Una cosecha récord de maíz saldrá en mayo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Washington Paspuel. Redactor

Los sembradíos de maíz empezaron a pintarse de blanco en las colinas que flanquean la carretera entre los cantones Balzar y Quevedo, en los límites de Guayas y Los Ríos.

A un costado de la vía, Argemiro Molina recorre con su esposa y tres hijos el terreno que sembró a inicios de enero pasado. "La mazorca ya está llena, pero aún le falta coger tamaño", dice el campesino.

Molina alquiló un terreno de cuatro hectáreas en lo alto de una pequeña colina, rodeada de una parcela cultivada con arroz veraniego, para sembrar maíz. En el recinto San Luis, en el sur del cantón Quevedo (Los Ríos) predominan los sembradíos de maíz, arroz y teca.

Invirtió USD 900 por cada hectárea, entre fertilización, fumigación y limpieza del suelo. La primera demanda más recursos. "Colocamos 14 sacos de urea por ha, para que salga una cosecha más o menos".

En Quevedo, el costo de un saco de urea promedia los USD 12. Sus sembradíos solo dependen de la lluvia, porque en la zona, ocupada por pequeños productores del cereal, la mayoría carece de sistemas de riego. "Por suerte no llovió fuerte, porque los vientos rompen las plantas", dice el maicero.

Molina sembró este año una variedad de maíz que se cotiza a mejor precio. "Es un grano que rinde más, la mazorca coge más peso y mejor salida".

Las escasas lluvias han demorado la cosecha del maíz, prevista para finales de abril, lo cual retrasó el crecimiento de la mazorca. "Pero por suerte tampoco hubo vientos fuertes, que tumban las matas".

Más que el retraso en la cosecha, a los maiceros les preocupa el precio que deberán cobrar por el saco de maíz. El Ministerio de Agricultura y Ganadería (Magap) fijó en marzo pasado el quintal del grano en USD 15,90, puesto en bodega.

El Magap calculó dicho valor basado en el costo de producción promedio nacional, más un margen de rentabilidad. El costo del saco es de 60 centavos menos que el fijado para la cosecha de invierno del 2013, que fue de USD 16,50.

La Corporación Nacional de Maiceros calcula que de ambas cosechas, de invierno y verano, se obtendrá 1 ,1 millones de toneladas este año, 200 000 más que el año pasado. Henry Peña, presidente del gremio agrícola, cree que ese volumen alcanza para cubrir la demanda de la industrial de balanceados, la mayor consumida nacional del producto, por lo que no se necesitará importar maíz.

La industria nacional del balanceado no ha solicitado aún al Magap la importación del grano, frente a una eventual escasez del producto. En abril del 2013, la Corporación de Maiceros y la Asociación de Productores de Balanceados anunciaron el final de las importaciones, como una forma de apoyo a la producción nacional. Paralelamente, el Magap anunció la entrega de semillas de alto rendimiento para la siembra en 20 000 ha en las principales zonas maiceras.

Hasta el 2013, el Magap autorizó la importación de 130 000 toneladas para la industria del balanceado. En el 2012 lo hizo para 300 000 toneladas.

Los maiceros del cantón Balzar, la principal zona productora del cereal en Guayas, tampoco están satisfechos con el precio fijado para este año. "Si el precio está bajito, salimos a pérdida. Para salir bien, deberían pagarnos USD 16 el saco", menciona Washington Sabando, quien sembró dos hectáreas en el recinto La Silvia, también junto a la carretera, en las afueras del cantón.

Sabando se está preparando para la cosecha, dentro de un mes. Su cultivo recibe el agua de una quebrada cercana, a través de una manguera. "Pero no llega suficiente y una parte del maíz se quedó chiquito".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)