12 de febrero de 2017 00:00

El negocio de la TV pagada perdió dinamismo el 2016

Entre el 2005 y el 2015 el número de abonados a televisión pagada creció a un promedio del 21% anual, según datos de Arcotel. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Entre el 2005 y el 2015 el número de abonados a televisión pagada creció a un promedio del 21% anual, según datos de Arcotel. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 3
Indiferente 7
Sorprendido 5
Contento 49
Sofía Ramírez

Por primera vez desde el 2005 y tras 11 años de crecimiento, el mercado de la televisión pagada en Ecuador perdió dinamismo, el 2016.

Entre el 2005 y el 2015 el número de abonados a este servicio creció a un promedio del 21% anual, según datos de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel). Pero el 2016 se registraron 24 060 abonados menos al servicio.

Entre los principales factores de este decrecimiento, según algunas empresas que ofrecen el servicio, están la contracción del mercado, causado por la coyuntura económica del país. Y, en otros casos, por el terremoto ocurrido el 16 de abril del año pasado.

El director comercial de Directv Ecuador, Nicolás Landázuri, indicó que hubo un decrecimiento en el mercado total causado por el terremoto que afectó a la Costa ecuatoriana, especialmente a Manabí y el sur de Esmeraldas. De acuerdo con los datos publicados por la Arcotel, entre abril y diciembre del 2016 la firma perdió casi 50 000 suscriptores.

En el último trimestre del 2016, debido a la fase de reconstrucción en las provincias afectadas por el sismo, el mercado de televisión por suscripción dio señales de una ligera recuperación, pero no al ritmo de años anteriores.

Gracias a la reconstrucción, Directv cerró el año con una participación en el mercado similar a la del 2015, explicó Landázuri.
Otro actor del sector de televisión por suscripción es la CNT. La operadora dijo que el año pasado fue complejo para el sector. La situación económica generó una contracción de casi 2% en la penetración de este sistema en los hogares ecuatorianos. Pese a ello, la CNT creció. Entre 2015 y el 2016 el número de suscriptores de esta empresa estatal subió de unos 351 000 a 367 603, según datos de la Arcotel.

La CNT lanzó el servicio de televisión pagada en el 2011. El año pasado cerró con una participación del 28%, un punto más que en el 2015.

Para el 2017, la empresa estatal aplicará diferentes estrategias para mantener su crecimiento en este segmento. Una de ellas es el lanzamiento de CNT TV en modalidad prepago. También fortalecerán su contenido en deportes por lo que continuarán con la transmisión del Campeonato Nacional de Fútbol, las eliminatorias al Mundial Rusia 2018, entre otros.

En cuanto a Claro, desde agosto del 2013, la operadora de telefonía móvil amplió su servicio de televisión satelital, con cobertura a escala nacional. En esta modalidad registraron 34 706 suscriptores a diciembre pasado.

La operadora también oferta el servicio por suscripción en la modalidad de cable. En marzo del año pasado, la Arcotel otorgó el permiso para que Claro oferte este servicio a otras poblaciones como Daule, Samborondón, Manta, Machala , Ibarra, Quito, Alangasí, Calderón, Carapungo, Conocoto, Cumbayá y Rumiñahui. Antes solo ofrecía esta modalidad en Guayaquil. El 2016 este último servicio cerró con 28 799 suscriptores, según la firma.

En otras ciudades también operan otras firmas.

En Cuenca está Etapa TV. El año pasado llegaron a 3 000 suscriptores, una cifra similar a la del 2015 debido a la contracción de la economía y una mayor penetración de plataformas digitales como Netflix, indicó Boris Arciniega, gerente de Telecomunicaciones de la empresa municipal.

En el 2017, Etapa TV está rediseñando el negocio con miras a captar nuevas audiencias y hacerle competencia a esas plataformas, aunque prefirió no adelantar detalles por temas de competencia.
El sector de televisión por suscripción tendrá un nuevo actor este año. Telefónica indicó a este Diario que presentarán una opción competitiva en este segmento.

En el país, aunque no existen estudios o cifras, los usuarios están migrando hacia otros espacios digitales en video como en audio, dijo José Rivera, director de Tikinauta y consultor en nuevas tecnologías.

Entre esas nuevas plataformas están Netflix, Amazon Prime Video, HBO Now, Directv Play o Claro Video. El usuario puede contratar planes desde USD 6,5 a USD 14,99.

Directv Play es libre de costos para los clientes de la firma, según información de su página web. Aunque cierto contenido está disponible de acuerdo con el paquete contratado. Y con Claro TV la suscripción mensual es de USD 6,50 al mes, incluido impuestos con cargo a la factura, el plan semanal puede ser renovado por USD 2,34, incluido impuestos.

Para Rivera, estas plataformas rompen el esquema de programación, pues se pueden ver en cualquier dispositivo móvil y a cualquier hora. También hay alternativas gratuitas y legales como Open Culture.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (43)
No (11)