22 de December de 2011 12:55

¿Dónde queda América Latina en el gobierno de Rajoy?

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

ANÁLISIS| La crisis centra la vida política de España. Todo está supeditado ahora a la situación económica y financiera, a la que se vive en el país y a la que atraviesa la Unión Europea, de la que depende en gran parte que España salga mejor o peor del calvario en el que se encuentra.

Por eso no extraña la decisión del jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, de situar a José Manuel García-Margallo al frente del Ministerio de Exteriores.

García-Margallo, de 67 años, es un europeísta convencido. Europarlamentario desde 1994, este abogado de profesión ha trabajado en los últimos tiempos en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

Su defensa de un Tesoro europeo que tenga potestad para la emisión de eurobonos que sirvan para combatir la crisis del euro es conocida. "Con el nombramiento de García-Margallo, Rajoy señala claramente que la principal tarea de la diplomacia española es lograr políticas europeas compatibles con los intereses y necesidades de España y, al mismo tiempo, situar a España en la primera fila de la integración y del liderazgo político europeo", escribía hoy el profesor de Ciencia Política José Ignacio Torreblanca en su blog en el diario El País.

La diplomacia española, pues, supeditada también a la crisis en la UE. Con este panorama cabe preguntarse dónde queda en el gobierno de Rajoy América Latina, una de las líneas a las que más atención dedicaron los ministros Miguel Ángel Moratinos y Trinidad Jiménez.

El propio nuevo titular de Exteriores y Cooperación corroboró hoy que su "primera preocupación" será la UE. "Si no se resuelven los problemas en Europa, es muy difícil que los países europeos resuelvan sus problemas", señaló durante su toma de posesión. América Latina y Estados Unidos son los siguientes retos en orden de importancia.

Aunque en estos momentos todo queda supeditado a la crisis económica, Rajoy ha decidido reinstaurar en el organigrama del Ministerio de Exteriores y Cooperación la Secretaría de Estado para Iberoamérica, creada por José Luis Rodríguez Zapatero en 2006, pero eliminada por el jefe del Ejecutivo socialista en la última etapa de su gobierno por política de austeridad frente a la crisis.

Rajoy retoma Iberoamérica pero, para enfado de las ONGs españolas que en los países en vías de desarrollo luchan contra la pobreza, muchas de ellas en América Latina, borra del organigrama la Secretaría de Estado de Cooperación.

Rajoy ha dicho que quiere reforzar las relaciones con América Latina y que éstas estarán basadas en el compromiso con "los derechos humanos, las libertades y la democracia". Hasta ahora no ha apuntado nada más al respecto. España, que en su día se presentó ante América Latina como un modelo político y económico a seguir, está ahora sumida en su propia crisis y ha sufrido una gran pérdida de influencia política en la región. Ahí se enmarca la necesidad de dar un nuevo impulso a las Cumbres Iberoamericanas.

En 2012, la cita anual será en Cádiz, en el sur de España, y coincidirá con el Bicentenario de la Constitución de 1812. A la última Cumbre Iberoamericana, celebrada este año en Paraguay, no acudió la mitad de los mandatarios, entre ellos el propio Zapatero.

El tema de Cuba será uno en los que el nuevo ministro de Exteriores tendrá que fijar posición. Fue el anterior presidente del gobierno español del PP, José María Aznar, el que impulsó la llamada "posición común" del bloque hacia la isla. Zapatero intentó sin éxito pero con ahínco -y frente a la fuerte oposición del partido de Rajoy- la revisión de esa política europea, que desde 1996 condiciona el diálogo bilateral a avances en los derechos humanos en la isla.

La actitud que adopte ahora Rajoy al respecto puede influir también en la relación de España con algunos gobiernos latinoamericanos, como los de Brasil, Argentina o Venezuela, que no quieren apresurar a Cuba en la introducción de cambios democráticos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)