19 de May de 2014 21:34

Campaña para las presidenciales colombianas se calienta en la última semana

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La campaña presidencial colombiana, que venía caldeada por el escándalo de espionaje y sabotaje al proceso de paz se calentó hoy con nuevos episodios del caso que enreda al candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, y que el presidente Juan Manuel Santos tachó de "delincuencial".

Santos, candidato a la reelección el próximo domingo, no ahorró adjetivos para referirse a los vínculos de Zuluaga con el pirata informático Andrés Sepúlveda, detenido por la Fiscalía el 6 de mayo por interceptación ilegal de correos electrónicos con el fin de sabotear el proceso de paz del Gobierno con las FARC.

Esta negociación que se lleva a cabo en La Habana desde noviembre de 2012 es la bandera del Gobierno de Santos y de su campaña para la reelección, por lo cual el presidente-candidato calificó de "condenable" el ataque al proceso de paz con fines electorales.

"Aquí ya estamos entrando en esa tercera esfera que es una campaña delincuencial y eso es lo que es totalmente inaceptable", dijo Santos en una entrevista con Blu Radio en la que explicó que en una campaña puede haber "política negativa" que se basa en la verdad y "guerra sucia" fundamentada en la mentira.

Zuluaga, discípulo del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), el más enconado crítico de Santos y del proceso de paz, reconoció hace días que se reunió en una ocasión con Sepúlveda pero dijo que fue una conversación corta en una visita que hizo a la empresa de este porque manejaba redes sociales y seguridad informática para su campaña.

Sin embargo, un video y un audio publicados por la prensa local muestran a Zuluaga en una reunión con Sepúlveda y por la conversación se puede inferir que el político sabía de la actividad del "hacker" pues incluso le pregunta por planes para torpedear a Santos.

"Nunca me imaginé que los enemigos de la paz, que los que pretenden que continuemos en guerra indefinidamente, llegaran a los extremos a los que han llegado", manifestó hoy el presidente en un acto de la Policía en Bogotá.

El candidato uribista insistió por su parte en que es víctima de un "montaje" que atribuyó al publicista venezolano JJ Rendón, quien hace dos semanas renunció al cargo de estratega de propaganda de Santos al verse involucrado en otro escándalo por contactos con narcotraficantes.

"Mi posición y mis ideas frente a la actual negociación con las FARC en La Habana son ampliamente conocidas desde hace muchos años. Resulta absurdo que ahora se pretenda armar un escándalo con supuestas interceptaciones de mi campaña a participantes de esa negociación", manifestó Zuluaga en una declaración a la prensa.

Zuluaga dijo que nunca ha "pedido, solicitado o difundido información obtenida de manera ilegal", al tiempo que atribuyó el escándalo a la "guerra sucia" de la campaña justo en momentos en que sube en las encuestas mientras "el candidato-presidente cae".

Las últimas encuestas dan a Zuluaga y a Santos en empate técnico en el primer lugar para las elecciones del próximo domingo y ambos pasarían a una segunda vuelta el 15 de junio.

En el escándalo apareció hoy un nuevo personaje, un ciudadano español que, según medios locales, fue quien filtró el vídeo de Zuluaga reunido con Sepúlveda.

El español, al que el diario El Tiempo identificó como Rafael Revert, trabajó en la oficina de Sepúlveda para la campaña de Zuluaga en asuntos de seguridad informática y el pasado jueves se entregó a la Fiscalía.

En su declaración, filtrada en la emisora La FM, Revert confesó que Sepúlveda "sacaba documentos clasificados, que se suponía eran de inteligencia" y que le reveló que tenía contactos con la Policía.

Este escándalo ha dejado en segundo plano al de Rendón por el supuesto pago de USD 12 millones que recibió en 2011 de narcotraficantes para que intermediara ante el Gobierno en la aprobación de un plan de entrega a la justicia que no se concretó.

Uribe dijo tener información de la "hipótesis" de que Rendón haya aportado dos millones de dólares para pagar deudas de la campaña de Santos en 2010 y pidió a la Fiscalía que investigue si eso es cierto y el origen de ese dinero.

"Que me echen la culpa de lo que quieran, pero que lo prueben", aseveró hoy Rendón a periodistas en la entrada del consulado de Colombia en Miami (EE.UU.), donde una comisión de la Fiscalía lo interrogará tres veces esta semana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)