25 de March de 2012 00:08

Contribuyentes prefieren contratar a alguien para pagar sus impuestos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

Hay un proverbio popular que dice que “en este mundo no hay nada cierto, salvo la muerte y el pago de impuestos”. Y aunque los contribuyentes no se mueren al pagar sus impuestos, muchos se sienten en el limbo.

Por estos días, las oficinas del Servicio de Rentas Internas (SRI) lucen abarrotadas. Parece una ‘hormiguera’, donde los contribuyentes entran y salen del lugar, cargando sus carpetas de papeles o, en el peor de los casos, llevando sobre sus hombros una buena maleta de preguntas.

Por ello, debido a la alta transaccionalidad tributaria, el SRI ha decidido extender sus horarios de atención al público en las siguientes regionales: Norte (Pichincha, Sucumbíos, Orellana, Napo, Carchi, Imbabura, Santo Domingo de los Tsáchilas y Esmeraldas) y Litoral sur (Santa Elena, Guayas, Los Ríos, Galápagos). Los horarios puede verlos en la página electrónica de este Diario (www.elcomercio.com).

“Talvez nuestro problema ha sido no facilitar los procesos. Lo hemos identificado y lo hemos discutido en los Comités de nuestro Directorio. Sin embargo, los contribuyentes pueden acercarse a los cientos de cursos de capacitación que realizamos. Así le pueden perder el miedo a declarar”, explica la nueva directora de la Regional Norte, Paola Hidalgo.

Y añade que tras haber realizado un estudio, el SRI detectó que el 45% de los contribuyentes naturales tiene que llenar solo tres o cuatro campos de los formularios. “No es un proceso difícil”.

Pero las personas viven su propio vía crucis. Desde aquellos como María Isabel L. (como todos los demás contribuyentes, pide no ser identificada), que simplemente, “por pereza”, no hizo su declaración y ahora está en problemas. “Me dicen que la multa es del 0,1% de los ingresos totales. Hasta el año pasado había contratado a una persona para que hiciera los trámites, pero esta vez pensé hacerlo yo y ha sido peor. Ahora debo contratar a una persona y encima pagar la multa”.

Hasta quienes no comprenden cómo cumplir con las obligaciones. “No puedo, se me hace difícil, me confundo. Y de corazón lo intento. Por eso mejor tengo que pagar a alguien que me dé llenando los formularios y haciendo los trámites”, señala Inés R., luego de realizar el trámite para sacar la clave personal y hacer los trámites ‘on line’.

Para Ximena T., una ejecutiva que trabaja para una empresa exportadora, también todo ha sido una “tortura”. Ella recibió hace tres días una notificación del SRI en su correo electrónico. Le decía que había sobrepasado la base imponible y que debía acercarse a declarar y cancelar el valor de su Impuesto a la Renta.

Ximena no entendía lo que pasaba y por eso acudió a las oficinas del SRI. Luego de esperar por casi 45 minutos, recibió la información de uno de los técnicos de la entidad. A la salida, su rostro lucía desencajado. “Me dice que debo pagar USD 400 porque facturé por fuera de mi empleador. Y claro, hice unos trabajos de consultoría externa, pero pensé que con lo que mi empleador fijo remitía sobre mi IR era suficiente. Ahora me dicen que debo llenar un nuevo formulario juntándolo todo. Y no sé cómo hacerlo. Debo contratar a alguien”.

Caminó por las calles aledañas a las oficinas del SRI y la tarifa de los asesores variaba entre USD 20 y 30 por el trabajo. “Depende de la cantidad que haya que hacer. En estas épocas la demanda por nuestros servicios se duplica. Hay mucha gente que prefiere no hacerse líos y pagar”, expresa el dueño de uno de esos locales.

La telaraña de problemas se centra principalmente en cómo llenar adecuadamente los formularios y en el tedioso proceso de verificación y clasificación de facturas y notas de venta.

Para el ejecutivo de la firma PwC, Pablo Aguirre, las dificultades nacen del permanente cambio en las reglas de juego. “En solo tres meses del año el SRI ha expedido 24 resoluciones, que cambian alguna norma anterior. Si para un contador, estar al día con la normativa tributaria puede resultar abrumador, imaginémonos para una persona natural”.

En el estudio de esta firma denominado ‘Paying Taxes 2012’ se ve cómo en Ecuador a las empresas les toma 108 horas al año el cancelar los impuestos correspondientes a las utilidades obtenidas, 306 horas en los de mano de obra y 240 horas en los impuestos de consumo; es decir, le toma 654 horas en total el cancelar los impuestos. Eso le ubica al país en el puesto 172 entre 183 países que más facilitan la declaración y pago de impuestos.

Por ello, frases como “¡Ay, cómo los odio!”, de Francisca H., expresada el viernes en una de las oficinas del SRI, aún son habituales.

Más operativos de control
Desde octubre del año pasado, el Servicio de Rentas Internas (SRI) reforzó sus actividades de control hacia los contribuyentes del país. Por eso, el pasado jueves, en Quito, los funcionarios de la entidad realizaron un operativo entre los médicos del Hospital Metropolitano, en Quito.

La mayoría de ellos desconocía que debía declarar y pagar el Impuesto a la Renta (IR), mucho menos sabía cómo  hacerlo. Por eso, los funcionarios realizaron una “mini capacitación”, donde les enseñaron qué formulario utilizar  y cuándo hacerlo.

Cabe recordar que la declaración y pago del IR es una obligación para los contribuyentes que registraron durante el 2011 ingresos superiores a USD 9231.
Además, si usted es un contribuyente en relación de dependencia (con empleador) es la compañía para la que trabaja la que deberá realizar el trámite.

Pero si usted trabaja por cuenta propia y genera la anterior   base anual de  ingresos deberá declarar sus impuestos por su cuenta. Recuerde  que la autoridad tributaria le solicitará  las facturas por pagos de servicios  emitidas a su nombre y  los comprobantes de retenciones en la fuente.

La cifra
10 dólares
es la tarifa mínima que cobran los asesores tributarios. La máxima no está fijada.

Testimonios
 
Alejandra L.  / Estudiante universitaria
‘Mi error fue no saber  mis obligaciones’
Obtuve un trabajo de investigación el año pasado con una buena paga. No tuve  problemas con facturar mensualmente y declarar el IVA. Pero se me pasó que si me pasaba de cierto monto anual debía pagar Impuesto a la Renta. Me enteré por un e-mail que me llegó hace pocos días. Como no entiendo, porque es mi primera vez, contraté a alguien.  

Fernando D. / Asesor legal
‘Han sido días de mucha preocupación’
Tengo un problema  en este momento, porque debo pagar USD 500, justo en un momento de crisis. Interpreté mal la normativa, pensé que con el pago del Impuesto a la Renta de mi empleador principal, ya lo del segundo trabajo no se calculaba. Error. Me enteré por un comunicado del SRI y ahora estoy sin  uno de los   trabajos y debo pagar esa plata.

Jorge Luis Guerra /  Jubilado
‘Hay que estar al día en esto de los trámites’
Dejé mi trabajo en una institución pública y me dedico ahora a realizar algunos trabajos de asesoría tributaria, pero me ha dejado más calvo de lo que estoy. Me he complicado mucho en entender la normativa. Al principio no tenía muchos trabajos porque me demoraba mucho. Pero en estos días ya sé cómo es la cosa y me llaman muchas personas.

María Isabel Rivera / Microempresaria
‘Yo aborté la misión hace mucho tiempo’
Yo sí que no quiero saber de impuestos. Hace unos cinco años que dejé esos trámites en manos de una persona. Le pago unos USD 100 al año para que me deje al día con el tema del Impuesto a la Renta. Lo que sí he aprendido es a declarar el IVA, para no tener que pagarle mensualmente. Eso de organizar y dejar al día eso de las facturas no es para mí.

Antonio H.  / Asesor tributario
‘Estos meses son de temporada alta’
Para nosotros los contadores o quienes estamos vinculados a la asesoría tributaria, estos primeros meses del año son de alta demanda. Las asesorías hasta se han triplicado este año, debido al mayor control del SRI. Cobramos el mínimo de USD 10 y el máximo depende de la cantidad de trabajo que haya que hacer. Es una gran temporada para nosotros.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)