24 de February de 2014 17:32

Las siete claves del peor momento de Nicolás Maduro

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

1-Un mal imitador de Chávez

Cuando era canciller, Maduro era conocido por ser la figura dialogante y mesurada del chavismo, y en muchos casos ejerció como el interlocutor oficialista ante la oposición. Sin embargo, tras ganar por estrechísimo margen la Presidencia -por apenas 1,4 puntos porcentuales-, cambió radicalmente su tono, buscando impregnarse de ese polarizante magnetismo del siempre locuaz Hugo Chávez. Pero, por alguna razón, Maduro parece impostado, no importa cuánto hable de la "burguesía parasitaria" o de la "oposición nazi-fascista". Tampoco lo ha ayudado decir que Chávez se le aparece como un "pajarito", o que a veces le gusta ir a dormir al sepulcro del ex Mandatario.

"Maduro intenta replicar ese estilo de pelearse con todo el mundo, de descalificar con un lenguaje irritante. Pero no tiene ni los artilugios retóricos ni el carisma de Chávez", señala el analista político Omar Noria. "Se ve como alguien que no tiene luz propia, como un personaje que funciona dentro de una administración caótica, y que frente a esas falencias ha apelado a apretar las tuercas y a la intolerancia", añade el académico, quien destaca que en este escenario ha acaparado poder el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

La baja credibilidad de Maduro ha ido acompañada de medidas tan curiosas como cuestionadas, tales como la reciente creación de 111 nuevos viceministerios -incluyendo el Viceministerio para la Suprema Felicidad-, un monumental aparato burocrático que se suma a las actuales 32 carteras con el dudoso objetivo de lograr una "mayor eficiencia política".

2-La oposición: López, Capriles y los universitarios

La nueva ola de protestas contra Maduro resucitó el liderazgo del opositor Leopoldo López, un exitoso exalcalde del municipio de Chacao, quien ya había sufrido antes el acoso del chavismo, que en 2008 impulsó un proceso para inhabilitarlo políticamente. Con su detención esta semana -acusado por el gobierno de incitar a la violencia en las protestas- se ha convertido en un símbolo para los manifestantes.

López, líder del partido Voluntad Popular, ha marcado diferencias respecto a otros dirigentes opositores, como el ex candidato presidencial Henrique Capriles, quien ha manifestado sus dudas sobre la efectividad de las manifestaciones contra Maduro.

"López es más partidario de salir a las calles, de hacer protestas pacíficas, antes que seguir en un proceso más lento de tratar de convencer a los chavistas sobre cuáles son los errores que se están cometiendo. Es más confrontacional", afirma Ronald Balza, quien fue coordinador económico de la opositora Mesa de Unidad.

[[OBJECT]]

"Hoy se ve muy desestructurada la oposición. Hay una gran falta de consistencia, apelando a un lenguaje muy institucional y democrático, pero que no despierta pasiones", dice el analista Omar Noria. "La gente se siente un poco huérfana".

En este escenario, han tomado protagonismo los líderes estudiantiles Juan Carlos Requesens, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central, y Gabriela Arellano, consejera universitaria de la Universidad de los Andes, pero es poco probable que logren mantener la chispa inicial. "No hay proyectos en el horizonte muy claros", destaca Noria, poco entusiasta sobre su efectividad.

3-El peso de las Fuerzas Armadas

Maduro, un civil, entendió bien las enseñanzas del teniente coronel Hugo Chávez relativas a la importancia de que las Fuerzas Armadas participen activamente en la llamada "revolución bolivariana".

"En el actual escenario de efervescencia social, las Fuerzas Armadas se han configurado como el principal sostén del gobierno de Maduro. Lo cierto, éste se trata de un gobierno militarista o pretoriano, que se soporta en los militares, pese a que es civil", apunta el politólogo Omar Noria, académico de la Universidad Simón Bolívar.

Asegurando lealtades, el Mandatario ha priorizado el nombramiento de uniformados en el gobierno. Según cálculos de El Nacional, en sus primeros nueve meses de gobierno designó a 368 militares (en funciones o en retiro) en distintos cargos, incluyendo a ocho ministros y 11 gobernadores.

No se trata de gestos simbólicos, sino de poder real, atendiendo a que los titulares de las carteras de Economía, Interior, Defensa y Transporte, así como el nuevo cargo de intendente nacional de precios justos, provienen de las FF.AA.

Maduro también ha agasajado a las tropas con aumentos salariales del 60%, a la vez que impulsó la creación del primer canal de TV militar (TVFANB), un banco castrense (BANFANB), una empresa constructora y otra de procesamiento de alimentos.

¿Se puede pensar en algún tipo de disidencia en las filas? "Las hay, sobre todo relativo a la interferencia cubana en las FF.AA., pero son inmediatamente calladas. Los mandos que expresen disidencia son dados de baja", dice Noria.

4-La implosión de la economía

Una sensación de pánico, de "sálvese quién pueda", está instalada en la economía, y aunque el Presidente Nicolás Maduro heredó gran parte de los problemas, él no hizo más que profundizarlos.

No ha habido discurso conspirativo de Maduro que disimule la inflación, que el año pasado llegó al 56,2% -contra 20,1% de 2012-, uno de los índices más altos del mundo y el mayor en Latinoamérica, y que según las proyecciones de los economistas podría superar el 70% este año.

En este escenario, no parece tener sentido ahorrar en bolívares, moneda que el año pasado perdió el 73% de su valor en el mercado negro de dólares. La divisa estadounidense ya se cotiza a casi 11 veces el tipo de cambio oficial, una señal de desesperación de los venezolanos que buscan blindar su riqueza.

Maduro, además, es visto cada vez más como el responsable de los anaqueles vacíos en los supermercados, donde faltan productos básicos como leche, arroz, harina, aceite, medicinas y papel higiénico.

[[OBJECT]]

En enero, la escasez llegó al 28%, pero la respuesta del gobierno ha sido aumentar los controles de precios y criminalizar a los productores y distribuidores, generando aún más escasez.

Se trata de un círculo vicioso: la baja productividad y el estancamiento del precio del petróleo, sumado al despilfarro en el gasto público y un crecimiento mínimo (1,4% el año pasado), han provocado una sangría de las reservas de divisas (a razón de USD 850 millones mensuales), lo que en una economía altamente dependiente de las importaciones y con un burocrático sistema de adquisición de dólares, ha derivado en un desequilibrio alarmante.

Y el panorama no parece mejorar. "La escasez que ya sufrimos va a vivir un agravamiento muy importante en el corto plazo, porque el gobierno tiene deudas con los empresarios, que a su vez tienen deudas con sus proveedores en el exterior, los que ya están cortando los suministros", explica Ronald Balza, economista de la Universidad Católica Andrés Bello. "Este año se espera en general un empeoramiento de las condiciones económicas".

5-Uno de los países más inseguros

El asesinato a sangre fría en enero de la ex miss de Venezuela y actriz Mónica Spear, le puso rostro a un problema que ha marcado la gestión de Maduro: los altos niveles de delincuencia e inseguridad en Venezuela, los que han motivado varias protestas contra el gobierno.

Según la ONG Observatorio Venezolano de Violencia, en 2013 hubo al menos 24 763 muertes violentas en el país, una tasa récord de 79 fallecidos por cada 100 000 habitantes, una de las más altas del mundo. Con un índice de homicidios que ha aumentado 444% desde 1998, la fundación estima que actualmente el 12% de la mortalidad general del país responde a fallecimientos violentos.

[[OBJECT]]

La respuesta de Maduro ha sido muy débil. Al anunciar una "Gran Misión para la Pacificación" -de la cual no existen antecedentes-, culpó al "capitalismo" por la violencia e incluso criticó a películas como "El Hombre Araña" por transmitir "antivalores" a los jóvenes. Las cifras, sin embargo, sugieren un fracaso del Estado: se calcula una impunidad de casi 95%, mientras que apenas el 1% del presupuesto se destina a seguridad.

6-Los 'colectivos chavistas'

Son el ala más radical del oficialismo. Impulsados por Chávez para implementar sus planes sociales en los barrios más pobres, los 'colectivos chavistas' se han convertido en una especie de "fuerza de choque" del gobierno y de la revolución bolivariana, a la que aseguran defenderán "con la vida, y si es necesario con las armas". Ahora, estos grupos son los principales sospechosos de las muertes ocurridas en las manifestaciones, pero desde la oposición se acusa al Ejecutivo de proteger a sus miembros, e incluso hay denuncias de que estas bandas paramilitares actúan hombro con hombro junto a las fuerzas policiales.

[[OBJECT]]

Los Tupamaros, La Piedrita, Montaraz y Alexis Vive son algunas de las bandas más conocidas, pero se desconoce cuántos de estos grupos están operativos y cuál es su verdadero poder de fuego.

7-Respuesta de la comunidad internacional

La actual crisis en Venezuela ha vuelto a evidenciar las profundas diferencias en Latinoamérica respecto al chavismo. José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, criticó el "silencio" de los gobiernos respecto de los abusos a los derechos humanos en Venezuela.

"Aquí, cada cual vela por lo propio, y por eso no me sorprende el silencio regional sobre Venezuela", aseguró Vivanco, quien puso como excepciones a los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y Chile, Sebastián Piñera. "Desde hace ya algún tiempo, lo que prima en la región es la 'realpolitik'. Es decir, el pragmatismo más absoluto".

Maduro, en tanto, ha reaccionado airadamente contra quienes lanzan cuestionamientos a la situación que vive el país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)