24 de March de 2014 06:40

El ministro de Defensa de Rusia inspecciona unidades militares en Crimea

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu, llegó hoy a Crimea para inspeccionar la Flota rusa del mar Negro, que se ha hecho con el control de casi todas las unidades militares en la península.

Shoigu, que es el primer miembro del Gobierno ruso en visitar el territorio desde su ingreso en la Federación Rusa, se entrevistó con el primer ministro crimeo, Serguéi Axiónov, y con el jefe de la administración del puerto de Sebastopol, Alexéi Chaliy.

Además, se reunió con los oficiales y soldados que decidieron renunciar al servicio en las Fuerzas Armadas de Ucrania y, en su lugar, jurar lealtad a Rusia.

Shoigu les explicó que dispondrán de los mismos derechos y posibilidades que el resto de militares rusos, y podrán elegir el lugar de destino.

A su vez, el ministro ruso premió con el cargo de vicealmirante de la Flota del mar Negro al contraalmirante Denís Berezovski, quien desertó como comandante en jefe de las fuerzas navales ucranianas para pasarse al bando crimeo.

El pasado 2 de marzo Berezovski juró lealtad a las autoridades separatistas de Crimea horas después de que el Gobierno ucraniano le nombrara jefe de la Armada, lo que fue considerado por Kiev como un acto de traición.

El presidente interino ucraniano, Alexandr Turchínov, ordenó hoy el repliegue de todas las unidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania emplazadas en Crimea.

La decisión llega después de haber perdido este fin de semana prácticamente toda la flota ucraniana en Crimea, el aeropuerto de Belbek y varias unidades militares que aún guardaban lealtad a Kiev.

Al menos cinco oficiales ucranianos, entre ellos el comandante de la base aérea de Belbek, el coronel Yuli Mamchur, y el comandante adjunto de la Armada de Ucrania para la Defensa del Litoral, el general Ígor Voronchenko, han sido detenidos en las últimas 24 horas en Crimea.

Tropas rusas y efectivos de autodefensa de Crimea se han hecho desde el sábado con el control de casi todas las unidades, navíos de guerra y bases militares que hasta entonces se resistían a cambiar de bando o abandonar sus destacamentos.

A última hora de ayer, el dragaminas Cherkassi y el gran buque de desembarco Konstantín Olshanski eran los últimos navíos ucranianos en hacer caso omiso a las órdenes de rendición de militares rusos en el lago crimeo de Donuzlav.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)