23 de February de 2012 00:04

Nuevo conflicto en el Coca-Codo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La construcción de la Central de Generación Hidroelécrica Coca-Codo Sinclair, a cargo de la empresa Sinohydro desde el 2010, registra una nueva denuncia.

La contratista ecuatoriana Sakoto Construcciones exige a la firma china el pago USD 3,6 millones como honorarios no cancelados por la construcción de tres campamentos para trabajadores.

Frente a ello, los funcionarios de Sinohydro dijeron que no se pronunciarían sobre el tema porque se encuentra actualmente en un proceso de mediación con Sakoto en el Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Quito.

La empresa pública Coca-Codo Sinclair, administradora y dueña de la obra, tampoco quiso referirse al tema, al igual que la firma mexicana CFE, fiscalizadora de la Central Hidroeléctrica.

Alicia Arrobo, gerenta financiera de Sakoto, presentó cerca de 20 carpetas de documentos que sustentan su reclamo. El primer contrato se suscribió el 27 de marzo del 2011, para la construcción de un campamento en el sector de San Luis, en el kilómetro 160 en la vía Quito - Lago Agrio, en la provincia de Napo.

El contrato de Sakoto en este campamento, explicó Arrobo, alcanzaba un valor cercano a los USD 2,5 millones e implicaba la construcción de 22 villas, cada una de 230 metros cuadrados.

Uno de los puntos de conflicto fue la curación de la madera que se utilizaría para la construcción de las villas. La empresa Sakoto, sostiene que dentro del contrato no estaba contemplado el costo de curar la madera. Sin embargo, personal de la firma pública Coca-Sinclair exigió que se lo haga luego de que empezara la obra.

Esos gastos incrementaron los costos de la contratista, lo cual, sin embargo, no quiso reconocer Sinohydro, según Alicia Arrobo.

Mientras surgían estos problemas, Sakoto firmó otro contrato para la construcción del campamento en el sector de El Salado, por USD 2,5 millones. Y un tercer contrato por USD 1,6 millones para construir un nuevo campamento en el frente de Casa de Máquinas del proyecto.

Ninguna de estas tres obras se llegó a finalizar, por lo que tampoco se concretaron los pagos.

De los USD 6,6 millones de los tres contratos, Sinohydro pagó como anticipo USD 2,8 millones.

Del campamento San Luis quedó listo el 98%; del campamento El Salado, el 60% y del campamento de la Casa de Máquinas, apenas el 20%.

Según Arrobo, la paralización de las obras se debió a dos hechos: la falta de pago de Sinohydro, luego de que ya se consumió el anticipo y una huelga organizada por los trabajadores contratados por Sakoto en noviembre pasado.

Para esa fecha estaba pendiente de pago el sueldo de un mes de los empleados, pero ante la falta de pago de Sinohydro, Arrobo argumentó que no se les pudo pagar.

Durante la huelga, los trabajadores secuestraron la maquinaria pesada de la constructora privada, entre retroexcavadoras, motores, compactadores y concreteras causando daños más de USD 400 000, según Arrobo.

El incidente devino en una protesta por parte de la firma china Sinohydro, la cual desalojó al personal de Sakoto de la obra, sin pagar lo adeudado.

En este escenario, el 17 de noviembre del 2011, el subgerente de Sinohydro, Wang Jinlong, envió una carta a los representantes de Sakoto para resolver el tema.

En el documento, al que este Diario tuvo acceso, el funcionario chino solicitó a la constructora que se acerque al campamento San Luis para realizar un inventario de la obra ejecutada y proceder al pago correspondiente, “con el fin de negociar los problemas relativos a la liquidación del subcontrato de la mejor manera”.

Arrobo mostró varios documentos respaldando el envío de esos requerimientos, pero Sinohydro no respondió con el pago.

“Pedimos a Sinohydro contratar un peritaje para que se mida cuánto avanzamos y ellos dicen que no. Son tan abusivos que sin tener un acta recepción o un acta de finiquito están construyendo sobre lo que nosotros hicimos”.

Este Diario buscó durante dos semanas las versiones de Sinohydro y de Coca-Sinclair, pero no hubo respuesta. En las oficinas de la primera, en Quito, funcionarios que pidieron no ser citados indicaron que el caso está se encuentra en un proceso de mediación ante la Cámara de Comercio de Quito desde enero de este año.


Demandas en fila

Sakoto   tiene  seis demandas en su contra  por  USD 900 000 de proveedores a los que adeuda por falta del pago de  Sinohydro.
Coca-Sinclair , firma  pública que administra la  central , no quiso referirse a la denuncia.  
 
La denuncia    fue presentada  ante la Presidencia de la República. El  secretario del presidente, Gustavo Jalkh, indicó en un oficio del 19 de enero del 2012  que el ministro de Sectores Estratégicos, Jorge Glas, se haría cargo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)