9 de April de 2014 20:00

Texas ejecuta al preso mexicano Ramiro Hernández Llanas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El estado de Texas ejecutó hoy, 9 de abril,  en Huntsville al preso Ramiro Hernández Llanas, de 44 años y de nacionalidad mexicana, según confirmó a Efe el Departamento de Justicia Criminal.

Hernández Llanas, originario de Nuevo Laredo (Tamaulipas), murió por inyección letal a las 18:38 horas de este martes (00:38 GMT) en la única sala de ejecuciones del estado.

El preso fue condenado a la pena capital en el año 2000 por la muerte, tres años antes, de un hombre para el que trabajaba en un rancho del condado de Kerr y la violación sexual múltiple de la esposa de este.

La madre y seis hermanos de Hernández Llanas pudieron estar con él desde el lunes y hasta hoy en la prisión de Livingston (Texas), donde se encuentra el corredor de la muerte, y en la unidad carcelaria de la localidad de Huntsville, en la que se halla la sala de ejecuciones.

Hoy la familia recibió la atención profesional que el sistema penitenciario texano ofrece a los allegados antes de una ejecución y, más tarde, en la sala de ejecuciones, estuvo presente una de las abogadas del preso, Sheri Johnson, y uno de sus hermanos.

Una de las hermanas de Hernández, Adelita, contó que tanto la familia como el condenado afrontaron la inminente muerte con serenidad, resignación y fe en Dios.

Durante los casi 15 años del mexicano en el corredor de la muerte, no tuvieron efecto ni los procesos legales abiertos para paralizar la ejecución ni las múltiples peticiones de clemencia al gobernador de Texas, Rick Perry.

El principal argumento esgrimido por las abogadas de Hernández Llanas, que pedían rebajar la pena capital a cadena perpetua, fue la discapacidad mental que sufría el condenado, un punto que no fue certificado por las evaluaciones efectuadas durante el proceso judicial.

Además, Hernández Llanas fue incluido en 2004 por la Corte Internacional de Justicia en el "Fallo Avena", una sentencia que pedía a Estados Unidos que revisara 51 casos de mexicanos condenados a pena de muerte con los que se incumplió su derecho a notificarles que pueden pedir ayuda legal al consulado.

Con Hernández Llanas, el estado de Texas ya ha ejecutado, entre 2008 y 2014, a cuatro mexicanos incluidos en el "Fallo Avena", pese a los intentos diplomáticos del país latinoamericano para que se cumpla la sentencia de la Corte internacional.

Tras el último revés con la Justicia federal el pasado lunes, la única opción para parar la ejecución del ciudadano mexicano era que el gobernador Rick Perry mostrara clemencia, lo cual no sucedió.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)