3 de agosto de 2014 00:05

Netanyahu: "La operación militar en Gaza durará el tiempo que sea necesario"

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habla durante una conferencia de prensa en el Ministerio de Defensa en la ciudad costera de Tel Aviv. Israel continuará con su campaña militar en la Franja de Gaza durante el tiempo que sea necesario. Foto:

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habla durante una conferencia de prensa en el Ministerio de Defensa en la ciudad costera de Tel Aviv. Israel continuará con su campaña militar en la Franja de Gaza durante el tiempo que sea necesario. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
EFE
Tel Aviv, Israel

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo este sábado, 2 de agosto, en un confusa comparecencia, que el Ejército continuará la operación en Gaza "hasta conseguir los objetivos" y que reorganizará sus fuerzas en la franja "de acuerdo a las necesidades de seguridad" de Israel.

En una intervención televisada en la sede del Ministerio de Defensa, en Tel Aviv, Netanyahu agregó que su gobierno no abandona la operación militar que lanzó el 8 de julio pero que "después de completar la destrucción de túneles", se guiará "exclusivamente" de acuerdo a principios de seguridad, lo que ha sido interpretado como un próximo repliegue de fuerzas.

"No voy a decir cuándo terminaremos y adónde iremos, no tenemos ningún compromiso más allá de nuestros intereses de seguridad", afirmó el primer ministro en una comparecencia junto al titular de Defensa, Moshé Yaalón, y en la que insistió que hasta que la población israelí no tenga "calma" no cesará la ofensiva.

"Prometimos que devolveríamos la calma a la población israelí, no importa cuánto tiempo se necesite ni qué medios debamos emplear", subrayó sin hacer un anuncio claro sobre si sus fuerzas se retirarán de la Franja en los próximos días o sobre si enviará una delegación a El Cairo para negociar un alto el fuego con el movimiento islamista palestino Hamás.

Los principales comentaristas locales no se ponían de acuerdo esta noche al interpretar el mensaje del primer ministro, pero todos coincidían en que se trata de una nueva fase, de una reducción de las actividades ofensivas hasta ver cómo evoluciona la situación.

En ese sentido Netanyahu precisó que "nos desplegaremos en aquellos lugares que nos sean cómodos para reducir el riesgo de los soldados". Las fuerzas blindadas y de infantería israelíes, que estas últimas dos semanas han estado dentro de zonas urbanas en la franja, lo que les ha causado decenas de bajas, comenzaron a replegarse por la tarde hasta tomar posiciones junto a la frontera, pero aún del lado palestino.

Sólo en la zona de Rafah, en el sur de la franja junto a la frontera con Egipto y donde buscan a un soldado desaparecido el viernes al que Israel da por capturado, era notoria aún una fuerte presencia militar israelí.

"No tenemos nada contra la población de Gaza que no está relacionada con el terrorismo", dijo Netanyahu, que se quejó de que "Hamás ha invertido largos años en la construcción de sus infraestructuras terroristas".

Horas antes, fuentes de su oficina habían filtrado a los medios locales que Israel había adoptado un planteamiento unilateral por el que se retiraría de Gaza sin llegar a un alto el fuego con Hamás, a fin de no tener que hacer concesiones en las negociaciones.

A partir de ahora, explicaron, el Ejército respondería bajo la fórmula de "calma por calma". El Canal 10 informó esta noche de que una pequeña parte de las fuerzas israelíes había cruzado la frontera, pero que llevará días hasta que terminen un repliegue completo.

En su comparecencia, Netanyahu también agradeció el apoyo de Estados Unidos, con el que ha tenido varios enfrentamientos diplomáticos estos últimos días, y el de los gobiernos europeos, a los que pidió su ayuda para la reconstrucción de la franja y su desmilitarización.

También destacó la "relación especial que se ha gestado con los países de la región", en alusión a Egipto, Jordania y Arabia Saudí, y que, a su entender "abrirá oportunidades nuevas al terminar la campaña". A diferencia de Catar o Turquía, que apoyan a Hamás, varios de los países pro-occidentales de Oriente Medio se han abstenido de condenar abiertamente a Israel por su operación contra el movimiento islamista, que a su vez se ha quejado duramente de la falta de solidaridad con un pueblo árabe como el palestino.

"Hay pueblos en el mundo que entienden perfectamente quién es Hamás", afirmó el primer ministro israelí, que subrayó que lo único que quiere Hamás es que "la población de Gaza sufra".

Izzat Risheq, uno de los dirigentes del movimiento islamista, reaccionó por las redes sociales a las palabras de Netanyahu diciendo que se trata de "un discurso de frustración y fracaso" con el que el primer ministro israelí "quiere levantar la moral de su desmoronado ejército".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)