Mundo

‘El más problemático es el Ministro de Finanzas’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Preocupado 0
Contento 0
5 de June de 2011 00:01

No había pasado mucho tiempo de la aparatosa caída de Lucio Gutiérrez y en el poder ya estaba en manos del débil y enigmático médico Alfredo Palacio. El Ecuador se hallaba traumatizado por los sucesos de abril y un desasosiego general reinaba.

En medio de esas circunstancias llegaba de visita el general Bantz J. Craddock , comandante del Comando Sur para una visita de pocos días que incluía un desplazamiento al enclave estadounidense de la base de Manta.

Para empaparlo sobre la situación, la embajadora Kristie Kenney elaboró un perspicaz perfil del Ecuador político de aquellos días que se tradujo en el cable 34833 del 16 de mayo del 2005 que fue filtrado por Wikileaks a El COMERCIO.

En ese cable Kenney hablaba de un Palacio que “estaba loco por tomar ese trabajo” , en palabras de su esposa, y de un Rafael Correa recién llegado al Ministerio de Economía pero al que ya calificaba como el “más problemático”.

Esta es una transcripción casi completa de dicho cable.

“En nombre de la Misión Ecuador, general, por favor acepte una calurosa bienvenida en su segunda visita a esta fascinante nación sudamericana”.

“Viene durante una (típica) época tumultuosa: el 20 de abril las calles de Quito depusieron al ex presidente Lucio Gutiérrez y colocaron al vicepresidente Alfredo Palacio en el poder.

“Las limitaciones de espacio impiden que yo informe completamente sobre la caída de Gutiérrez pero voy a citar tres componentes que ayudan a entender lo sucedido: la poca aceptación de las élites de Quito y Guayaquil al mestizo de Gutiérrez, la incapacidad del ex líder para definir sus políticas y para encontrar una base política, y su tácita aprobación a la decisión del Presidente de la Corte Suprema de Justicia que permitía que un odiado y exiliado ex Presidente regrese al Ecuador.

“Esta última acción envió a los quiteños de clase media a las calles, demandando “que se vayan todos” y adopten el nombre de guerra de ‘forajidos’.

“Desde entonces hemos aprendido que no solamente los ‘forajidos’ volaron la cabeza de Gutiérrez. Los conspiradores estaban en todas partes. En la Costa, el titiritero socialcristiano, León Febres Cordero, quien presionó al entonces Alto Comando a ‘abandonar el apoyo’ al Presidente. El actual Ministro de Gobierno, Mauricio Gándara, admitió acciones similares en comentarios recientes hechos a la prensa. El confidente de Palacio y después viceministro de Gobierno, Juan Guzmán, incitó a los ‘forajidos ’en las calles. Nuestros amigos en Caracas también tuvieron su papel, lo que podríamos discutir en persona más adelante.

“El mismo Palacio sostuvo la tradición ecuatoriana de vicepresidente en contra de sus jefes. Mientras la clase media, las élites, la administración y sus aliados continúan divulgando sus ‘desinteresadas acciones democráticas en contra de un brutal dictador’, la partida de Gutiérrez parece cada vez más un golpe tradicional.

“Si no siempre, casi siempre, Gutiérrez fue un aliado estadounidense hasta su partida. Merece un particular elogio su equipo económico, quien implementó el principal crecimiento económico y encogimiento de la inflación en el hemisferio.

“ Palacio, sin embargo, se ha esforzado en diferenciarse de su predecesor . ‘Soy la última y mejor esperanza que tiene el Ecuador’, dijo al tomar el poder”.

“Médico de izquierda, Palacio prometió una administración más suave. Las fuerzas de seguridad nunca más reprimirán a las masas con gas lacrimógeno. Inclinándose a los ‘forajidos’ prometió una democracia directa, trabajos administrativos para la juventud, incluso cambios constitucionales. El acuerdo de la base de Manta permanecerá en acción como prueba de que Ecuador respeta sus compromisos.

“Los tempranos nombramientos de Palacio nos preocupan. Gándara, el asesor más cercano al Presidente, se deleita dando palo a EE.UU. cualquiera sea el tema. Antonio Parra, ministro del Exterior, es una buena persona pero una anticuada ideología sobre la soberanía domina su discurso. Y dos coroneles retirados, (Jorge) Brito y Patricio Acosta, los dos casados con ideas Bolivarianas, han disfrutado del acceso al Palacio.

“El más problemático es el ministro de Finanzas, Rafael Correa. A pesar de su educación en los EE.UU. el joven y carismático ministro ofrece políticas económicas de la era de 1970, repleta de eslogans tipo ‘paguen la deuda social, maldita la deuda externa’. Su principio es -‘reestructurar’ las rentas del petróleo reduciendo la deuda para que el gasto del Gobierno aumente, con la esperanza de reactivar los sectores productivos del Ecuador- invita al libertinaje y ha ahuyentado a muchos inversores. También apunta a ganar más control del Estado sobre los inexplotados campos de petróleo (en especial Petroecuador, de la que el Estado es dueño).

“La temprana retórica de Correa le ha dado pocos amigos en el círculo de las instituciones financieras internacionales. El descontento de Palacio ha resultado en la disminución de su retórica, pero nosotros creemos que él no ha cambiado su visión”.