Proyecto del IESS se hizo en lote ajeno

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Mónica Orozco.  Coordinadora

En 1999, el economista Tito Jirón y su familia adquirieron un terreno en Cotocollao, norte de Quito, con la idea de montar allí un negocio propio.

Pero al visitar su terreno en enero del año pasado, Jirón encontró, con sorpresa, maquinaria pesada trabajando en el sitio, un muro y un portón de metal que le impedía ingresar a su propiedad.

En el terreno se habían levantado columnas y una losa de hormigón de lo que parecía ser un gran edificio.

Con asombro, en la parte frontal del terreno leyó en un cartel: Torre de Consultorios Médicos Lote 100 Biess-IESS.

Al verlo comprendió inmediatamente lo que había ocurrido. El proyecto Lote 100, que paradójicamente lleva el nombre del sitio donde se debía construir, se estaba levantando en el lote 47 de su propiedad.

El lote 100 se ubica en la misma zona, pero a unos 200 metros más al sur de su terreno.

La historia empezó en el 2009 cuando el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) decidió incursionar en el mercado inmobiliario para, a través de constructores privados, levantar viviendas y proyectos institucionales como consultorios, hospitales, etc.

Uno de ellos fue Lote 100: una megaobra de 163 consultorios médicos, laboratorios, rayos X, farmacia y 360 parqueaderos.

Para levantarlo, el IESS constituyó un fideicomiso, que luego paso al Biess. Bajo esta figura, el IESS aportó el terreno; el Biess, el capital; y el constructor planifica y construye.

La obra está a cargo del Consorcio Condhor Cía. Ltda. y el ingeniero Fernando Darquea.

Pero por error, este proyecto, valorado en USD 16,97 millones, empezó a levantarse en un terreno equivocado.

Según Darquea, gerente técnico del proyecto, el problema se dio cuando el IESS sacó a licitación el proyecto, con el dato de ubicación equivocado, según página web. En mapas y fotografías aéreas, que fueron parte del concurso del IESS, se señala el lote de Jirón como el sitio del proyecto.

Esta información señala como dirección a las calles Juncal y De los Eucaliptos. El lote 100 está en la Juncal, pero las intersecciones son, en realidad, Ambrosi y De los Cerezos. El dato erróneo también consta en otros documentos como el avalúo del terreno del IESS.

La fiscalización, que debe presentar un informe mensual de avance de obra al fideicomiso, tampoco se percató del error hasta que al tercer mes de iniciada la obra Jirón se presentó y reclamó por la invasión.

El fiscalizador de la obra, Pablo Montalvo, dice que aunque recibió el proyecto cuando ya había iniciado el movimiento de tierras, hizo verificaciones.

Según dijo, la pendiente y dimensión del terreno e incluso los estudios topográficos coincidían con la documentación entregada por el fideicomiso. "Hay coincidencias importantes entre un terreno y otro".

Dice que trabajó con mapas y la dirección constante en documentos entregados por el fideicomiso. "No podía dudar de esa información".

En el lote 47 se habían hecho obras por un valor de USD 1,2 millones antes de percatarse de la equivocación, dice Darquea.

"Ese valor no fue endosado ni al Biess ni al IESS. Lo asumimos nosotros. Como constructores jamás habríamos dudado de la información que nos proporciona nuestro cliente para comenzar a trabajar en el proyecto. Es un error de buena fe", puntualiza Darquea.

Luego de que el constructor asumió ese valor, la Junta del Fideicomiso del proyecto, integrada por dos representantes del Biess y uno del constructor, amplió el plazo de la obra, con lo cual esta pudo iniciar en el lote correcto, en febrero del año pasado.

Un año después, los consultorios reportaron un avance del 66% en el terreno correcto.

Mientras, el lote de Jirón aún conserva los cimientos, las columnas, la losa, los muros...

El propietario de este terreno demandó por USD 10 millones al constructor, al Biess y al IESS.

La causa se presentó el 5 de diciembre pasado en el Juzgado Cuarto de lo Civil de Pichincha, luego de que no pudo llegar a un acuerdo sobre la indemnización a pagarse.

Handel Guayasamín, presidente del Colegio de Arquitectos, comenta que todo proyecto constructivo debe pasar por un proceso de verificación previo a su inicio. Por lo general, dice, se exige al propietario que entregue las escrituras y el constructor tiene que asegurarse que el terreno corresponda al propietario y no a un vecino.

"No es un caso común (que se construya en un terreno equivocado), porque los propietarios tienen un cuidado sobre sus pertenencias o porque los profesionales nos aseguramos que estamos actuando en un territorio habilitado por el propietario", señala.

Las autoridades del Biess que estuvieron a cargo del tema en aquella época no se pronunciaron. El expresidente del Directorio del Biess, Ramiro González, dijo que quien debía referirse al tema era el gerente del banco de ese entonces Efraín Vieira, pero él respondió: "Ahora soy representante de otra cosa. Acérquese a los representantes del Biess".

Según Gustavo Abdo, exjefe de Negocios Inmobiliarios y Fiduciarios del Biess, se dio un acta de entendimiento entre el Biess y el constructor, pero dijo: "yo ya no participé en eso".

Este Diario solicitó la versión al Biess sobre el tema. Mientras aún estaba en funciones su gerente de inversiones (e), Guillermo Navarro, deslindó responsabilidades del banco y mostró la carta donde el constructor reconoce el error.

"En términos teóricos se puede decir cualquier cosa, pero lo que vale son los hechos factuales, en este caso la carta", señaló en marzo pasado.

En el terreno de Jirón el óxido le gana la batalla a las varillas que sobresalen de la obra, la cual está hoy abandonada.

En contexto
El Seguro Social decidió incursionar en el mercado inmobiliario en el 2009 bajo fideicomisos inmobiliarios, que en el 2010 pasaron al Biess. El banco tiene hoy 63 fideicomisos inmobiliarios. De esos, 21 están en liquidación. Otros, como el Lote 100, están en ejecución.

Cronología
9 de dic/2009
El IESS creó el Fideicomiso para el Desarrollo del Mercado Inmobiliario. Hizo concursos para escoger promotores para desarrollar proyectos en sus terrenos.

Sep / 2010
El IESS suscribió la carta de intención con Condhor Cía. Ltda. y el ingeniero Fernando Darquea, únicos oferentes del proyecto Lote 100.

Nov / 2010
El IESS cedió los derechos fiduciarios del Fideicomiso para el Desarrollo del Mercado Inmobiliario al Banco del IESS (Biess).

Nov / 2012
Luego de constituirse el fideicomiso para el proyecto Torre de Consultorios Lote 100, los constructores arrancaron con las obras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)