4 de April de 2010 00:00

Slash, la mitad perdida de los Guns N' Roses

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Flavio Paredes Cruz Redacción Cultura

Al borde del abismo, con un Mustang en llamas a sus pies, Slash ejecuta un solo de guitarra. La cámara sube desde el fondo del barranco y nos muestra un contrapicado del músico. Esta toma del videoclip de Don’t cry es la actitud que cualquiera imita para asumir la pose de ‘rockstar’.Sin duda, Slash es un referente, por su talento y por saber proyectar una imagen muy peculiar: sombrero de copa negro, cabello rizado y abultado, lentes oscuros, un tembloroso cigarrillo en su boca, torso desnudo, vaqueros desgastados y un par de botas de piel de serpiente.

El músico nacido como Saul Hudson, en Stroke on Trent, Inglaterra, en 1965, dejó su nombre de pila cuando un amigo de su familia le puso el apodo por estar siempre correteando por ahí. Su madre creaba el vestuario para David Bowie, mientras su padre diseñaba carátulas de discos.

Después de escuchar Rocks, de Aerosmith, supo que su camino estaría dibujado por las seis cuerdas de una guitarra.Tras ires y venires con bandas como Road Crew y Black Sheep, llegó su encuentro con las armas y las rosas.

En 1985 se forma Guns N’ Roses. Su relación con el vocalista Axl Rose es una historia de complicidad; algo se muestra en el video de ‘November Rain’, en la boda de Axl, Slash es el despistado padrino que abandona la ceremonia para interpretar un solo de guitarra en medio del desierto.

Después vendría la bronca y la separación de Guns N’ Roses. La aventura duró hasta 1996, fueron años compartidos entre giras, ensayos y largas jornadas de tragos en el Whisky Bar del Sunset Marquis, en Los Ángeles, EE.UU.

La batalla con el ego del vocalista fue simplemente demasiado. Axl llegó a compararlo con un cáncer; a lo que Slash respondió con un tajante: “Whatever, dude”.

Desde entonces, Guns N’ Roses no es lo mismo sin Slash y Slash no alcanza el brillo que tuvo con la banda estadounidense de hard rock. Parece que ambos han perdido la mitad de su alma.

Aunque posee más de 100 guitarras, incluidas las Fender Stratoscaster y Telecaster o las Gibson Explorer y Flying V, en proyectos posteriores (Slash’s Snakepit, Slash Blues Balls y Velvet Revolver) sigue escuchándose su Gibson Les Paul 1959, que el músico considera su favorita.

Es tan reconocido el sonido de Slash con la Gibson Les Paul 1959, que se la incluyó en el juego de video Guitar Hero III: Legends of Rock, en donde cualquiera puede sentirse al borde del abismo y con un Mustang en llamas a los pies.

Premios, libros y colaboraciones

Slash tiene una estrella en la Pared de la Fama del Rock junto a Jimmy Page, Jimi Hendrix y Eddie Van Halen.

En cuanto a su vida familiar, Slash está casado con Perla Ferrar, con quien tiene dos hijos London Emilio y Cash Anthony.

El guitarrista publicó su autobiografía el 2007. El libro lleva por título simplemente ‘Slash’.

Entre sus colaboraciones más sonadas están las que realizó con Michael Jackson, Mercedes Sosa, Ozzy Osbuorne, Iggy Pop, Alice Cooper, Lenny Kravitz, Queen y las que integran su álbum como solista, a lanzarse este mes.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)