14 de mayo de 2017 14:24

Seis niños nacieron en las primeras horas de este Día de la Madre, en Guayaquil

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Elena Paucar

El llanto de Ivanna fue el mejor regalo que pudo recibir Inés Figueroa por el Día de la Madre, que se festeja este domingo 14 de mayo del 2017, en el país. Aún no era el momento, pero la pequeña -que pesó 26 kilos y 49 centímetros de talla- decidió adelantarse para sorprenderla.

En el Hospital Alfredo Pulson, Ines Figueroa tuvo su hija a las 01:47 de la madrugada de este 14 de mayo del 2017. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

En el Hospital Alfredo Pulson, Ines Figueroa tuvo su hija a las 01:47 de la madrugada de este 14 de mayo del 2017. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Ayer en la tarde, 13 de mayo, comenzaron las contracciones. Inés pensó que solo era una falsa alarma, porque recién atravesaba las 36 semanas. “Estaba preocupada. No sabía si estaría bien, si iría a una incubadora. Cuando oí sus gritos me alegré”, cuenta sonriente, recostada en una camilla, en una de las salas del hospital Alfredo G. Paulson, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, en la Costa del país.

Ivanna nació a las 01:47 de este domingo . Fue la primera en ser recibida por los médicos en las salas de parto en este día especial.

Gabriela tampoco quiso esperar más tiempo para estar junto a su familia. Su mamá, Inna Vásquéz, soportó intensos dolores desde la noche del sábado. Para este domingo había planificado pasar en casa, junto a su mamá. Pero terminó en el hospital Paulson, donde se convirtió en madre por primera vez, a las 04:18.

En el Hospital Alfredo Pulson, Inna Vasquez tuvo a su hija a las 04:18 de la madrugada de este 14 de mayo del 2017. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

En el Hospital Alfredo Pulson, Inna Vasquez tuvo a su hija a las 04:18 de la madrugada de este 14 de mayo del 2017. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

“Gracias a Dios está bien -cuenta aliviada Inna-. En cuanto nació me la pusieron en el pecho y empezó a comer. El doctor me dijo que es bien despierta”. Los halagos no le quitaban el sueño a Gabriela, quien al mediodía reposaba angelicalmente entre los brazos de mamá.

Hasta el mediodía, seis pequeños llegaron para alegrar a sus familias en este día especial. Ivanna, por ejemplo, es la más esperada en casa.

La pequeña es la tercera hija de Inés y sus hermanos Johan, de 7 años; y Amada, de 5, están ansiosos por verla. Ellos ya intuían que su hermanita daría una sorpresa.

“El viernes, cuando llegaron de la escuela, me dieron unas cartitas y una rosa. Ahora deben estar emocionados, ya querían que salga pronto”, relata sonriente mientras acurruca a la nena sobre su pecho.

El martes, después de la recuperación por la cesárea, Inés regresará a casa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)