1 de December de 2012 00:00

¿Crédito o al contado? Compare bien

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 7
Contento 0

Motos, licuadoras, lavadoras, televisores, ropa, juguetes y demás artículos son promocionados por los almacenes comerciales con seductores anuncios, para acceder a créditos.

Dos meses de gracia antes de pagar la deuda, pagos hasta 6 meses sin intereses, letras gratis por el pago puntual de la deuda mensual, son, entre otros, los principales enganches crediticios.

En uno de los almacenes de electrodomésticos consultados en Guayaquil, la venta a crédito representa el 70% de sus ingresos. Y en la víspera de diciembre, se dinamiza más. Las ventas llegan a triplicarse, según un sondeo realizado en seis almacenes de venta de electrodomésticos.

En una de las perchas de estos locales se exhibe un LCD LG 32” más cine en casa (juego de parlantes), soporte y canasta .

En el letrero se lee que el Precio de Venta al Público (PVP) es de USD 1 034,53. Pero no necesariamente es el precio al contado. Un vendedor explicó que ese monto equivale a un valor referencial del mercado en general.

Si está interesado en adquirir el producto, ahí recién le muestran la alternativa al crédito directo en el mismo letrero. Pague: USD 83,51 de entrada más 18 cuotas mensuales de USD 59,33. El precio final es USD 1 151,45.

Ojo: el crédito directo, generalmente, es ofrecido para las personas que no tienen acceso a tarjeta de crédito o que no cuentan con un historial crediticio. Es la opción más costosa del mercado, porque de esa manera el almacén intenta asumir el riesgo.

Pero si usted sí tuviera acceso a tarjeta de crédito asómbrese de la diferencia. Con su compra en rotativo, es decir, en un solo pago, ese LCD le costará USD 650.

Pero si tuviera el dinero en efectivo a mano, ese valor baja a USD 615, por un descuento especial.

Por ello, Carlos Morlás, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Ecotec, advierte que el consumidor debe primero comparar los precios en varios sitios, analizar la conveniencia y elegir la mejor opción. Todo bajo una misma premisa: “La empresa nunca pierde”.

Puede ser que el mismo televisor más esos obsequios, puedan costar lo mismo, o menos, si los adquiere por separado.

Además, las firmas comerciales están obligadas a dar información completa al consumidor, a primera vista, a los futuros compradores, según la Ley Orgánica de Defensa del Consumidor. Si no ocurre eso, exija que lo hagan.

‘Ranking’ de las ofertas a crédito más anunciadas en los almacenes comerciales

Pago con tarjeta de crédito a 3 ó 6 meses sin intereses

Recuerde que el valor a crédito directo casi dobla al pagado al contado o con tarjeta. Es así aun si difiere ese valor, porque la deuda ya no es con el almacén, debido a que la tarjeta le paga en una sola cuota su compra.

 Por ello es que los analistas consideran que es un poco rebatible ese anuncio del diferimiento sin intereses. Resulta que en el precio con tarjeta ya se le ha incluido el interés,  el capital del artículo y la utilidad o ganancia para el almacén.

Pero para muchos, sigue siendo una alternativa menos costosa que otras. El problema puede surgir cuando hay la posibilidad de que el cliente pierda  el control sobre su capacidad de pago si compra varios artículos a la vez.

Antes de comprar, primero infórmese sobre el cupo disponible. Compare si esas cuotas mensuales sí podrán ser asumidas con sus ingresos fijos. Nunca haga cuentas con ingresos extras, porque como su nombre lo dice, pueden no presentarse. Por ejemplo, bonos o regalías en su trabajo.

 Pague el próximo año. ¿Y si espera el décimo?

Recuerde. Para el próximo año solo falta un  mes, así que  haga bien sus cálculos cuando le ofrezcan que empezará a pagar en el 2013.

Analice sus necesidades y no se deje seducir por ofertas de productos o servicios que, de alguna forma, no son imprescindibles. Por eso, el anuncio de compre ahora y pague el próximo año, a veces, es inconveniente si analiza el futuro.

 Hay quienes empiezan a pagar desde marzo, pero vea que puede coincidir con las vísperas del inicio del año escolar, que es cuando incurre a más gastos. Si no tiene hijos en esa etapa, entonces sí podría ser favorable esa opción.

Para algunas personas, el ‘bono escolar’ que reciben en sus trabajos no alcanza, porque ya lo tiene comprometido en el pago de otras cosas.    

Para prevenir crisis en sus finanzas personales, por qué mejor no estudia la posibilidad de invertir su décimo tercer sueldo de diciembre en compras al contado. Con dinero en efectivo, muchas veces, encuentra descuentos.

Obtener un crédito directo a 13, 16, 19 y 24 meses

Las empresas comerciales invitan a los consumidores a que se interesen en este tipo de crédito. Por lo que es lo que más resaltan en los carteles informativos  de precios de los productos.

Pero hay un razonamiento básico: a más tiempo que difiera sus pagos, mayor es la deuda final. Aunque, en efecto, los pagos mensuales son pequeños, pero al final lo importante es el precio total a pagar.

Si recurre a esta opción hágalo con productos que realmente sean complicados adquirir al contado. Por ejemplo, un carro, o artefactos sofisticados.

 Este tipo de crédito  resulta muy conveniente si no tiene liquidez para adquirir un bien que es necesario o cree que resulta conveniente comprarlo, porque el precio es beneficioso y le resulta certero comprarlo.

El beneficio que da el cliente es que no debe pagar un valor económico para obtener una tarjeta de crédito, como antes debía hacerlo para acceder al beneficio. Tampoco necesita un garante y la entrega del crédito es  inmediata.

Pague a tiempo y las dos  últimas letras son gratis

Este es un incentivo que el vendedor de un producto en una casa comercial usa para que una persona se interese más para que elija el crédito directo que oferta la firma.

Así el consumidor hace cuentas y cree que paga menos de lo que indica la cartilla de precio, ya que se evitaría pagar dos cuotas y solo cancelaría 11 letras de 13, por ejemplo.

Este tipo de recompensa por el paga al día, dicen los expertos, debe ser analizada, ejemplo del texto principal.

Debe ver cuánto pagará por un producto a crédito directo, al contado o con tarjeta de crédito.  Allí verá cuánto es el ahorro real que usted se haría al ser responsable con su pago, ya que siempre la empresa tiene una ganancia de lo que oferta.

Ya que si usted accede a comprar un artículo mediante esta forma de pago, porque no cuenta con el dinero en ese momento, estará consciente del ahorro o cuánto terminará pagando de más. También, hay que comparar precios con otras casas comerciales. No se quede con una sola pro forma.

Pague con minicuotas semanales las deudas

En ocasiones, los montos económicos de las cuotas mensuales son muy altas y no son factibles pagarlas, debido a que afecta a los gastos diarios del hogar.
Ante esto, los almacenes comerciales también ofrecen pagos mínimos semanales. Esta forma de pago permite que las personas puedan ahorrar diariamente, para que  sea más fácil pagar al final de la semana.

Pero debe considerar que entre más pequeño es el monto y más largo es el plazo del pago, más alto será el precio final de la mercadería. El precio final será menor, si su pago mensual es algo mayor.

Además, debe tener control para no endeudarse comprando varios productos a la vez. Los expertos aseguran que a la larga se paga tres veces el  valor, presentado ya que entre más largo es el plazo mayor es el interés del producto.

 Por lo que es recomendable, si decide por pagar a largo plazo, que no sean más de tres meses, ya que ahorraría más, al no pagar altos intereses que afectan al precio final.

Preguntas más frecuentes al adquirir un producto en las casas comerciales

 ¿Es más beneficioso  comprar a crédito directo que en efectivo  un producto?

No. Cuando se paga en efectivo el consumidor puede pedir rebajas. Además, al contado siempre se ahorra cerca de un 40% del precio final del crédito directo que la casa comercial oferta.  Lo bueno es que el crédito directo sirve a personas que no tienen acceso a créditos en el sistema financiero.

¿En qué debo fijarme cuando realizo compras con tarjeta de crédito?

No debe perder de vista la tarjeta de crédito cuando la entrega al vendedor para hacer el pago del producto. La transacción deben hacerla frente a usted y no en otro sitio. Cuando  haga compras en Internet debe asegurarse que el portal es confiable y que la plataforma posea certificados de seguridad.

¿Cómo debo  controlar  las deudas que adquiero con una tarjeta de crédito?

Primero debe estar pendiente de los movimientos de la tarjeta mediante los estados de cuenta en cada mes. Esto le permitirá ver si existe una doble transacción. Si hay eso debe reportarlo  al banco. También, debe hacer un presupuesto mensual de cuánto va a destinar para pagar sus deudas.

¿Qué datos debe proveerme el almacén comercial cuando voy a comprar?

Según la Ley Orgánica de Defensa del Consumidor, todos los bienes comercializados deben exhibir sus respectivos precios, peso, medidas, de acuerdo con la naturaleza del producto. El valor final debe indicarse de un modo visible. Todo debe estar escrito, para que usted pueda analizar los pros y contras del pago.

¿A qué entidad se presenta un reclamo de errores de cobros  de la tarjeta de crédito?

Los usuarios deben presentar sus quejas ante la Superintendencia de Bancos y Seguros del Ecuador (SBS). Si usted presenta su caso,   la Defensoría del Pueblo lo  derivará a la SBS, debido a que es la entidad que está encargada de este tipo de reclamos. Ambas forman parte de la Función de Transparencia y Control Social.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (3)