17 de December de 2010 00:00

Los premios enganchan clientes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

Con sus manos apoyadas en la puerta de un Lexus convertible, Ángel Asencio mira el interior del lujoso auto. Debajo del colorido árbol de Navidad del Centro Comercial San Marino, ubicado en el norte de Guayaquil, está parqueado este carro, cuyo valor se aproxima a los USD 100 000.

Por cada USD 25 en compras los clientes acceden al sorteo de este y otros artículos. “Llevarse el auto es para algunos la oportunidad de venderlo y comprarse una casa”, resalta Lorena Weisson, jefa de Mercadeo de San Marino Shopping. La inversión del ‘mall’ por las fiestas navideñas bordea los USD 500 000.Diariamente, 40 000 personas pasean por el San Marino. La campaña del año pasado aumentó en un 11% el promedio de visitas al centro comercial. Este año el objetivo es conseguir, al menos, que 45 000 personas recorran el sitio cada día.

El ambiente del lugar invita en especial a jóvenes clientes, de entre 18 y 35 años. Cuenta con 200 locales comerciales y 50 islas, el 60% de ellos son franquicias de marcas internacionales.

Otro escenario muestra el Mall del Sol, ubicado en la avenida Juan Tanca Marengo, en el norte. Desde hace 13 años es el centro comercial más grande de la urbe, con 252 locales y 68 islas.

Por cada USD 30 los clientes podrán acceder a un sorteo, donde el premio principal es una casa en la urbanización Ciudad Celeste, equipada con refrigeradora, microondas, blu-ray, televisor y aire acondicionado.

Sofía Naranjo, gerente de Marketing de Mall del Sol, cuenta que al finalizar la campaña habrá 140 clientes favorecidos. Cada mes asisten 1, 3 millones de personas al lugar, la expectativa para diciembre es conseguir un 20% más de visitantes.

En el otro extremo de la ciudad se ubica el centro comercial Mall del Sur, con 130 locales y 33 islas. Su propuesta “Navidad pa’ gozar” busca captar la atención de padres e hijos.

Las tradicionales fotos debajo del árbol de Navidad, adornado con guirnaldas doradas y rojas, junto a Papá Noel y los estrenos de películas navideñas en Cinemark, reflejan su apuesta a la diversión en familia. Mensualmente recibe un millón de visitantes, en diciembre la cifra crece en un 50%. Leticia García, gerente de marketing de Mall del Sur, explicó que la inversión por estas fiestas es de casi USD 380 000. La mitad de este presupuesto fue para los premios.

Por cada USD 20 en facturas, los clientes acceden al sorteo navideño, donde el premio mayor es una casa en la urbanización SamboCity, en el kilómetro 12 vía a Samborondón.

Autos deportivos, casa, camión o un bus

Los premios más grandes por las compras navideñas están en el sur de Quito. Un auto deportivo Camaro, un bus y un camión son los ganchos para impulsar las compras en el Quicentro Sur, mientras que su competencia directa, -el Centro Comercial El Recreo-, propone una casa, una camioneta Luv y un auto Aveo.

La estrategia de ambos centros comerciales apunta a unos consumidores que buscan ponerse un negocio propio o necesitan herramientas para trabajar: la camioneta, el bus o el camión.

Todos los premios nacen de estudios de mercado, pero la decisión de los premios dependen de la estrategia de cada uno.

‘Regalos tan grandes como su gente’ es el eslogan del Quicentro Sur, que busca reflejar varias características del sur de Quito. Ahí vive la mayoría de capitalinos y también está el mayor centro comercial del país.

Los premios debían ir en la misma línea de grandeza, dice Natalia Rodríguez, administradora general del Quicentro Sur, que en esta temporada recibe entre 50 000 y 60 000 personas al día y que ayer llevó a cabo su día de descuentos.

Este centro comercial quiere posicionarse en el mercado del sur como un lugar donde se puede adquirir artículos de “mejor calidad sin pagar más”.

La estrategia de El Recreo es similar. Realizó su día de descuentos el miércoles pasado con su eslogan: ‘Por precios, por premios, prefiero mi Recreo’.

En el norte de Quito la competencia es diferente. El ‘mall’ El Jardín y el Quicentro, por ejemplo, compiten por marcas y los premios navideños están en la misma línea.

El Quicentro ofrece un Lexus convertible porque sus clientes están en el segmento medio y alto y el centro comercial se ha caracterizado por innovar con los autos que sortea en esta temporada.

Los clientes buscan y prefieren el ‘glamour’ de las marcas, dice Ana María González, jefa de Mercadeo. En El Jardín se promociona un 4x4 llenó de dinero en efectivo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)