Ejecutivas más jóvenes en los cargos directivos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Santiago Ayala,  Coordinador

La inserción de las mujeres en cargos directivos es más común, pero no es una regla general.

De hecho, en las empresas donde el peso del personal femenino es mayor, la participación de las mujeres en cargos estratégicos se redujo del 14% al 10% durante el último año.

En cambio, en las compañías donde la nómina está compuesta ampliamente por hombres, el porcentaje de mujeres en cargos directivos subió del 26 al 29% en un año, según un estudio preparado por la consultora Deloitte a propósito del Día Internacional de la Mujer, que se celebra cada 8 de marzo.

Pese a estas particularidades, el mercado ecuatoriano está registrando una mayor presencia de mujeres jóvenes en cargos directivos.

El estudio de Deloitte revela que más mujeres entre los 30 y 35 años han accedido a estos puestos importantes en las organizaciones. Mientras el año pasado, un 41% de las ejecutivas estaba en este rango de edad, hoy es un 55%. "Estos resultados están alineados con la tendencia del mercado de tener ejecutivos más jóvenes".

Según la especialista en Recursos Humanos, Catalina Carpio, es muy evidente que la mujer cada vez se abre más espacio en los altos cargos ejecutivos del país. La principal razón está vinculada a su mayor profesionalización, lo cual la hace más competitiva.

"Cuando se debe calificar currículos para un puesto, se ve mayores capacidades, hay más profesionales universitarias, con masterados".

Y añade que desde el lado de las empresas también hay una mayor apertura para contar en sus directorios con mujeres.

"Cuando uno va a una reunión de alto nivel, la percepción es que hay un 40% de mujeres y 60% de hombres".

Las mujeres han logrado ocupar altos sitiales en el sector empresarial pese a los obstáculos sociales históricos. Ellas deben asumir otros roles, siendo el de madre de familia uno de los que más aversión genera entre las compañías.

De hecho, según el propio estudio de Deloitte, el 63% de las empresas en el país no cuenta con políticas de flexibilidad laboral para las ejecutivas futuras o actuales madres.

El grupo minoritario de compañías que disponen de alguna estrategia en este sentido se ajusta, únicamente, a lo que la Ley dictamina para los períodos de maternidad y lactancia.

El trabajo en casa es el menos utilizado como medida de apoyo a las madres ejecutivas.

Por todo eso, este año aumentó la incomodidad por la falta de un equilibrio entre la vida laboral y familiar de las ejecutivas. Mientras en el 2013, el 52% creía que la búsqueda de este equilibrio limitaba sus carreras profesionales, hoy el 60% de las compañías encuestadas siente que es así.

Por este tipo de situaciones, María Isabel N., actual gerenta financiera de una compañía ecuatoriana, considera que todavía es difícil abrirse campo en una sociedad como la nacional, donde el machismo en ciertos niveles está arraigado.

"A lo largo de mi carrera me ha tocado enfrentar discriminación. Es difícil. Por eso, para nosotras, en ciertos campos y en ciertas empresas, es necesario llegar a niveles de profesionalización mayores, donde los resultados hablen, no las faldas o los pantalones".

La ejecutiva recuerda que en varias ocasiones una pregunta común en las entrevistas laborales era si "está en capacidad de sacrificar la familia por el trabajo", comentó.

Pese a los obstáculos, la tendencia apunta a una mayor presencia de mujeres en cargos directivos, no solo en Ecuador sino en el mundo.

Michael Turner, director de la consultora Regus para Latinoamérica, señaló que el número de firmas que declaran no tener ninguna mujer en la junta directiva ha bajado de un vergonzoso 47% dos años atrás a un 37%". Añade que las mujeres que laboran en los sectores farmacéutico y de sanidad tienen más presencia en las juntas directivas.

Por el contrario, en el sector de las TIC, un 43% no tiene, paradójicamente, ni una mujer en puestos directivos.

_En contexto
En EE.UU. el 15% de los consejos directivos son integrados por mujeres, mientras que en Europa, sólo uno de cada 7 miembros directivos es mujer. Una de las causas de las diferencias es el machismo. Se atribuye también la maternidad y ser demasiado emocionales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)