qué no habían sido copremiadas las FARC. Preguntada sobre esta cuestión, Kullman Five no quiso contestar y alegó: “Nunca hacemos comentarios sobre otros candidatos u otras posibilidades”.

La exsenadora y exrehén de la guerrilla Íngrid Betancourt opinó en cambio que el grupo armado “merecía también haber recibido el Nobel de la Paz”, en una entrevista a un canal de noticias francés I-Télé.

“Un premio a las FARC habría probablemente sido mal percibido por quienes son escépticos sobre el acuerdo de paz”, explicó el director del Instituto de investigación sobre la paz de Oslo (Prio), Kristian Berg Harpviken.

Asimismo, la revista colombiana Semana, en un análisis acerca de la distinción adjudicada al sucesor de Álvaro Uribe, destacó: “El Nobel solo a Santos, ¿una excepción a la regla?”. Y añadió: “En los premios del Comité noruego a negociadores de paz, en varias ocasiones el galardón ha ido a parar a ambas partes”.

Reacciones

Barack Obama
, presidente de EE.UU., alabó a Santos, por su valiente e incansable liderazgo en la búsqueda de la paz y comprometió su apoyo para lograr ese objetivo.

Luis Almagro, secretario general de la OEA, señaló que el Premio representa “un incentivo para llegar a la paz duradera e incluyente” y que “no hay lugar para desfallecer”.

‘Iván Márquez’, el jefe negociador de las FARC, deseó que el Premio Nobel a Santos dé “la fuerza necesaria” para sacar adelante el acuerdo de paz en Colombia.

Rafael Correa, presidente de Ecuador, exclamó: “¡Que viva Colombia!”. Además, dijo que “hoy es un día de fiesta para toda la región”.

Mauricio Macri, jefe de Estado argentino, dijo que Santos está “comprometido con poner fin a una guerra en la que murieron cientos de miles de colombianos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)