31 de May de 2011 00:02

El Gobierno requiere cada vez más dinero para sostener su modelo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La publicación de la Cámara de Industrias y Producción presentada la semana pasada, llamada 'Balance de los primeros cuatro años del Gobierno del presidente Rafael Correa', registra algunas conclusiones que son secretos a voces.

Específicamente, el estudio asegura que el Gobierno actual es el que más ingresos ha percibido a lo largo de la historia. De hecho, de los USD 126 000 millones que el país registró en sus arcas fiscales desde que entró en vigencia la dolarización (2000), el 59,5% lo ha recibido la actual Administración, esto es USD 75 000 millones (sin contar el 2011). Sin embargo, se ha gastado más de lo que llegó: USD 77 000 millones.

De esta cantidad de recursos, las principales fuentes de inyección de dinero han sido los ingresos petroleros, los tributarios y la deuda externa e interna.

En cuanto a los recursos petroleros, el Gobierno disfrutó de una bonanza de precios solamente comparable a la década de los setenta, cuando el país descubrió el famoso ‘oro negro’. En los cuatro primeros años del Régimen, solo en el 2009, por la crisis financiera, los precios fueron menores a lo que se había presupuestado, es decir, en alrededor de USD 45 en promedio en ese año.

Pero por lo demás, ha disfrutado de precios favorables, casi llegando a duplicar, en algunas veces, el precio presupuestado.

Esa bonanza ha continuado en lo que va del presente año. En el primer trimestre el país recibió USD 462 millones adicionales por los altos precios del crudo (que en el primer trimestre promediaron USD 88), y por la renegociación de los contratos petroleros. Ello, según datos del Ministerio de Recursos No Renovables.

De la misma manera, los ingresos tributarios han crecido en el orden del 10 al 15% anual, hasta convertirse en el principal rubro de financiamiento de gasto corriente (sueldos del aparato burocrático, por ejemplo).

Entonces la pregunta surge, si el Gobierno ha tenido la ventaja de contar con grandes cantidades de dinero, ¿por qué requiere aplicar reformas tributarias o endeudarse externa e internamente para conseguir más y más dinero?

Para Roberto Mosquera, catedrático de la Universidad de las Américas (UDLA), la principal razón para esta sed de dinero es sostener el modelo económico del Gobierno basado en un fuerte sector público. “Para que su modelo funcione, el gasto va a ser cada vez mayor. Y, por lo tanto, a mayores gastos, mayor requerimiento de dinero para cubrirlos”.

Solo por citar un ejemplo, en sus cuatro primeros años el Régimen destinó para el gasto público un 40% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando lo ideal para una economía como la ecuatoriana es que esté entre el 25 y el 28%.

[[OBJECT]]

En enero, el Presupuesto de USD 23 950 millones, según el Ministro de Finanzas estaba “totalmente financiado”. Pero a los pocos días, el 8 de enero, sorpresivamente la declaratoria de emergencia de la Salud, supuestamente no contemplada, hizo desempolvar una reforma tributaria que ya había sido archivada dos veces en años pasados. La propuesta: subir los impuestos a cigarrillos, bebidas alcohólicas, medicamentos y llamadas celulares y cubrir esa brecha USD 406 millones.

Ese proyecto quedó congelado mientras se realizaba la consulta popular, pero ahora otra vez está en la agenda económica urgente del Ejecutivo. Y, nuevamente, todo esto, pese a que el precio del petróleo sigue a niveles históricos (ayer cerró a USD 100,38) y las recaudaciones tributarias hasta abril crecieron USD 15,9% frente al mismo período del 2010.

Para la presidenta del Colegio de Economistas de Pichincha, María Herrera, hay tres fuentes claves donde el Gobierno ha usado su maquinaria para fortalecer su modelo político-económico.

“Los pagos a la burocracia, la publicidad estatal y el aumento del bono han determinado que ahora la Caja Fiscal esté comprometida. Este Gobierno ha gastado en sus cuatro años algo similar a lo gastado una década antes. Así no hay caja que aguante”.

En efecto, mensualmente, el Gobierno tiene que satisfacer las necesidades de más de USD 454 000 burócratas, repartidos entre 20 nuevas entidades públicas creadas en estos cuatros años (ocho ministerios coordinadores, seis ministerios y seis secretarías). A todo ello hay que sumar un ajuste sustancial en sueldos de las Fuerzas Armadas y Policías y el aumento de los bonos de la Vivienda y de Desarrollo Humano.

Para el sociólogo José Antonio Andrade, sostener un modelo donde la sociedad esté alineada con el Estado implica grandes gastos. “Tengo que convencer y mantener al pueblo feliz. ¿Cómo lo hago? Dándoles dinero y obras. Y para eso, o les quito a los que más tienen, con impuestos, o me consigo plata de dónde sea. Al no poder imprimir billetes, entonces me endeudo con quien sea ”.

Otros datos

Los subsidios significan más de USD 4 000 millones de costo para el Estado. En el 2007, cuando empezó el Gobierno, este monto ascendía a USD 2 600 millones.

Los recursos destinados para la estrategia de comunicación del Régimen creció en 26 veces. En promedio, los Gobiernos anteriores gastaron USD 1,7 millones para este objetivo. En los cuatro años, la actual Administración lo subió hasta llegar a USD 45 millones, el año pasado.

La Secretaría Nacional de Planificación (Senplades) da a conocer hoy los "éxitos logrados por el Gobierno en los últimos cuatro años", en respuesta al estudio de la Cámara de Industrias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)