31 de August de 2010 00:00

‘El gasto fiscal expansivo ya no rinde en EE.UU.’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Olga Imbaquingo.

Entrevista al economista Mauricio Cárdenas.

Se cierran escuelas, hospitales y estaciones de bomberos, se eliminan líneas de trenes, se despiden maestros y policías, se suspenden programas para cuidado de niños y ancianos. ¿Esto es solo una señal de la recesión o un síntoma de que algo más serio le pasa a la economía de Estados Unidos?

EE.UU. ya no es lo que era. Los motores que empujaron la economía se han ido apagando, particularmente el de la vivienda y el de la producción de alta tecnología, que sufren una desaceleración. El Gobierno trató de compensar la falta de crecimiento de las locomotoras del desarrollo con una expansión del gasto público, pero este se está agotando. No se ve cuál va a ser el nuevo motor del crecimiento, pero sí se ve que a la turbina del gasto público se le acaba el combustible.

¿Estos problemas son coyunturales o se arrastran desde hace mucho tiempo?

Es de largo plazo. El origen de la crisis del sector de la vivienda estuvo asociado al hecho de que para muchas familias el sueldo no fue suficiente para acceder a una vivienda. La gente debió contraer deudas muy altas para comprar una casa. El sueño americano hoy exige mucho crédito, pero en los años 50, 60 y 70 era posible hacer realidad ese sueño con el salario de un trabajador. En ese proceso de endeudamiento se gestó la crisis y se puso en entredicho la capacidad de pago de las hipotecas, lo cual derivó en la crisis financiera. Pero el problema es estructural porque los ingresos de los sectores de menor capacidad económica han crecido mucho menos que los del 10% de la población más rica del país.

¿Hacia dónde va la economía de EE.UU. cuando se está poniendo en serio peligro el futuro del sistema de seguro social y de salud?

La economía está en cuidados intensivos porque requiere de ese gasto público que no puede sostenerse. No es posible aguantar una economía con un déficit del 10% del Producto Interno Bruto (PIB) ni con una deuda pública explosiva. Se tendrá que hacer un ajuste y este afectará a programas sociales. Además, tendrán que aumentar los impuestos en el país. El panorama no luce atractivo porque antes de salir del hueco, y con una tasa de desempleo alta, o subirán los impuestos o reducirán el gasto.

¿Es urgente hacer un ajuste de cinturón al gasto social como insisten los representantes conservadores?

Sí, porque la amenaza de una deuda tan alta es un freno para la economía. La gente sabe que más adelante llegarán los impuestos, que afectarán al consumo y a la inversión. Llegamos al punto de que la política del gasto fiscal no es efectiva.

¿Por qué no es partidario de teorías como las del premio Nobel, Paul Krugman, quien señala que no hay razón para entrar en pánico por el déficit en los siguientes años y de seguir gastando para levantar a la economía?

Estoy en desacuerdo porque el Gobierno debe demasiado y se puede empezar a cuestionar la capacidad de pago. El mundo invierte sus excedentes en Estados Unidos, pero si China, Japón y otros países empiezan a cuestionar la capacidad de pago no van poner sus reservas aquí y la situación va a ser peor.

Estados Unidos tiene una deuda que supera los 13 trillones de dólares. ¿Cuál es el riesgo de esta deuda para la economía mundial?

El país está en una situación vulnerable, puede experimentar otro retroceso y eso se va a sentir en América Latina, porque caerán las compras que hace EE.UU. y se reducirán las remesas, esto para no hablar de lo que pasaría con el dólar, que es la moneda de reserva de muchos países en el mundo. Esta perdería valor al igual que los ahorros que el mundo ha hecho en esta divisa.

¿Hasta qué punto se puede hablar de que está llegando al fin lo que aquí dan en llamar los pasados días felices?

El problema estructural de Estados Unidos no ha sido resuelto y eso está asociado a que los sectores que están estimulando la economía no tienen los encadenamientos para que la locomotora despegue, debido a que todavía sigue conectada a un respirador artificial.

¿Cuáles son las principales razones por las que el país llegó a desfinanciarse?

Se juntaron las guerras, la crisis financiera y estímulo económico. Muchos frentes de gasto: defensa, capitalización del sistema financiero, además de los programas naturales del Gobierno.

¿La privatización del servicio postal y de líneas férreas, como proponen algunos sectores, son una solución real para reducir el déficit y financiar al Gobierno?

La privatización es una fórmula, pero no hay tantas oportunidades de privatización en EE.UU. A diferencia de lo que ocurre en otros países, en Estados Unidos muchas de las actividades ya están en manos privadas.

¿Entonces en qué ha gastado el Estado?

En los subsidios de educación y salud que son muy costosos, y en seguridad social, donde la participación del sector privado es pequeña. Aun si se privatizara el seguro social, el déficit ya está causado, es un pasivo en materia de pensiones que lo tiene que asumir el Estado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)