13 de April de 2010 00:00

Los muros no fueron garantía en Salitre

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Guayaquil

Al igual que el fin de semana, los salitreños amanecieron ayer  preocupados. Esto ocurre tras  una nueva crecida del río Salitre, que alcanzó gran parte del cantón guayasense del mismo nombre.

Entidades como el Municipio de Salitre y la Fiscalía, ubicadas a media cuadra del malecón, atendieron  al público, pese a que sus exteriores están totalmente anegados. Incluso, el agua no fue impedimento para que los beneficiaros del Bono de Desarrollo Humano acudan, masivamente, a cobrar en las dependencias del Banco Nacional de Fomento.

Calles llenas de agua  es la constante en el cantón más bajo de la Cuenca Baja del río Guayas. En su avenida principal,   jabas de plástico, sacos con arena y pedazos de madera sirven como puentes para llegar a las aceras.

En medio de esas condiciones, se expenden   alimentos como frutas, verduras, carne y pollo. José Mieles dijo que nunca antes el agua había alcanzado esos niveles en el pueblo. “Y eso que no está lloviendo mucho por aquí”.

El último domingo, el alcalde Francisco León insistió en la necesidad de que se declare la emergencia. El pedido lo volvió a plantear aprovechando la presencia del gobernador Roberto Cuero. 

Entre los más afectados están los    habitantes de la zona rural, especialmente, de las parroquias Vernaza y Junquillal.

En el sector de Santa Margarita (Vernaza),  el nivel de la  inundación que ocurrió por la crecida del río Vinces,  hace una semana,  se mantiene. Por ello, no se puede  iniciar la reparación de dos brechas  en el muro de contención.

Antonio Zamora es  uno de los agricultores damnificados por la riada. Perdió 12 hectáreas de arroz, que estaba a  punto de ser cosechado. Él cuenta que  los muros   no fueron consistentes.

Por su parte, Sabino Marín, presidente de la Cooperativa de Agricultores de Santa Margarita, dice  que       la corriente  destruyó el muro que fue construido  con material del mismo río.

La situación es similar en Hacienda Nueva y La Pitalla, donde también se reportan  decenas de arrozales perdidos y varios poblados incomunicados, a los que solo se accede por el río.

Máximo Bermeo, del Departamento de Obras Públicas de la Municipalidad, explicó que dichos muros de contención se construyeron, en una primera fase, desde fines de noviembre.

Pero,   el inicio de las lluvias y la creciente de los ríos Vinces y Salitre, en enero, impidieron colocar por encima una capa de asfalto. “Ahora habrá que esperar el verano para culminar los trabajos”.

Sin embargo, destacó que   los muros   impidieron que el desastre en el cantón haya sido   más dramático. “Además,   pobladores y  hacendados de algunos recintos no dejaron que se levanten muros frente a sus propiedades”.

Como ejemplo puso a la Hacienda Nueva, cuyas plantaciones y piladora incluida están bajo el agua. También, el recinto La Pitahaya, a 1 km de Salitre, que ayer  amaneció inundado. Lorenzo Rodríguez,  uno de sus habitantes, dijo que en el malecón se instalaron 1 000 sacos con arena, pero  la creciente     los sobrepasó.

En el recinto Jaboncillo, en cambio, ayudó la construcción de un muro de 7 kilómetros de largo y 6 metros de alto.

Ayer, personal de la Prefectura del Guayas  llegó  hasta las poblaciones afectadas con     alimentos, agua y toldos. También, desde el fin de semana, se hacen presentes brigadas médicas y de fumigación, que han atendido a cerca de 1 500 casas en todo el cantón.

Un cantón agrícola

Salitre es el  cantón más bajo del Guayas. Tiene 65 000 habitantes  y  una extensión de 400 km. Sus parroquias rurales son Vernaza, La Victoria y Junquillal.

Entre los poblados  afectados por las inundaciones están además Candilejo, El Papayo, Santa Rosa, Durán Chiquito, Faisán, Hortiguilla, Bebo, Los Sauces...

Al menos una  decena de comunidades ubicadas entre Salitre y Laurel (Daule), entre los recintos Potosí y La Compoña, quedaron incomunicados.

En Daule (Guayas),  la creciente del río del mismo nombre causó la muerte de César Augusto Yépez Peñafiel, de 36 años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)