Puerto Rico cae en la categoría de los bonos "basura"

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
San Juan. EFE

Puerto Rico se convirtió hoy en el primer territorio estadounidense con una calificación equivalente a la de bono "basura" o "chatarra", después de que, tras meses de advertencias, la agencia de calificación Standard & Poors (S&P) decidiera rebajar la nota que confiere a la deuda de la isla.

"Este es un momento para que el país crezca. Es una oportunidad para empezar de cero. Si bien mi Administración no es responsable de esta situación, como gobernador me hago responsable de sacar al país de ella", dijo en respuesta hoy Alejandro García Padilla.

En una conferencia de prensa convocada en La Fortaleza, sede del Ejecutivo, minutos después de difundirse la noticia de la degradación, el gobernador puertorriqueño añadió: "A los puertorriqueños que creen y aman a Puerto Rico, los convocamos a continuar trabajando por la reconstrucción del país".

Rodeado de su equipo financiero, el gobernador, que lleva poco más de un año en el cargo, dijo en varias ocasiones que la rebaja de calificación "no es justa con Puerto Rico".

"Parece que cada vez que sacaban un informe diciendo que teníamos que hacer algo, no creían que lo fuéramos a conseguir, pero nosotros lo hacíamos; así que sacaban otro elevando aún más el listón. Hasta que se han dado cuenta de que lo hacíamos todo y han rebajado la deuda igualmente", lamentó el gobernador.

Reconoció que "no van a ser tiempos fáciles" pero que están "comprometidos a tomar las acciones correctas y sensibles para reconstruir a Puerto Rico".

En ese sentido, insistió en que su equipo seguirá trabajando para buscar alternativas de financiación para ganar liquidez, una de las principales razones alegadas hoy por S&P para bajar la calificación de las obligaciones generales de Puerto Rico.

En la escala de S&P, las calificaciones que llevan alguna letra A, así como las que tienen tres letras B, entran en el grado de inversión (en las que es seguro invertir), mientras que las que llevan dos letras B, alguna C o alguna D son del grado especulativo (que implican demasiado riesgo).

Esa es la razón por la que las obligaciones generales de Puerto Rico, que hasta ahora tenían una nota de BBB- y desde hoy tienen BB+, han pasado del grado de inversión al especulativo.

La secretaria de Hacienda, Melba Acosta, reconoció en la misma conferencia que, entre otras consecuencias, la degradación va a adelantar la obligación de pagar parte de la deuda pública, que en total ronda los 70.000 millones de dólares, y "puede haber aumentos de tasas de interés".

Sin embargo, aseguró que ya estaban preparándose "para este escenario".

"No nos pilla por sorpresa", por lo que hay negociaciones en marcha con algunos bancos para que se retrasen esos vencimientos u ofrezcan planes de pago, explicó.

"Esperamos que estas negociaciones salgan bien. Algunas ya están muy avanzadas", adelantó Acosta, quien dijo que una prioridad ahora es acelerar la obtención de nuevas vías de financiación, para lo que, entre otras opciones, se trabaja en una nueva emisión de deuda.

Tras expresar el apoyo de todo el equipo financiero a García Padilla, dijo a los puertorriqueños que "este es un reto más de los muchos a los que hemos tenido que hacer frente" y reconoció que desde que en enero de 2013 el actual Gobierno tomó las riendas "sabíamos que existía esta amenaza".

Para S&P, los problemas de liquidez de la isla se suman a sus dificultades para acceder en buenas condiciones a los mercados de deuda.

"Que la calificación no sea menor se debe a los avances que la actual Administración ha hecho en la reducción del déficit y lo que vemos como una exitosa reforma de los sistemas pensiones de empleados públicos y maestros, que se habían esquivado durante años", valoró la agencia.

Igualmente, dijo que "la intención de reducir el déficit de este ejercicio fiscal en 170 millones de dólares y presentar un presupuesto equilibrado para el año fiscal 2015 puede conducir a la mejora de crédito a largo plazo".

Además, valoraron el compromiso expresado en todo momento por la Administración de pagar sus compromisos con los titulares de deuda de una isla con cerca de 3,5 millones de habitantes que acumula siete años en recesión, la tasa de desempleo más elevada de EE.UU. y una preocupante emigración de la fuerza laboral más preparada.

Desde la oposición, además de atribuir toda la responsabilidad al actual Gobierno, la representante del Partido Nuevo Progresista (PNP) María Milagros Charbonier reclamó la intervención de EE.UU.

"Es hora de que se realice un cambio político, jurídico y económico en Puerto Rico. Es hora que EE.UU. intervenga para salvar nuestra economía", reclamó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)