2 de March de 2010 00:00

Menos ganancias extraordinarias de las petroleras privadas en 2010

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Negocios

El Gobierno proyecta una disminución en los ingresos que obtiene cuando el precio del barril de petróleo aumenta en el mercado internacional.

La participación estatal en las ganancias extraordinarias de las petroleras privadas asciende a USD 72,09 millones en 2010.

De acuerdo con el Ministerio de Finanzas, esa participación llegó a USD 460,4 millones el año pasado, cuando el precio promedio del barril del crudo ecuatoriano se ubicó en USD 52,56.

Pero en 2010, la Cartera de Estado proyectó menos ingresos (USD 388,3 millones), pese a que el precio promedio aumentó a USD 65,9 por barril.

Este diario buscó durante dos semanas una explicación del Ministerio de Finanzas, pero no obtuvo respuesta.

El analista petrolero, Edmundo Brown, indica que esta proyección podría considerar la falta de inversión de las compañías y la consecuente caída de la producción, debido al modelo contractual de transición vigente.

El ex presidente de la Asociación de Industrias Hidrocarburíferas, René Ortiz, coincide en que las empresas privadas han venido declinando su producción por la incertidumbre respecto a la nueva Ley de Hidrocarburos y los nuevos contratos que se negocian.

Asimismo, el representante del Observatorio de la Política Fiscal, Jaime Carrera, indica que la disminución obedece a la persistente caída de la producción.

La regulación de las ganancias extraordinarias se creó en abril de 2006 con la reforma a la Ley de Hidrocarburos, conocida como Ley 42 en el Gobierno de Alfredo Palacios. Ahí se estableció que las empresas privadas paguen al menos el 50% de las ganancias extraordinarias que obtuvieran por el incremento del precio del barril de crudo respecto al precio base fijado en la firma de sus contratos.

El precio base que las compañías mantenían en los contratos variaba entre USD 17 y USD 25 en 2006, cuando el precio por barril en ese año fue de USD 50,75.

Para octubre de 2007, el presidente Rafael Correa reformó con un Decreto el reglamento de aplicación de la Ley 42, estableciendo que las ganancias extraordinarias se repartirán: 99% para el Estado y 1% para las compañías.

Ante la amenaza de una lluvia de arbitrajes contra el Estado, se firmaron contratos temporales a partir de agosto de 2008.

En estos documentos se cambiaron tres cosas: precios base, participación en la producción y en las ganancias extraordinarias.

El precio base pasó de USD 20 a USD 50 en promedio.

Asimismo, el Estado aumentó su participación en el volumen de producción de las petroleras privadas, del 25% al 40%, también en promedio. Y la repartición de las ganancias extraordinarias quedó así: 70% para el Estado y 30% para las compañías.

Pero esas modificaciones eran temporales, pues aún se negocian nuevos contratos petroleros.

fakeFCKRemove

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)