19 de June de 2010 00:00

Un reo fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Mundo.

Ronnie Lee Gardner eligió el pelotón de fusilamiento, en vez de la inyección letal, en el estado de Utah como forma de ser ejecutado.El director de la cárcel, Steven Turley, le cubrió la cabeza con una capucha negra; luego fue amarrado a una silla negra de metal y se le colocó un blanco -especie de babero- sobre su corazón. Cuando le preguntó si deseaba decir algo antes de morir, simplemente respondió: “No quiero, no”. La ejecución ocurrió a las 06:00 GMT de ayer (01:00 de Ecuador). Gardner contrajo la mano izquierda, cerrándola en un puño. Luego la abrió y cerró de nuevo. Hasta que quedó inmóvil. Ronnie Lee Gardner fue declarado muerto a las 12:20 local (06:20 GMT, 01:20 de Ecuador).

Gardner, de 49 años, no pudo ver a los oficiales que se ofrecieron como voluntarios para ejecutarlo, que le dispararon, con rifles calibre 30, desde la oscuridad a unos seis metros de distancia. Cuatro rifles estaban cargados con balas reales y el quinto con cartuchos de salva, para que los agentes del pelotón, se quedasen con la duda sobre quienes realizaron los disparos letales. La ejecución se efectuó en una prisión en Draper, en Salt Lake City.Gardner fue sentenciado a muerte en 1985 por el asesinato de Michael Burdell, a quien baleó en ese año cuando trataba de escapar de una corte. Enfrentaba una acusación por la muerte del cantinero Melvyn Otterstrom en 1984 y finalmente fue condenado por ese caso también. Como todos los 35 estados del país donde está en vigencia la pena de muerte, en Utah se usa la inyección letal para ejecutar a los convictos. El fusilamiento fue declarado ilegal por Utah en el 2004, pero la prohibición no era retroactiva (es decir, no rige sino para lo venidero), por lo cual Gardner eligió el 23 de abril pasado el método con el que quería morir. El abogado de Gardner, Andrew Parnes, le dijo a la cadena BBC que escogió el fusilamiento para evitar la inyección letal “porque en el último año ha habido malas experiencias con ese procedimiento en Estados Unidos”.Gardner cumplió el martes con su última cena -que incluyó carne, langosta, pastel de manzana, helado de vainilla y una 7-Up-, antes de realizar un ayuno.En sus últimas horas estaba “relajado” y pasó el día (jueves) leyendo la novela de David Baldacci “Justicia Divina” y viendo la trilogía fílmica de “El Señor de los Anillos”, refirió el departamento de Correcciones de Utah.La suya había sido una vida violenta. De niño fue víctima de reiterados abusos sexuales. Además robó, fue adicto a las drogas y cometió violaciones.El ex director ejecutivo de la agencia correccional de Utah, Gary DeLand, quien conoció personalmente a Gardner, dijo que no le sorprendió su elección.“Era un hombre particularmente violento. Era la clase de persona que hace daño por deporte y que disfrutaba causando problemas”, comentó DeLand.Para los críticos, se trata de un método “inhumano” y “bárbaro”, que recuerda al salvaje Oeste. “Lo considero algo bárbaro”, afirmó el obispo John C. Wester de la diócesis de Salt Lake City.Gardner se convirtió en el tercer hombre en la historia de Estados Unidos que es ajusticiado mediante fusilamiento desde 1976, todos en Utah. El 17 de enero de 1977, Gary Gilmore fue ejecutado por dos asesinatos; y el 26 de enero de 1996, John Albert Taylor fue fusilado por violar y matar a una niña de 11 años.Algunos países han reanudado la práctica de la pena capital tras haberla suspendido durante largos períodos. Los casos más notables son los de Estados Unidos, que suspendió las ejecuciones en 1973 pero las inició en 1977; la India, donde no hubo ninguna ejecución entre 1995 y 2004; y Sri Lanka, que recientemente ha declarado el fin de su moratoria sobre la pena de muerte, pero que aún no ha realizado ninguna ejecución. En las Filipinas se reintrodujo la pena capital en 1993 tras su abolición en 1987, pero volvió a ser abolida en el 2006.Según el informe anual de ejecuciones judiciales de Amnistía Internacional (AI), en el 2003 fueron ejecutadas unas 1 146 personas en 28 países. El 84% de las muertes documentadas ocurrieron en cuatro países: la República Popular China, 726 ejecuciones; Irán mató a 108 personas, Estados Unidos a 65 y Vietnam a 64. La última nación en abolir la pena de muerte para todos los crímenes ha sido Albania, en 2007.En el 2009 solo se llevaron a cabo ejecuciones en 18 países, entre ellos Estados Unidos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)