14 de septiembre de 2014 17:16

Según el Municipio de Guayaquil las competencias las manejan sin recibir subsidios ni cargar nuevos impuestos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 16
Contento 0
Redacción Guayaquil

El Municipio de Guayaquil aclaró que las diversas competencias que asumieron en su momento no reciben ningún subsidio estatal ni tampoco se ha tenido que cargar de impuestos ni subir las tarifas a los ciudadanos.

Lo hizo mediante un comunicado de prensa este domingo 14 de septiembre del 2014, luego de declaraciones del presidente Rafael Correa, durante el Enlace Ciudadano 390 celebrado en el cantón Pedro Carbo. Allí, el Primer Mandatario calificó a ciertos municipios de tener doble moral, a propósito de una reunión de alcaldes en Guaranda. Entre los asistentes estuvieron Mauricio Rodas, alcalde de Quito, y Jaime Nebot, de Guayaquil.

En el comunicado, el Cabildo explica que el presupuesto de la Municipalidad de Guayaquil, exclusivamente, es de 664 millones de dólares. “El 60,5% de ese valor lo genera directamente dicha Municipalidad. El 39,5% está constituido por la devolución de rentas que la Constitución y la Ley asignan a las ciudad. El Estado Central (no el Gobierno de turno ni el Presidente) sólo las cobra y las devuelve por mandato constitucional. Los Gobiernos y los Presidentes no le "dan" nada a las ciudades y provincias”.

Y que el Municipio recauda tributos (impuestos, contribuciones y tasas) por USD 150 millones de dólares al año, no USD 13 millones como indicó el Mandatario.

“Nuestra política en impuestos prediales ha sido no castigar sino más bien incentivar a los propietarios de inmuebles, por considerar esa actividad y la construcción como generadoras de empleo y desarrollo. Por otro lado, hemos incorporado al catastro municipal a decenas de miles de propietarios. Guayaquil no ha recibido - ni pedido- ninguna asignación o ayuda extraordinaria por parte de este Gobierno”.

El documento agrega que “cobrar tributos -y lo hacemos eficientemente- es un principio esencial de la administración pública. Una política impuestera -cosa distinta- es injusta e inconveniente porque hace que el pueblo pague los excesos de los administradores públicos en el gasto improductivo”.

En ese sentido el Cabildo liderado por Nebot expresa que cuando recibieron administración en el año 2000, no existían u operaban en el campo municipal el nuevo Aeropuerto internacional, el nuevo Terminal Terrestre, la Metrovía, el agua potable y alcantarillado, la regeneración urbana, la Dirección de Acción Social y Educación, el Registro Civil, el Registro de la Propiedad, el Cuerpo de Bomberos, etc.

“Hoy existen y funcionan bien; no reciben ningún subsidio, ni hemos tenido que cargar de impuestos a los ciudadanos para que disfruten de estos servicios, ni tampoco subirles innecesariamente las tarifas”, concluye el comunicado de cinco puntos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)