20 de November de 2011 00:05

El trabajo ‘navideño’ se reajusta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Más trabajo temporal o sobretiempo con el personal ya contratado. La industria ‘navideña’ dejó de tener la primera como única opción para abastecer la demanda de diciembre.

Las condiciones mejoraron para el trabajador, mientras que en algunos casos el mercado no reacciona a favor del empleador. De allí que las empresas de Guayaquil, en donde la tasa de ocupados plenos llegó al 49,3% en septiembre, se ajustan a su realidad.

Diana Quimí, por ejemplo, lleva dos años de estabilidad laboral en una fábrica procesadora de plásticos. Esta semana ya está por culminar el ensamblaje de volquetas de juguete. En 4 minutos es capaz de armar una con hasta 40 piezas diferentes.

Este año no ha visto nuevos compañeros en la planta, algo que sí sucedió a finales del 2010. Para entonces, la empresa había duplicado el personal y se registraron en total 80 empleados. Ahora solo quedaron los trabajadores fijos, pero sus ingresos aumentan porque deben trabajar dos horas más , incluso los fines de semana.

Bajo estas condiciones labora Miguel Ronquillo, uno de los más nuevos. “Hasta ahora me va bien. Trabajo 8 horas y a veces un poco más. Tengo un año aquí y maniobro la maquinaria”, dice.

Diana, por su parte, trabaja solo 6 horas diarias porque la empresa le otorgó su derecho al período de lactancia materna. “Tengo un bebé de 7 meses. Con este trabajo mantengo mi hogar y ayudo a mi esposo”, justificó. Ella forma parte de los ocupados plenos (tienen ingresos superiores al salario unificado y no desean trabajar más horas, según define el INEC).

Mario Echeverría, gerente de ventas de Plásticos Chempro, explicó que este año tuvieron que afrontar cinco incrementos de precios en la materia prima del plástico (polietileno y polipropileno), que implicó un aumento del 30%. Pero apenas subieron 5% a sus productos terminados, para mantener a sus compradores.

[[OBJECT]]Ese escenario, en que se sacrificó el margen de utilidad, complicó la posibilidad de contratar más gente. Además, los pedidos de su línea de juguetes se han reducido drásticamente en 10 años. Si para entonces representaban el 40% de su producción, ahora solo el 10%. Ahora se dedican a fabricar comederos y bebederos de aves y fundas para banano.

En un escenario distinto está la industria semiartesanal, que aún requiere de más mano de obra calificada para atender los pedidos.

Panadería y Pastelería California reclutó a 25 personas para el área de pan de Pascua desde octubre y los unió a sus otros 70 trabajadores, según explica Fernando Peñafiel, gerente de planta.

Los trabajadores temporales se quedarán hasta enero, para la fabricación de la Rosca de Reyes.

La tarea de ellos es ardua y a veces sofocante. El dulce aroma a confites, nuez y pasas emana de grandes hornos, de donde deben salir más de 100 000 panes de Pascua hasta fines de diciembre.

Del control de la mezcladora de masa está encargado Pedro Pino.

Él dice cumplir a gusto su trabajo, pero a ratos piensa tener un negocio propio que lo administre su esposa, para generar más ingresos. Tal vez, una sucursal de la misma California, dice.

Pero esa idea ya se la ganó su compañero Germán Mendoza, quien está a cargo del grupo de producción de pan de Pascua.

Él ha cursado varios seminarios internacionales en pastelería, promovidos por la misma firma. Dice ganar un buen salario en 40 horas de trabajo a la semana, pero cumplida su jornada ‘corre’ al local de su familia, en Durán.

Mendoza es parte de las otras formas del subempleo, porque busca más ingresos, pero a la vez está satisfecho con su trabajo. Es que así como los empleadores redefinen sus contrataciones, los empleados buscan ganar más.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)