13 de February de 2012 00:00

Visión anti TLC gana fuerza en el Gobierno

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Desde que el país retomó los acercamientos con la Unión Europea para reiniciar los diálogos de un Acuerdo Comercial para el Desarrollo (ACD) las contradicciones sobre el tema, al interior del Gobierno, han sido permanentes.

El 5 de febrero del 2010, el presidente Rafael Correa anunció la reanudación de los diálogos con la UE, suspendidos un año antes. Sin embargo, al poco tiempo el canciller Ricardo Patiño anunció que no se firmaría un Tratado de Libre Comercio, sino un documento que responda a las asimetrías entre el país y el bloque.

Esa misma posición, que se ha mantenido hasta la fecha, la comparten otros funcionarios de Cancillería. El viceministro Kintto Lucas, por ejemplo, ha sido uno de los más fervientes opositores a la firma de un tratado con al UE.

“Si quieren un TLC les tenemos que decir no, a eso no aspiramos”, ha dicho. Desde mediados del año pasado, el funcionario ha estado involucrado en una serie de ‘impasses’ alrededor de este tema y, a causa de su postura, ha tenido conflictos con empresarios y con otros miembros del Régimen.

Una de ellas es la ex ministra Coordinadora de la Producción y hoy embajadora del país en EE.UU., Nathalie Cely. Aunque siempre señaló que “no cree en el bobo aperturismo”, su posición frente al acuerdo ha sido positiva.

Esto le generó confianza en el sector empresarial del país. Un acercamiento similar han tenido con el viceministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, cuya postura se ha orientado a reiniciar los diálogos para lograr el llamado “Acuerdo Comercial para el Desarrollo” con la UE.

Esta postura, frente a la de sus colegas de la sección política de Cancillería, ha demostrado las contradicciones internas de esta Cartera de Estado. Los conflictos han llegado a tal grado que, por pedido de la Presidencia, el Canciller se ha convertido en el único vocero sobre este tema.

Pese a que el presidente Correa ha insistido en la voluntad de negociar con la UE -aunque no un tratado tradicional- fuera de los pasillos gubernamentales las posturas de funcionarios anti-acuerdo comercial continúan.

El titular de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), Fander Falconí, por ejemplo, advirtió hace dos semanas que la propiedad intelectual, la soberanía alimentaria, los servicios y las compras públicas del país corren serios riesgos de llegar a un tratado con el bloque.

“El TLC que pretende firmar el Ecuador con la UE, lejos de aumentar las opciones del Buen Vivir, a partir de una matriz productiva más eficiente y amplia, confirmará la matriz productiva heredada del siglo XIX”, señala.

Estas aseveraciones están dentro del libro ‘El Retorno de las Carabelas’, en el que colaboró junto a otros actores, entre los que está Alberto Acosta, ex presidente de la Asamblea Constituyente.

Otros ex funcionarios del actual Régimen, como Katiuska King, han criticado el posible acuerdo advirtiendo que el país pone en serio riesgo la posibilidad de transformar su matriz productiva.

Mientras, en foros académicos, miembros de Cancillería, como Pablo Piedra, han dado un tono más bien técnico al proceso marcando contrastes entre un TLCy el ACD. El trato diferenciado de las partes, el desarrollo endógeno nacional, son algunos de los puntos base del posible acuerdo.

El sector privado

El Comité Empresarial Ecuatoriano advirtió que la Unión Europea es el principal mercado de las exportaciones no petroleras. Roberto Aspiazu, director ejecutivo del ente, criticó las contradicciones del Régimen.

La Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), a fines de enero, calificó como ambiguo el accionar del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Felipe Ribadeneira, titular de Fedexpor, señaló que un acuerdo ayudará a las empresas de la economía popular y solidaria. El 75% de sus exportaciones va a la Unión Europea.

El ex canciller José Ayala Lasso señaló que las contradicciones sobre la UE generaron un ambiente negativo. Explicó que no hay antecedentes de situaciones similares en la Cancillería.

Jorge Luis González  
Dir.  Instituto N. Compras Públicas
Su postura.  La Constitución, en su artículo 288,  dice  que se priorizarán los productos y servicios nacionales. El Estado prioriza la oferta interna competitiva.

Fernando Yépez
Embajador en Bruselas
Su postura.  Sostiene que la posición del presidente Rafael Correa está determinada en un boletín del 7 de enero. Es decir, Ecuador no busca un TLC.

Santiago León
Ministro Coord. de la Producción
Su postura.  Es optimista frente al proceso de diálogos con la UE. Pero mantiene un perfil bajo y no se ha pronunciado sobre los ‘impasses’  alrededor del tema.

Francisco Rivadeneira
Viceministro de Comercio Exterior
Su postura.  Apoya la negociación de un Acuerdo Comercial para el Desarrollo. Mantiene un acercamiento con los empresarios y los exportadores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)