6 de junio de 2016 17:21

El Municipio toma procedimiento en caso de niños accidentados en juego infantil en Tumbaco

Los niños que se accidentaron en un inflable salieron del Hospital de Los Valles. Foto: Paú Rivas / EL COMERCIO

Los niños que se accidentaron en un inflable salieron del Hospital de Los Valles con el alta médica. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Mayra Pacheco

La Agencia Metropolitana de Control (AMT) está tomando procedimiento en este caso, informó Christian Rivera, director del Centro de Operaciones de Emergencias de la Alcaldía de Quito, este lunes 6 de junio del 2016

El saltarín inflable estaba dentro de un predio privado. Sin embargo, el técnico recomendó que cuando se utilice este tipo de juguetes hay que instalarlo en superficies planas, anclarlo bien al suelo, tener una persona a cargo para vigilar a los niños y contar con un equipo para asistir a los niños en casos de emergencias.

Las curaciones y tratamientos de los niños accidentados en un saltarín inflable serán cubiertos por el centro de diversiones, ubicado en la parroquia de Tumbaco. Según informaron padres de familia, se llegó al mencionado acuerdo tras la denuncia que se puso en la Fiscalía.

Jorge Loaiza, padre de familia, comentó que su hija de ocho años quien se cayó del saltarín se recupera tras haber recibido el alta médica este 5 de junio. La niña se fracturó una muñeca, su hígado presenta hematomas y tiene raspones en la cara. Por esto deberá estar en reposo durante ocho días.

Los gastos de las curaciones y tratamientos que requieran los pequeños correrán por cuenta de los responsables del centro de diversiones, expresó Loaiza.

Los menores que ocupaban este juego, el pasado 3 de junio, sufrieron fracturas, golpes y rasguños. En promedio fue una caída de entre seis y ocho metros de altura. El saltarín inflable, según versiones de los padres, estaba cerca de una pendiente. "Estaban jugando y de pronto se viró", recordó Jaime Del Castillo, representante de uno de los niños que se encontraba en este lugar.
Renán Ordóñez, padre de familia de otro menor de ocho años, mencionó que su hijo sufrió golpes menores, pero está asustado. Él espera que su hijo se recupere pronto.

El día del accidente, nueve niños ocupaban este saltarín. De ellos dos salieron con lesiones leves. Los demás fueron trasladados a emergencias y otros fueron hospitalizados.

Tras este hecho, los progenitores sugieren tomar medidas de prevención para evitar este tipo de sucesos. "Los padres de familia que vamos con nuestros niños a estos lugares, confiamos y creemos que cumplen con las regulaciones. Las autoridades deberían hacer controles", comentó Loaiza.

Este Diario buscó conocer la versión de la empresa involucrada, pero no fue posible.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (3)