20 de March de 2010 00:00

El diseño de un bonsái tiene sus propias técnicas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Agromar

El guayacán es ideal para iniciarse en el ‘cultivo’ de los árboles de bonsái. Aunque quienes gustan de los pequeños árboles dicen que es un arte.

En todo caso, el árbol de guayacán es el indicado para los principiantes de bonsaístas, dice Gabriel Nieto, del taller Bonsái Sharimiki de Quito.

Para este trabajo se necesita lo básico: la planta, materiales como sustrato (tierra abonada y arena), piedra pómez o de río, un desenredador de raíz, una pinza de corte recto, una herramienta llamada garra de oso, una maceta de cerámica, un atomizador de agua, cicatrizante, alambre y palillos de bambú para mover la tierra.

La planta se consigue en Nayón, a 30 minutos de Quito. Sonia de Salvador, de Hogar y Bonsái, indica que las plantas deben ser leñosas, arbóreas y longevas.

La tierra se halla en los centros de jardinería y las herramientas en los sitios que se dedican a crear los bonsáis.

En la capital hay algunos lugares y los contactos se pueden conseguir en la exposición de bonsái que se desarrollará hasta el 28 de marzo en el Jardín Botánico (parque La Carolina).

Paso a paso, siga el trasplante 

La planta  se saca de la funda plástica. Se desenreda la raíz   hasta dejarla del tamaño de un pan de tierra.

La raíz se   humedece con un atomizador. Debe estar siempre húmeda antes de la siembra.

En  los orificios   de drenaje de  la maceta se colocan mallas. Se ponen orquillas de alambre.

Se colocan  los sustratos (tierra abonada) y la piedra pómez o piedra de río.

La planta se  sostiene con los alambres para evitar que se incline hacia  los lados.

Verifique que  la tierra ingrese a la raíz.  Ponga  la maceta en  el agua para el riego y escurra.

Los ‘tips’ para cuidar un bonsái

Todo   árbol es susceptible de ser un bonsái. Los más representativos son la jaboticaba, ciprés, buganvilla, pinos, ficus... 

Un bonsái  recién sembrado nunca debe ponerse directamente al sol y así permanecerá  tres semanas.

Estas  plantas necesitan luz, agua y viento. Los bonsáis para tener un  buen desarrollo deben permanecer afuera.

El abonado  se realiza una vez al mes. Hay que leer bien las instrucciones del abono antes de ponerlo.

Si aparece una enfermedad o pierde la forma se debe recurrir a los lugares especializados, para evitar pérdidas.

Si va a viajar o salir de casa deje sus bonsáis  en guarderías. El cuidado básico no cuesta más de USD 4  al mes.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)