La importación de alimentos sigue trabada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 1
Carolina Enríquez y Xavier Montero.  Redactores

La Resolución 116 del Comité de Comercio Exterior (Comex) se ha convertido en una fuerte barrera para el sector importador de alimentos.

El pasado 19 de noviembre se emitió esta nueva normativa que establece un control previo para la importación e incluye la presentación de un certificado de reconocimiento. Esto aplica a 293 partidas arancelarias, de las cuales 156 son alimentos.

La norma se notificó a la Aduana el 2 de diciembre y al siguiente día entró en vigencia. Eso complicó a los importadores, quienes no han podido cumplir con estas exigencias y, por lo tanto, en algunos casos, sus productos no han podido salir de las fábricas de origen.

Este es el caso de Datu Gourmet, una empresa que importa agua de coco, mantequilla, carne, salsa de soya, agua tónica, etc., de Chile, España, Uruguay, Estados Unidos y Dinamarca.

En estos dos últimos países están dos contenedores en espera, explicó Marco Salvador, del área de importaciones. "No contamos con stock y tampoco podemos importar".

Una situación similar la viven casi todos los 55 miembros de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas (Anfab). Christian Wahly, presidente del gremio, explicó que entre los más afectados están los negocios de comida rápida, cuya actividad se ha frenado. El empresario calcula que cerca del 20% de los productos alimenticios que se consumen en el país es importado.

Una de las empresas dedicadas a esta actividad es Dideal. Un representante de esta organización explicó que tras la entrada en vigencia del Reglamento del Comex no ha podido embarcar sus productos.

"Estamos a la espera. Durante este mes hemos indagado con las autoridades cómo realizar este proceso. Ahora que ya sabemos no encontramos un organismo que realice las inspecciones como se requiere".

Con esto último se refiere a que en el país no existen certificadoras avaladas por el Organismo de Acreditación Ecuatoriano (OAE) que entreguen el certificado de conformidad (y posteriormente el de reconocimiento por parte del Instituto Nacional de Normalización) para todas las partidas que están incluidas en la norma. Así lo reconoce un documento enviado por la OAE a una importadora de alimentos.

La autoridad respondió, a través de un boletín, que se han identificado organismos de acreditación para 93% de las partidas sujetas a reglamentos técnicos (en el país hay 135 órganos de evaluación de conformidad) y que hay productos marginales que serían los que no cuentan con verificadoras.

En ese caso, la alternativa para los importadores de este grupo es entregar un documento llamado 'reportes de ensayo del producto', emitido por laboratorios certificados por parte de la OAE.

Algunas empresas como La Favorita aseguran que deben adaptarse a las nuevas regulaciones del Comex y que, si bien puede haber pequeños cortes de disponibilidad de productos, no se ha afectado el proceso de abastecimiento.

La Aduana, por su parte, explicó que los importadores que no tienen los documentos no han embarcado los productos y por ende no hay registro de la mercadería que no ha llegado.

Según la entidad, en los puertos nacionales no existen contenedores retenidos por las nuevas normativas, pues con el control previo se notifica al comprador si le falta documentación para importar.

Punto de Vista: 'Ecuador era basurero del mundo'

Agustín Ortiz
Director del Instituto Ecuatoriano de Normalización (Inen)

El Inen genera dos tipos de reglamentación, la voluntaria y la obligatoria. Lo que pedimos es un certificado de conformidad, de que el producto que ingrese al país cumpla con dos o tres normas obligatorias citadas en cada reglamento. Hay países con muchos más reglamentos. En México, incluso con Acuerdos de Libre Comercio, tiene 700. Teníamos 70 reglamentos y malos. Hoy son 120 y serán 200 los que controlarán el 80% de lo importado. Cada ítem tiene su normativa y por lo general se ajusta a dos o tres parámetros de cumplimiento. El importador debe contratar un ente acreditado en la OAE.Cada aval cuesta desde los USD 100 a 2 500 y se hace por lote y por producto. El problema es que el Ecuador era considerado el basurero de los productos en el mundo.

Anexos

Lea un boletín del Organismo de Acreditación Ecuatoriana (OAE) sobre la certificación de partidas sujetas a control previo para poder importar

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)