14 de May de 2014 12:37

Política y vodka calientan el debate en Crimea

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El consumo excesivo de alcohol encendió los rencores y las agresiones en Crimea, donde durante los días de fiesta se hicieron evidentes las tensiones entre la mayoría rusa y la minoría ucraniana.

A diferencia de lo sucedido hace dos meses, cuando las imágenes de la revueltas contra Ucrania y del referendo para la adhesión a Rusia daban la vuelta al mundo, los ucranianos ahora se quejan públicamente de las nuevas autoridades en la península.

“Era un país libre éste, vamos a terminar como el (otrora) este de Berlín, otra que libertad” , dijo Roman, un joven de Ievpatoria, en un local nocturno de Sebastopol.

Roman, de alrededor de 25 años, no lo dice pero lo da a entender: él es uno de los militares ucranianos que eligió permanecer en Crimea.

Ievpatoria es una ciudad portuaria que se hizo conocida por el asedio de la Flota del Mar Negro a la base de la Marina ucraniana.

Roman habló con ANSA el pasado 9 de mayo, el mismo día que Vladimir Putin visitó por primera vez la península desde su anexión por Rusia, en una exhibición de fuerza con motivo de la victoria sobre los nazis en 1945.

En una mesa del bar nocturno había dos militares rusos que brindaban con vodka por el aniversario, por Putin y por el regreso de la península a Rusia.

En un momento, una joven presente en ese sitio, les gritó “Crimea es ucraniana” y comenzó inmediatamente un duelo verbal.

También en el pub, una pareja elogiaba a Putin, y otra contestaba con firmeza, lo que devino en una pelea mitigada luego por los propietarios.

Tras los festejos por el aniversario de la victoria a los nazis, hubo otros durante el fin de semana en locales bailables, en los que también hubo discusiones políticas en medio de bailes y vodka.

“Andamos por ahí con la máquina de descarga eléctrica, para defendernos” , contó por su parte un extranjero residente en Crimea. “Ya antes era un lío de noche, lo que nos faltaba era la política” , añadió el extranjero.

En la madrugada del domingo, mientras muchos jóvenes dormían en la calle después de una noche intensa de alcohol y peleas, un hombre dijo: “¨Ve esas colinas? Ahí hay sangre derramada desde 1741 (cuando los rusos expulsaron a los turcos) hasta hoy. La calle está llena de provocadores” . (ANSA) .

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)